Análisis de DOOM Eternal The Ancient Gods para Xbox One X

Me alejo una semana (por fin) del volante, para probar un juego un tanto diferente. Diferente a los simuladores de pilotaje en toda clase de vehículo, pero también de lo que es el estándar en su género propio. DOOM Eternal vuelve con su primer DLC The Ancient Gods, un nuevo giro de tuerca, y de guión, para el fantástico juego de Id Software y Bethesda. Entre sangre y vísceras, os voy a detallar mi experiencia con este nuevo contenido y su sorprendente guión y profundidad en el lore de la franquicia.

A estas alturas, y teniendo ya un análisis de DOOM(2016) y DOOM Eternal, no entraré en temas como las mecánicas básicas ni en el diseño de la aventura. Si bien es posible que comente algún punto relativo a temas ya tocados en el análisis anterior, será tan solo por crear el ambiente necesario para hablar de la obra. Dicho esto, vamos a conocer la nueva propuesta de ID Software para extender la historia del Doom Slayer. Porque de eso va el tema, ampliar el arco y cerrar preguntas, mientras se abren nuevas dudas.

DOOM Eternal The Ancient Gods viene fraccionado, lo que implica que este primer DLC viene sujeto al subtítulo “primera parte”. La historia nos coloca justo después de superar los eventos finales de la campaña principal. Como es de esperar, tenemos acceso a todas nuestras armas, mejoras y atuendos desbloqueados previamente. Sin embargo, cargamos la aventura como partida a parte, y perdemos el acceso a nuestra colección dentro de la nave. En este caso, la acción nos lleva a viajar entre mundos mientras tratamos de despertar al serafín, el único ente lo suficientemente poderoso para poner fin a la invasión demoníaca.

El Doom Slayer es hombre de pocas palabras, basta con que le den un objetivo y cosas que destruir, con las manos a poder ser. Esto nos lleva a visitar mundos demoníacos, planos maykr y otras localizaciones llenas de enemigos varios. Tal y como os comentaba al principio, el título no solo retoma la historia desde donde terminó, sino que además incrementa la dificultad desde el la recta final del la campaña original. Si, DOOM Eternal The Ancient Gods es una pesadilla de violencia, adrenalina y disparos sin control. Por suerte, si se os hace bola la dificultad, siempre podréis cambiarla desde la configuración para recalibrar la situación. Yo mismo me vi obligado a reducir la dificultad en mi primera vuelta al DLC para poder hacer frente a este análisis.

Podéis conocer el resultado de la incursión en The Ancient Gods en nuestro directo de Twitch.

Los monstruos de siempre hacen acto de presencia, y alguno que otro nuevo también. No solo los demonios son más violentos y aparecen en mayores hordas, sino que además se nos juntan situaciones terroríficas como tener que hacer frente a dos acechadores a la vez. No es moco de pavo, aunque no es el único demonio de alto rango que se presenta con sus primos a la fiesta. Hay un punto en el que el juego peca de repetir mucho la situación de arena de combate por hordas que parece no terminar. Es cierto que el punto fuerte de DOOM es el estrés por saturación, pero algún jefe más le habría sentado mejor.

Dejando de lado la falta de enfrentamiento finales, me gustaría incidir en la forma en que ID Software coge el concepto de los 30 segundos de Bungie y Halo y lo pisotea. Por si no sabéis de os hablo, Bungie trajo el concepto de los 30 segundos en los fps, es decir que la acción dura 30 segundos entre recarga y recarga. No es algo malo, sino una declaración de intenciones para con su juego. De esta forma, DOOM Eternal The Ancient Gods genera tensión y acción constante mientras el enfrentamiento dure. Esto nos lleva a disparar, correr y esquivar durante varios minutos sin poder perder la concentración. No vale esconderse, no vale buscar refugio; cuando el metal pesado comienza a sonar, significa que todo es matar o morir.

Aunque sea un juego frenético que destruye la regla de los 30 segundos, también es una especie de ajedrez rápido o prueba de pensamiento táctico. Cada escenario cuenta con diferente alturas, munición, botiquines y hasta potenciadores. Es nuestra creatividad y capacidad resolutiva la que nos lleva a usar cada objeto desperdigado en el momento adecuado. Además, como recordaréis de la campaña base, los monstruos tienen puntos débiles y armas concretas para acabar con ellos de forma eficaz. Es cierto, he caído en hablar de mecánicas y gameplay, pero nadie es perfecto. Y en este DLC se refina este concepto aun más.

No podemos hablar de esta expansión sin incidir en el peso narrativo que está tomando DOOM. La historia base ya tomaba en consideración el origen del slayer, la guerra de los demonios y los maykr y el equilibrio. Sin embargo The Ancient Gods aprieta más con todo esto y nos lleva a descubrir porque el protagonista tiene esas capacidades sobrehumanas, de donde sale tal poder y que forma este peculiar universo y su equilibrio. Sin duda, y sin entrar en spoiler, el final de este capítulo os dejará con ganas de más.

En definitiva, DOOM Eternal The Ancient Gods es un fantástico DLC narrativo que nos puede traer unas cuantas horas más de diversión. Dado el formato del juego y sus dificultades cada vez más endemoniadas, es subjetivo medir la duración del DLC, pues dependerá de si solo jugáis la campaña o si dais vueltas subiendo la dificultad. Por otra parte, me ha faltado algún enfrentamiento de jefe más. La campaña base sabía sorprender con sus jefes finales y cinemáticas.

DOOM Eternal The Ancient Gods

19.99
8.5

Nota

8.5/10

Pros

  • Acción nunca antes vista
  • Táctica a tiempo real
  • Sistema de tiro impecable
  • Fantástica forma de explotar el lore de la franquicia

Cons

  • Escasa duración
  • Pocos enfrentamientos contra jefes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.