La extraña pareja que conforman el dúo Yooka – Laylee vuelve a la acción con una propuesta en 2.5 D que gustará a todo amante de los juegos de plataformas

Después de su debut en el año 2017, la singular pareja formada por un camaleón y un murciélago vuelve a la carga con una aventura que coge otros tintes distintos. Playtonic Games, junto con la ayuda y colaboración de Team 17 corroboran nuevamente que el género de las plataformas no está para nada muerto, y aunque se aleja de los saltos tridimensionales que vimos en su primera iteración, las bases y el espíritu de cooperación que promueven estos dos simpáticos animalitos está presente. Prepárate para descubrir las bondades que ofrece Yooka – Laylee and the Impossible Lair con el análisis que os tenemos preparado.

Como pasaba con el entrega original, en Yooka – Laylee and the Impossible Lair la historia no deja de ser un mero hilo conductor que sirve como excusa para visitar los mundos que componen el juego. En esta ocasión, el malvado Capital B ha encerrado a las Soldabejas que trabajan en Reinolmena. La reina de estas abejas, pese a sus esfuerzos por combatir contra este villano de tan malas intenciones, no es capaz de rescatar a ninguna de sus trabajadoras por lo que no le queda más remedio que pedir ayuda a Yooka y Laylee. Nuestra tarea será sencilla: introducirse en cada capítulo de los libros esparcidos por el mapamundi para dar con la ubicación de estos insectos encerrados.

La gran diferencia entre ambas entregas es el concepto de plataformas del que parten. En esta ocasión, prácticamente toda la aventura transcurrirá en unos preciosos decorados desarrollados en 2.5 dimensiones, cambiando completamente el estilo jugable al que estábamos acostumbrados. Se nota que la gente de Playtonic ha trabajado durante años en Rare: si bien el primer Yooka- Laylee bebía directamente y con todo el descaro de Banjo y Kazooie, en Yooka – Laylee and the Impossible Lair encontramos similitudes de peso con la saga Donkey Kong. Son muchos los detalles que hemos descubierto: la forma de moverse de los protagonistas, su forma de derrotar a los enemigos, los “trucos” para llegar a nuevas plataformas que consisten en rodar y una vez en el aire presionar el botón de salto, la exploración propia de cada nivel que nos obliga a buscar monedas ocultas, los barriles y sus fases de bonus… Un compendio de factores que agradarán a quien sea fan de Nintendo y su franquicia de los gorilas, aunque no llega a su nivel.

Posiblemente el factor que menos me haya gustado de Yooka – Laylee and the Impossible Lair fuera el gran símil con la franquicia de Rare antes citada. Que haya tantos parecidos  con Donkey Kong hace que al final la obra pierda cierto componente de personalidad, más aún cuando encontramos aspectos que beben de otra gran saga de plataformas como es Rayman. Los sonidos cuando encontramos zonas nuevas, la tonadilla con ukelele que suena al final de cada fase… son pequeñas reminiscencias que pese a estar bien, juegan en contra en otros ámbitos como puede ser la propia esencia del producto. Ni mucho menos es un juego malo, yo lo estoy disfrutando mucho (pienso completarlo al 100% y buscar todos sus secretos) pero se le podía haber sacado algo más de partido a los protagonistas.

El tótem formado por Yokaa y Laylee sigue siendo esencial si queremos progresar debidamente en esta nueva aventura. Si somos golpeados por un enemigo o cualquier trampa de las que pueblan cada fase, nuestro amigo el murciélago saldrá volando por el escenario como un loco y completamente desorientado. Si somos capaces de recuperarlo volverá a nuestra espalda, pero si en el límite de tiempo otorgado no hemos conseguido tocarle, nos tendremos que defender como podamos únicamente con las habilidades otorgadas por el camaleón. Aparte de perder acciones importantes como planear en al aire, un nuevo toque hará que muramos y tengamos que empezar nuestra andadura desde un punto de control. Es este aspecto, pese al fastidio que supone comenzar de nuevo desde un “checkpoint”, no supondrá un problema mayor ya que no existen las vidas como tal.  El juego está pensado para que lo disfruten tanto niños como adultos. Los más peques de la casa podrán intentar cada pantalla las veces que hagan falta, e incluso si hay alguna parte que se les atraganta, después de varios intentos el mismo punto de control nos habilitará la opción de saltar la sección completa. Para los veteranos de las plataformas, el reto viene por otros derroteros, y es encontrar las cinco monedas que están escondidas en cada nivel, exigiendo mayor exigencia en la exploración y en saltos a realizar.

No sólo tendremos que encontrar las cinco monedas por nivel, o las 48 soldabejas que componen el ejército de Reinolmena. En Yooka – Laylee and the Impossible Lair existen una serie de tónicos por su mapamundi en 3D que nos ofrecerán diversas alteraciones en cada pantalla. Algunos de estos cambios son simplemente estéticos (filtro “noir”, personajes cabezones…) aunque también hay tónicos que nos ayudan en nuestra misión de establecer la paz en el reino (capacidad de planear más tiempo, mayor capacidad de salto…) o bien de poner las cosas más difíciles a nuestra pareja de amiguitos (menos puntos de control, etc.). Veo todo un acierto la manera de implementar estas alteraciones, ya que si abusamos de tónicos que juegan a nuestro favor, recibiremos menos plumas doradas al terminar el nivel, aunque si nos planteamos desafíos adicionales con el uso de tónicos para que nos dificulten la experiencia, conseguiremos más plumas. Una excelente manera de equilibrar la dificultad “a gusto del jugador”, aparte de que abre las puertas a la rejugabilidad.

Si ya de por sí el género de las plataformas con esta singular pareja ya resulta atractivo, todo es más adictivo cuando encontramos unos parajes tan bellos. No hay escenario malo, todos son preciosos y coloridos a rabiar, más aún si dispones de una Xbox One X para sacar partido a la resolución 4K que tiene el juego. No han sido pocas las veces que quería dejar de jugar, pero a su vez me llamaba la atención saber cómo era la siguiente pantalla, entrando en un bucle infinito que alargaba la sesión de juego hasta altas horas de la madrugada. Además, algunas de estas páginas de los libros que nos conducen a cada capítulo pueden alterarse de diversas formas proporcionando las mismas fases pero con estados diferentes. Por ejemplo, si inundamos con un río cierto libro, el mundo que recorrimos con anterioridad ahora será completamente acuático.

La música también irá acorde con el tono festivo y alegre del juego. Ya he comentado que las tonadillas con ukelele nos pueden recordar a las escuchadas en Rayman Origins, aunque existen piezas musicales con más personalidad propia. Es un gustazo recorrer los niveles acompañados de buena melodía, con cambios en su tono o intensidad dependiendo de donde estemos: si nos encontramos bajo el agua, la música estará más “taponada”, mientras que si nos adentramos en una cueva, la canción se tornará más sombría y misteriosa. Las onomatopeyas y ruidos de cada animalillo también son dignos de mención, y aunque no hablan como tal, los diálogos que componen Yooka – Laylee and the Impossible Lair estarán completamente traducidos al español.

 
 

Conclusión

Pese a que Yooka – Laylee and the Impossible Lair sigue adherido al género de las plataformas, cambia completamente de estilo otorgando una aventura que tira más de los saltos en 2.5D en vez del entorno tridimensional de la primera entrega. Particularmente, veo que el título pierde personalidad por su gran parecido a la saga Donkey Kong en su propuesta, movimientos de los personajes y exploración de los entornos, junto con trazas de otros juegos del mismo género como las vistas en los últimos Rayman. Eso no lastra la experiencia que ofrece, ya que estamos ante un plataformas muy divertido, altamente rejugable debido a los tónicos y secretos que tenemos a nuestro alcance, y un apartado audiovisual que nos embelesará de principio a fin.

Yooka – Laylee and the Impossible Lair

29.99€
8.8

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración/Diversión

9.5/10

Pros

  • Apto para todo tipo de jugador
  • Es muy bonito, siempre quieres descubrir nuevos parajes
  • Multitud de secretos y coleccionables que alargan mucho la vida útil del juego

Cons

  • El control a veces falla, no está bien pulido
  • Me recuerda bastante a otros grandes del género
  • Faltan más habilidades para los protagonistas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.