Analizamos Dungeons 3 para Xbox One en Comunidad Xbox

Desde siempre casi la totalidad de los juegos tienen como objetivo principal luchar contra el mal desde el lado del bien pero pocos son los que son al revés. Uno de ellos es Dungeon Keeper allá por los años 90, salido de la mente de Peter Molyneux, pero que no tuvo el éxito esperado. Desde entonces tuvieron que pasar más de dos décadas para que en 2011 viera la luz otro con el mismo planteamiento, Dungeons, del que ahora llega su tercera entrega y el estreno de la saga por primera vez en una consola de Xbox, y que hoy vamos a analizar en Comunidad Xbox.

el control está mal adaptado al mando de Xbox One

Para ponernos en contexto, durante el prólogo del juego controlaremos a una sombra maligna sorteando luces para, finalmente, poseer a Thalya, la hija adoptiva del Rey del Reino del Bien, una elfa oscura que se debate entre el bien y el mal quien es la protagonista de esta aventura y a quien controlaremos durante todo el juego. Durante estos primeros minutos ya nos daremos cuenta que, pese a que la jugabilidad es interesante enmarcándose dentro de RTSs como Starcraft, el control está mal adaptado al mando de Xbox One. Esto no pasa en PC, puesto que el control del personaje en los RTSs está más orientado a ordenadores que a consolas; un punto negativo que a muchos les puede echar para atrás.

Tras poseer a Thalya, pasaremos a controlarla masacrando a las fuerzas del bien que habitan en el pueblo. Es en este punto donde realmente comienza el juego, donde deberemos construir y gestionar nuestra propia mazmorra para repeler a las fuerzas del bien y evitar que destruyan el núcleo a través de 19 misiones del modo historia que a la larga pueden hacerse repetitivas. Un planteamiento continuista respecto a la entrega anterior que da la sensación de que se ha innovado más bien poco.

Lo mejor de la jugabilidad es la mezcla, de dos géneros como son los Tower Defense y los RTS

Quizás lo mejor de la jugabilidad es la mezcla, a mi parecer de forma magistral, de dos géneros como son los Tower Defense y los RTS. Por un lado, tendremos que mandar a nuestros esbirros a cavar galerías y colocar trampas y enemigos (que como a sabemos son nuestros aliados) con el objetivo de ponerle lo más difícil posible a las fuerzas del bien que destruyan el núcleo de nuestra fortaleza; en resumen, preparar el terreno antes de pasar a la defensa del territorio. Y una vez preparado todo, pasaremos a la acción contraatacando a las fuerzas enemigas dándoles ordenes en tiempo real (RTS) y defendiendo el núcleo de ellos (Tower Defense).

El nivel argumental no es que sea  muy complejo, pero sí nos pone en contexto con pequeñas cinemáticas muy al estilo de un cuento de fantasía con un narrador, que repite en esta nueva entrega, súblime que nos hace sumergirnos en la historia con un toque de humor que le sienta muy bien. Pero por sí se nos queda corto tenemos un almanaque en el que tenemos bastante lore, ideal para aquellos que les guste saber todo sobre un juego. Otra cosa que cabe destacar el gran carisma de los personajes, especialmente el de Thalya, que no se limitan a los típicos protagonistas “mudos” que se limitan a ir de un sitio a otro y hacer tal cosa y la otra con un muy buen doblaje.

Cabe destacar es el gran carisma de los personajes, especialmente el de Thalya

Sí antes se criticaba la poco innovación respecto a su anterior entrega, ahora hay que abordar una gran novedad como es el árbol de habilidades, en el que tendremos un amplio y completo abanico de habilidades que nos permite especializarnos en una forma diferente de jugar, algo que le añade rejugabilidad al juego de Kaliypso Games que junto con los objetivos que nos dan los logros podemos exprimir un poco más las 20 horas que nos durará la historia principal. Algo que no he comentado antes y que considero de vital importancia es la inclusión de un tutorial que nos dará las nociones básicas de un juego cuya jugabilidad no está hecho para todo el mundo; es un tipo de juego de estrategia que requiere paciencia y bastante habilidad.

Pero no todo el contenido que nos ofrece este Dungeons 3 está concentrado en el modo historia sino que también tiene un modo Combate en el que jugaremos en un mapa aleatorio y en el que podremos cambiar diferentes parámetros para cambiar la experiencia de juego, incluida la dificultad. Un parámetro que será fijo en la historia principal, algo que le resta dificultad al juego y más diversión para algunos jugadores y, en definitiva, la obra de Kalypso no es un reto que completar. Por otro lado, tanto este modo como el modo historia, podemos jugarlo junto con un amigo gracias al cooperativo que agranda aún más la diversión de este título.

Este modo [multijugador] tiene poca variedad y sobra completamente

Sí bien también tiene multijugador, este modo tiene poca variedad y sobra completamente; no añade nada nuevo y, para colmo, está manchado por la ausencia de mathmaking por lo que tendremos que encontrar jugadores, o bien invitándolos, o bien abriendo el chat y viendo sí alguien ha abierto partida.

Gráficamente es muy bonito con personajes con un estilo cartoon muy divertido, pero técnicamente deja que desear teniendo en cuenta que es un juego de 2017, sobre todo al guardar o cargar partida se ralentiza durante unos segundos, algo molesto. Por contra, donde más destaca es en su apartado sonoro con una banda sonora que se adapta a cada momento y un doblaje, tanto voz como texto, en perfecto castellano algo que se agradece sobre todo en creaciones indies por estudios con bajo presupuesto. Además, de que el doblaje, como ya he dicho, ayuda a darle un gran carisma a los personajes con una magnifica entonación.

Puntuación
Gráficos
65 %
Sonido
78 %
Jugabilidad
75 %
Duración/Diversión
70 %
Compartir
Artículo anteriorNi No Kuni II: El Renacer de un Reino no llegará a Xbox One por el momento
Artículo siguienteUbisoft presenta la Resistance Edition de Far Cry 5
Estudiante de Económicas. Actualmente en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here