Análisis de Flatland Vol. 2 para Xbox Series X

Empezamos el lunes con colores, luces de neón y saltos psicodélicos. Hoy os traigo el análisis de Flatland Vol. 2, de Minimol Games y QUByte Interactive. Un juego, que igual que el estudio que lo ha desarrollado, es minimalista. No obstante, tiene bastante que ofrecer, así como claras referencias en las que basa su preciso y exigente plataformeo. Sin más dilación, vamos a conocer el primer análisis de esta semana para Comunidad Xbox.

Estos últimos días, me he visto inmerso en la precisión del salto. Me he visto arrastrado al perfeccionamiento de la pulsación, la dirección y los reflejos adquiridos tras repetir una y otra vez lo mismo. No, no he estado jugando a un Souls, sino a un plataformas 2D cargado de retos entre colores llamativos. Flatland Vol. 2 es un juego que sabe exprimir cada salto, mientras nos va complicando la situación un poco a cada nueva pantalla que visitamos. La premisa es muy sencilla. Un escenario, un punto de entrada y un rombo de corte astronómico al que llegar para pasar a la siguiente fase. Lo complicado es unir ambos puntos. Por suerte, la carga entre muertes es inmediata e invita a volver a probar.

El arte del salto

Se dice que la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta. No obstante, este juego nos obliga a saltar de aquí allá para dibujar la línea que una ambos puntos. Los primeros compases nos hacen de tutorial mientras nos explican el salto, la carrera, el dash y las herramientas del propio escenario. Por otra parte, el propio escenario irá pasando de secciones de cuadros y vacíos a salas de tortura con pinchos de neón, estalactitas brillantes que tratarán de ensartarnos al pasar por debajo, y todo tipo de seres semi-inteligentes que nos perseguirán si pasamos lo suficientemente cerca.

Es imposible no recordar Celeste al jugar a Flatland Vol. 2. Cierto es que el juego que nos atañe no ofrece una campaña ni una reflexión sobre la vida y los problemas personales, no obstante todo el plataformeo bebe directamente de Celeste. Incluso el formato de las pantallas. El concepto de pequeños escenario donde saltar entre muros, recoger recargas de dash y repetir en caso de fallo está presente. Incluso las caras B de Celeste se dejan ver con las búsquedas de teseractos, que vienen a ser objetos adicionales que al tocarlos activan un nivel bonus. Si bien las pantallas normales solo piden llegar a la salida, las de búsquedas requieren de llegar hasta el objeto, y luego volver con el hasta la entrada. Asimismo, aun queda superar la pantalla donde activamos el nivel bonus. Todo un reto.

Duración y rejugabilidad

La duración es un tanto relativa. Si sois hábiles podéis hacer una run en unas pocas horas. Sin embargo, si vuestra habilidad es más normal podéis estaros horas y horas tratando de superar todos los niveles de Flatland Vol. 2. Tanto si acabáis todos los niveles, como si no, el título ofrece una serie de modos alternativos de juego. Entre estos destacan el contrarreloj y la los bosses acosadores. En el modo contrarreloj podemos repetir cualquier nivel que ya hayamos completado, no obstante esta vez tendremos tiempo límite para terminar. Además, podemos subir la dificultad, lo que implica menos tiempo para terminar. Un modo para los que disfrutan del estrés y la velocidad.

Por otra parte, el modo “not you again (again)”, nos ofrece la posibilidad de repetir cualquier nivel ya superado, pero… con el añadido de alguno de los bosses del juego acosándonos. Este modo, al igual que el contrarreloj, también es personalizable. Por lo que podemos escoger cualquier boss para que nos haga la vida imposible mientras encadenamos los saltos. Es interesante tratar de resolver los niveles más simples a la vez que nos persigue un ente de más allá de las estrellas y nos hincha a disparos. Sin duda, es una forma divertida de exprimir el juego.

No todo el monte es neón

Si bien Flatland Vol. 2 es un juego divertido y muy vistoso, no deja de ser una simplificación de Celeste. Es cierto que la parte jugable es fabulosa, pero no dispone del carisma narrativo del juego de Matt Makes Games. Por otra parte, el apartado artístico está muy bien llevado. Lo que nos deja pantallas minimalistas con muchas luces de neón, aunque se siente falto de variedad y algo repetitivo en su diseño. En cuanto a la duración es complicado puntuarla, porque depende directamente de cada jugador. Así que lo dejaré a vuestra elección personal.

En definitiva, Flatland Vol. 2 es un interesante juego de plataformas 2D con un apartado artístico bastante llamativo. Su bajo precio de venta lo vuelve una jugosa opción para aquellos que busquen un reto con buena rejugabilidad; gracias a sus modos de juego adicionales. No obstante, el diseño de niveles tiende a repetir elementos y no nos ofrece una campaña al uso, más allá de superar todos los niveles y afrontar el reto final.

Flatland Vol. 2

3.99€
7.5

Nota

7.5/10

Pros

  • Plataformeo exigente
  • Nuevos añadidos cada cierto tiempo
  • Alta rejugabilidad

Cons

  • Carece de variedad en el diseño artístico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.