¿Quién soy? ¿Qué playa es ésta? ¿Y este tatuaje donde pone XIII?

Hay juegos que tienen su reconocimiento según salen al mercado, otros que no llegan a dar la talla y un tercer tipo que pasan desapercibidos por el público general. Es bastante fácil pertenecer al tercer tipo debido a la ingente cantidad de títulos que aparecen cada año. XIII, desarrollado por Ubisoft y Southen Interactive en el año 2003, sin duda revolucionó un género como el shooter en primera persona debido a su apartado artístico, pero por diversos motivos no caló entre el público general.

Puede que se viera eclipsado por otras propuestas, o puede que sus gráficos no sirviesen para ocultar otros defectos que el juego poseía. Sea lo que fuera, gracias a Microids y Play Magic, las segundas oportunidades existen, y desde hoy mismo podemos revivir la experiencia gracias a esta revisión del juego original. Es más, son tantas las esperanzas vertidas en XIII que hasta la misma Meridiem Games apuesta con su versión física. ¿Se habrá adaptado bien nuestro agente secreto a los tiempos modernos?

Es hora de volver a ser un agente especial

XIII es una remake del título original que vio la luz hace ya la friolera de 17 años. Sinceramente, aunque la compañía diga que es un remake, yo lo veo más bien como un remaster por varios motivos (buenos y malos) que explicaremos a continuación. Entre las virtudes encontramos que se respeta las mecánicas y la misma esencia de la obra original, y aquellos que disfrutaron del juego en su día, volverán a tener las mismas sensaciones. Como contras, el juego arrastra los mismos problemas técnicos que ya tenía la entrega original.  Una mezcla de elementos positivos y negativos que cada jugador deberá sopesar (y perdonar) de manera personal, siendo la valoración muy final muy subjetiva teniendo en cuenta a lo que nos enfrentamos.

¿Quién eres tú? ¿Eres real? ¿Eres XIII?

El presidente Sheridan ha sido asesinado… y todos los dedos apuntan a nosotros como el presunto autor de los hechos. Podríamos demostrar nuestra inocencia si nos acordáramos de algo, pero por desgracia, nuestro agente secreto no se acuerda ni de su propio nombre. Sólo recuerda sus dotes de combate, su instinto de supervivencia y su curiosidad por destapar toda la verdad que se esconde tras el asesinato. Poco a poco iremos develando piezas de una historia que por momentos se va volviendo más interesante, con giros de guión, sorpresas y una gran variedad de misiones que se desarrollarán a lo largo de 34 fases.

Basándose en las primeras entregas de los cómics con el mismo nombre, XIII fue uno de los primeros first person shooter en sacar todo el partido al efecto cell-shading. Puede que hoy estemos más que acostumbrados a este recuso artístico, pero sin duda sorprendió a aquellos que lo vieron por primera vez en su día. De hecho, sigue sorprendiendo el mimo con el que se hizo cada una de las misiones, con escenarios radicalmente distintos que nos llevarán por bases secretas, zonas nevadas, tejados donde los francotiradores nos aguardan y otro sinfín de localizaciones distintas.

De los cómics al videojuego

Sin duda, todo este apartado visual ha sido lo primero que se ha cuidado en la remasterización, y eso se nota según comenzamos a jugar. Cabe decir que visualmente el título ha sufrido un lavado de cara, aunque depende en qué consola se ponga, el resultado es diferente. He podido disfrutar del título tanto en Xbox One X como en Series X…y no hay color. En Xbox One el juego no rinde igual, y no creo que sea por falta de recursos o potencial de la consola. Está mal optimizado, y aunque es evidente que el juego funciona mejor en Series X, no debería ser excusa para encontrar un tearing horroroso, y algunos giros de cámara acompañados de ralentizaciones. No es lo normal, pero cuando aparecen, hacen la puñeta.

Reitero en lo comentado: para ser un remake, hay cosas que se podían haber mejorado. Hay expresiones de personajes carentes de vida, zonas mejor cuidadas con más efectos de luz en pantalla, y otras que se quedan vacías. El efecto HDR que ofrece XIII se hace indispensable si queremos tener una experiencia plena, ya que su colorido es seña de identidad del juego.

Preparado para la batalla

Uno de los aspectos que más me gustaron en su momento de XIII (y que por supuesto ahora se repiten) son la ingente cantidad de situaciones que viviremos. Ya no sólo por ambientaciones, sino por estilos de juego. Habrá momentos de sigilo, otras donde deberemos coger a rehenes. La acción no falta, ya sea a golpe de pistolas duales, metralletas o bazookas. Habrá que descender por tejados o ascender por montañas para infiltrarnos en bases enemigas. Plantar cara al rival, o huir en una persecución. El juego está basado en un cómic, pero a mí me recuerda a la típica película de acción donde hay una cantidad enorme de situaciones a las que deberemos hacerles frente.

¡Pum! ¡Pow! ¡Arghghgh!

Las onomatopeyas tan típicas de los cómics clásicos son una nueva constante en este remake. No sólo en momentos concretos de la aventura, sino que tienen su peso en lo jugable. Hay momentos más o menos “orquestados” donde podremos abatir a un enemigo que está en el borde de un precipicio, y veremos tanto al adversario como a su onomatopeya caer a la vez. Pero donde verdad importa este recurso es en el sigilo. Cuando estamos agachados veremos en pantalla un “Tap, Tap…” que hace referencia a las pisadas del rival. Gracias a esos “golpes visuales” sabremos la localización de estos soldados, y ya recaerá en nosotros la opción de sorprenderle por la espalda, ir a pecho descubierto o pasar inadvertido.

A veces la pistola se queda encasquillada

Otro de los apartados que se ha visto retocado ha sido su apartado jugable. Aquí es donde “patina” más el remake, ya que sigue teniendo los fallos que ya se señalaron en el 2003. Las armas se comportan bien, y la fluidez que otorgan las nuevas consolas hacen que sea agradable disparar ya sea con el arma a la cadera o apuntando con la mirilla. Donde encontramos más fallos es en el movimiento de personaje y en algunas acciones que tiene que acometer. Es cierto que han adaptado los controles antiguos a los tiempos modernos, y temas como esprintar o agacharse ahora se hacen de manera rápida. Pero hay otros aspectos como bajar escaleras que no se ejecuta correctamente.

Hay acciones que no tienen explicación a día de hoy, más aún cuando estamos hablando de un remake, como bien recalca el estudio. Aspectos nimios como forzar una cerradura, golpear con una silla al rival o recibir un objeto de algún aliado se notan artificiales. Mal ejecutados. No concuerdan las manos del Agente XIII con lo que hay en pantalla, y eso a estas alturas de la generación puede resultar fuera de lugar. Que el título quiera ser muy fiel a la versión original me parece perfecto, pero hay errores que hubiesen sido mejor subsanarlos para que la experiencia fuera óptima 17 años después.

Música para mis oídos

Otro de los elementos que no han querido tocar para ser fieles al original es su aspecto sonoro. XIII contiene los mismos temas musicales y las mismas voces que en su día hicieron acto de aparición. Para que veáis la importancia del título, ya en su momento el juego vino doblado al español, y por supuesto, se respetan esas voces en nuestro idioma. Como me pasó en otro juego de Microids analizado hace poco, Asterix y Obélix XXL: Romastered, se nota que las voces no se cuidaban tanto como ahora y que no tienen la calidad de interpretación que tenemos a día de hoy. Pese a ese apunte, es un gesto de agradecer que hayan mantenido nuestro idioma.

Nos vemos las caras en el multijugador local de XIII

Si la historia se nos hace corta (nos puede durar alrededor de 9 horas) siempre podemos hacer uso de su multijugador local. Hasta cuatro personas en la misma consola podrán repartir justicia a base de plomo, en varias modalidades y mapas diferentes. Cabe destacar que Microids y Play Magic de verdad quieren apostar por esta vertiente multijugador. Han trazado una pequeña hoja de ruta, donde irán incorporando contenido poco a poco. Habrá desde personajes de la trama, pasando por nuevos niveles e incluso añadiendo nuevos modos de juego. Falta lo más importante, y es que este multijugador pase a ser online. Esperemos que un futuro no muy lejano nuestros sueños se hagan realidad.

Conclusión

Microids y Play Magic viajan al pasado para recuperar XIII, un shooter en primera persona de lo más particular. Este remake sigue teniendo la misma esencia que la entrega original, el mismo estilo artístico tan representativo y la misma variedad de misiones que pudimos encontrar en el año 2003. Por supuesto, en esta revisión se ha cuidado su aspecto visual, se han retocado los controles para que la experiencia sea más agradable a día de hoy e incluso se ha añadido un modo multijugador local hasta cuatro jugadores. Pese a todas estas mejoras, el título sigue presentando problemas técnicos que ya arrastraba el juego original, como una IA pobre, ciertos movimientos algo toscos del protagonista o acciones que no culminan del todo bien. Por todo esto, más que un remake yo me atrevería a llamarlo remaster. Si sabemos levantar la mano a estas incidencias, estoy seguro de que viviremos una historia llena de giros, tramas y misterios que nos mantendrán pegados de principio a fin.

Agradecemos a Meridiem Games la copia del juego recibida para la realización de este análisis. No dudéis en visitar su web oficial para conocer todos los lanzamientos que están realizando.

XIII

49.95€
7

Nota final

7.0/10

Pros

  • Variedad en todas sus misiones
  • Mantiene su doblaje al castellano
  • Gráficamente renovado...

Cons

  • ... aunque arrastra problemas técnicos
  • El multijugador solo es local
  • Más que un remake, parece un remaster

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.