Disintegration mezcla géneros con gran acierto y nos coloca en una posición ventajosa desde la que disfrutar y sufrir a partes iguales

Las sorpresas que te da la vida son inesperadas pero los videojuegos también tienen este inesperado movimiento que hacen que te hacen arquear una ceja tanto para bien como para mal y Disintegration ha conseguido engancharme cosa mala. Pero lo primero es ponernos en situación porque este juego llega como primer proyecto de un nuevo estudio pero el ser nuevo no quiere decir que sea “novato” en este noble arte ya que tras la batuta de V1 Interactive se encuentra Marcus Lehto, el co-creador del Halo original. Le experiencia tras los mandos es indudable y dan buena cuenta de lo que nos hará sentir a los mandos de nuestro graviciclo en Disintegration.

Los mapas son bastante amplios y desde nuestro graviciclo lo tenemos casi todo bajo control

En Disintegration nos muestran de golpe y porrazo como la humanidad ha buscado una manera para soportar todas las calamidades del mundo, librándose así de enfermedades letales y catástrofes naturales sin preocuparse de nada. La compañía Sang-Froid ha conseguido que la tecnología esté al alcance de la mano y con ella todos los humanos puedan trasladar su cerebro a un cuerpo cibernético para así poder vivir tranquilamente hasta que el planeta esté más controlado. De esta manera está a salvo lo que nos identifica como individuos pero nuestro vulnerable cuerpo de carne y hueso queda sustituido por otro de aleaciones ultra resistentes y duraderas. La vida eterna es posible gracias a la tecnología pero, ¿es esto bueno?.

El graviciclo es el palco perfecto del que disfrutar de una gran trifulca y controlar el campo de batalla

Desde luego que Disintegration toca un tema muy interesante de primeras y lo hace bastante bien. Es algo que me ha llamado la atención, el como el juego te mete de lleno en ese mundo anómalo donde la tecnología ha sido la que ha permitido que la raza humana siga viva aunque no como querían del todo. Muchas connotaciones sociales y un gran sentido del humor hacen de Disintegration una buena elección en lo narrativo pero también en lo jugable ya que es muy adictivo y sencillo de aprender aunque con mucha más profundidad de la que podemos ver al principio del juego porque, no nos olvidemos de esto, también es un juego de estrategia.

Las escenas entre misiones están muy bien y nos dejan conversaciones para el recuerdo

Es cierto que puede resultar un poco confuso de primeras cuando vemos como controlar del escuadrón pero eso es lo que hace de Disintegration un juego muy interesante de disparos en primera persona y de estrategia en tiempo real. El control del graviciclo está bien llevado y con pocos botones tendremos más que dominados los movimientos de nuestra aeronave y las órdenes de nuestro escuadrón. El modo de escáner del juego es una suerte de “vista del detective” que nos permite detectar tropas y objetos de importancia así como barriles explosivos, minas, cajas con chatarra, controles eléctricos que explotan, etc. Eso si, este modo de observación no nos permite disparar por lo que tendremos que intentar utilizarlo solo cuando no estemos en combate ya que nos deja vendidos. Las sensaciones al principio pueden ser dispares porque movernos en el graviciclo por el mapa puede ser un tanto “perturbador” ya que, como es un vehículo, puede elevarse y descender. Pero hay que decir que en poco tiempo te haces con el control y que acaba siendo muy satisfactorio.

El tono y el sentido del humor de Disintegration le vienen como anillo al dedo

Antes de entrar en las misiones la cámara se coloca detrás de Romer, el protagonista de Disintegration, y podremos pasearnos por nuestra base para charlar con los compañeros e iniciar misiones. Cabe destacar que las conversaciones tienen un tono muy divertido y que merece la pena charlar por charlar antes de encarar la siguiente misión. En la base también tenemos un apartado en el cuál mejorar tanto a Romer y el graviciclo como a los compañeros de escuadrón. Una vez dentro de los niveles nosotros tenemos una visión ventajosa, un palco flotante que nos permite ver mucho del campo de batalla semi-abierto que nos da el juego. De esta manera la estrategia entra en juego y siempre podemos intentar adelantarnos al movimiento de los enemigos aunque no demasiado y es así donde está lo mejor. La estrategia de Disintegration es en tiempo real y eso da pie a muchísimas situaciones distintas ya que nuestra capacidad de improvisación será decisiva para conseguir salir de los entuertos que nos mete el enemigo.

Algunas batallas serán encarnizadas

A veces nos tocará recular un poco para recuperarnos de salud y volver al ataque y otras veces lo veremos tan claro que, coordinando nuestros disparos con los ataques especiales de nuestra tropa, conseguiremos una victoria en la batalla rápida y satisfactoria. Disintegration hace muy bien esta parte y me recuerda en cierta medida a los clásicos Brothers in arms donde podíamos controlar las acciones de nuestro equipo para así conseguir una estrategia victoriosa. En Disintegration la visibilidad desde “nuestro palco personal” nos da una ligera ventaja pero los enemigos están muy bien equilibrados y si tenemos un descuido es posible que tengamos que impulsarnos rápidamente hacia nuestro aliado caído en combate para poder recuperarlo tras una espera de varios segundos. Con esto quiero decir que no se puede ir “a saco” en Disintegration y merece la pena concentrar el fuego en un enemigo en concreto, ralentizar con una habilidad especial a un grupo que aparece por la derecha y lanzar una salva de misiles al que viene por la izquierda. Ayuda mucho el hecho de que cuando vamos a usar una habilidad especial, el tiempo se ralentiza para así poder calcular bien donde irán esos golpes maestros que pueden darle la vuelta a la batalla.

El multijugador de Disintegration añade ese puntito extra que siempre apetece explorar un poco incluyendo tres modos bastante clásicos pero muy bien llevados. El poder jugar contra amigos o desconocidos en un campo de batalla donde es tan importante controlar a tus tropas como controlar al enemigo pueden darse siempre situaciones muy crudas e interesantes. Incluye tres modos multijugador que, si te ha gustado la campaña, sin duda alguna podrás disfrutar mucho en este sentido aunque esté más enfocado como un juego para un solo jugador.

Estar al tanto de nuestras armas como de nuestros compañeros y saber coordinarlos es todo un reto

Técnicamente Disintegration está a muy buen nivel visual y sonoro. Los entornos están muy logrados y es una gozada recorrerlos en nuestro graviciclo aunque si que es cierto que desplazarse por zonas más cerradas como las calles de un pueblo o almacenes enemigos puede ser bastante complejo debido al tamaño del graviciclo. Pero algo que me ha gustado mucho y que quizás no tendría que haber hecho (yo agradezco que lo haga) son sus escenas cinemáticas creadas con el motor del juego que hacen que conozcamos mejor a los personajes del juego y que nos dejan tomas verdaderamente estupendas, al nivel de una película de animación sinceramente. Me ha gustado mucho este detalle que da a conocer un poco más el rico lore del que hace gala Disintegration y que dinamiza muchísimo el tiempo entre misión y misión.

Conclusión

Disintegration es un gran juego de disparos pero también de estrategia en tiempo real. El poder ir sobre el graviciclo nos da una vista privilegiada del campo de batalla y nos ayuda a la hora de planificar los combates. Si que es cierto que al principio el control se puede hacer un tanto difícil pero os aseguro que pasadas un par de misiones seréis los maestros del graviciclo y dispararéis mientras ordenáis varios ataques especiales sin apenas daros cuenta. Algo que no está muy resuelto es cuando los espacios son más cerrados ya que chocamos con mucha facilidad y añadirle ese grado de dificultad en plena batalla puede ser algo que nos cueste un reinicio del combate. También es una lástima que solo esté localizado al castellano ya que es un juego que se presta muy bien al doblaje y que podría haber quedado de maravilla en nuestro idioma. Su sentido del humor, el lore de su mundo y su gran reto en cuando a lo jugable lo hacen un juego muy interesante que gustará mucho a los amantes de la estrategia.

Disintegration

49,99 €
7.6

Gráficos

7.5/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

7.0/10

Diversión/Durabilidad

8.5/10

Pros

  • Una buena mezlca de géneros
  • Una vez controlas el Graviciclo está genial
  • La trama y el tono del juego

Cons

  • Está traducido pero no doblado a nuestro idioma y es una pena
  • En espacios más cerrados puede resultar muy confuso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.