¿Serás capaz de proteger los cristales del núcleo? Dungeon Defenders está de vuelta

Chromatic Games, anteriormente conocida como Trendy Entertainment, regresa de nuevo a la carga con una nueva entrega de su licencia Dungeon Defenders. Esta ya cuenta con un largo recorrido desde sus primeras andanzas en dispositivos móviles y su posterior salto a consolas. De hecho, esta saga de tower defense ya cuenta con tres entregas numeradas y ahora recibimos una cuarta a modo de reboot llamada Dungeon Defenders: Awakened.

Dungeon Defenders: Awakened  es una declaración de intenciones del propio estudio, pues con él quieren regresar a la esencia más pura de la franquicia, es decir, al primer título de todos. De este modo, esta nueva entrega supone una especie de reinicio respecto a la tendencia de las últimas entregas, ofreciendo así una mezcla entre estrategia de “tower defense”, rol y acción más equilibrada, así como clásica.

El título ofrece así una faceta más purista, en la cual nos encontramos con una historia más bien anecdótica, que actúa como nexo entre los distintos niveles a los que tenemos que hacer frente. Esta nos sitúa en un arco argumental que tiene lugar algo después de Dungeon Defenders II, cuando nuestros héroes viajan al pasado viendo así como sus poderes se reducen al estado en el cual se encontraban en ese momento.

Las cuatro clases que tenemos disponibles son: Escudero, Cazadora, Monje y Aprendiz. Estas son bastante distintas entre sí, pues cada una cuenta con sus propias habilidades y árbol de maestrías. Así pues, podemos afrontar las distintas fases de defensa en cooperativo con otras tres personas, o bien en solitario. En caso que decidamos jugar cual lobo solitario, el juego nos da la opción de intercambiar entre los distintos héroes y aprovechar así todo su potencial.

La mecánica jugable es bastante sencilla y sigue el patrón que hemos visto hasta ahora en la saga. Nuestros héroes deben defender unos cristales o núcleos de las hordas enemigas, haciendo uso de sus propios poderes, construcciones y defensas. De esta forma, irán abriéndose camino por las distintas mazmorras hasta llegar al jefe final y salir así victoriosos. Hay que decir que si bien el aspecto narrativo no es muy atractivo ni trascendental, al menos existen algunas cinemáticas que amenizan un tanto las transiciones y las distintas fases de la campaña.

Ya que la narrativa no es su fuerte, al menos su jugabilidad si esconde una profundidad bastante marcada. Asimismo, el factor RPG se ha acentuado como lo ha hecho la progresión, la cual permite al jugador equipar y mejorar a los distintos héroes a medida que va avanzando en la defensa de los cristales. De esta forma, nuestras clases serán cada vez más poderosas y podrán derrotar enemigos más temibles.

Dungeon Defenders: Awakened tiene para bien o para mal todos los aspectos y rasgos de un “tower defense” clásico. Esto significa que las rustas y las apariciones de los enemigos están marcados desde un principio, sabiendo así por donde van a ir antes de cada oleada. Por ello, la construcción y las defensas se deben colocar en esas trayectorias para que se obstaculice así la llegada hasta los Cristales del núcleo. 

A parte del carácter estratégico, el título también presenta un aspecto de gestión obvio. Cada construcción ofensiva o defensiva requiere de unos costes de gemas o monedas, las cuales se obtienen al pasar con éxito las distintas fases u oleadas. Por ello, habrá que tener en cuenta que construimos en cada fase si una barricada o una torreta, según nuestros requisitos y la situación en la que nos encontremos.

No todo es estrategia, gestión o progresión… Dungeon Defenders: Awakened también tiene una vertiente de acción. De esta forma, el poder de nuestro héroe también es un recurso importante en las oleadas, puesto que no todo es construir. Así pues, siempre nos es posible crear puntos concretos al posicionar nuestras defensas o construcciones, para que así se amontonen ahí los enemigos y nosotros mismos podamos repartir buena estopa con nuestro héroe. Sin embargo, hay que tener bastante cura con estas acciones, puesto que un mínimo error puede suponer una brecha irrecuperable por la que entren enemigos a mansalva.

La dificultad en general está bien medida y balanceada, siendo así asequible incluso para un solo jugador. Por lo tanto, la experiencia de juego es bastante gratificante y satisfactoria en cualquiera de las formas que podemos afrontarlo. No obstante, el modo cooperativo es la forma más adecuada y divertida de afrontar la propuesta.

Por otro lado, el control presenta serios problemas de accesibilidad y enfoque con mando. En este sentido parece que el videojuego haya sido desarrollado teniendo en cuanta a los jugadores de PC, puesto que el manejo con teclado y ratón es el que mejor le sienta a esta propuesta. Así pues, el mando resulta considerablemente incómodo para interactuar con los menús de usuario, así como la interfaz en general. Esta misma también es algo confusa, pues el desplazamiento entre distintos apartados es tosco y poco intuitivo.

El contenido del título no es escaso, pues la campaña puede durar aproximadamente 20 horas si somos capaces de superar cada oleada. No obstante, fuera de este modo historia, que es el núcleo de juego, no tenemos nada más que podamos hacer aparte de volver a jugar ciertas fases para cumplir desafíos o disfrutar de dificultades más elevadas.

Por último, el apartado audiovisual presenta un acabado bastante digno. El estilo artístico utilizado es muy acertado, pues en cierta manera recuerda, salvando las distancias, a Plantas vs Zombis: Garden Warfare con lo atractivo que esto pueda resultar. Asimismo, la paleta de colores que utiliza es bastante viva y colorida, por lo que también es un reclamo en este tipo de propuestas, incluso para diferenciar los diferentes elementos en pantalla cuando se amontonan. A nivel sonoro, la música no destaca en ningún momento y es un apartado un tanto olvidable, aunque los efectos pueden cumplir correctamente.

Dungeon Defenders: Awakened

29.99€
6.4

Gráficos

7.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Sonido

5.5/10

Duración

6.5/10

Pros

  • Una gratificante propuesta para un solo jugador, así como en cooperativo.
  • Es bonito, tiene variedad de fases y mucha progresión.

Cons

  • El control con mando es muy incómodo y tosco.
  • Se nota que la propuesta tiene bastante margen de mejora, faltan por pulir muchos aspectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.