Aunque Xenon Valkyrie ya apareció en diferentes plataformas en el 2017, es momento de que los usuarios de Xbox One conozcan este desafiante indie.

Las invasiones enemigas siempre han sido un ejercicio militar muy manido que hemos visto representadas de mil maneras. Ya sea en la tierra como en la mar, en parajes indómitos o en espacio interestelar, recuperar ese terreno ocupado siempre ha sido un acto heroico y difícil de realizar. Cowcat quiere ir más allá con su juego independiente Xenon Valkyrie+ , y nos emplaza a un futuro pixelado donde una luna ha sido infectada con numerosos monstruos y seres comandados por una bruja con muy malas intenciones. Por suerte, contaremos con un comando de tres soldados para poner fin a esta invasión y recuperar la paz en el satélite. ¿Lo conseguiremos?

Xenon Valkyrie+ recoge un desarrollo y mecánicas que ya empiezan a estar muy vistas, y es el descenso de niveles hacia las profundidades de la luna con la peculiaridad de que cada partida es diferente gracias a su formato procedural. Esta característica no viene sola, ya que viene acompañada de la mano de una “amiga íntima” como es el Permadeath, o traducido a nuestro idioma, muerte permanente que nos obligará a comenzar nuestra aventura desde cero cada vez que mordamos el suelo (más o menos). No voy a entrar en gustos personales sobre mi posición al respecto de este tipo de jugabilidad que nos hace repetir una y otra vez los mismos escenarios, pero es cierto que para que este formato de juego funcione, todo necesita tener un binomio esfuerzo/recompensa que justifique volver a empezar otra partida… y Xenon Valkyrie+ no lo tiene.

La propuesta de Cowcat falla en varios aspectos, y uno de ellos es en la elaboración de las fases que componen el título. Hay formas y formas de hacer una pantalla de manera procedural, y Xenon Valkyrie+ no lo hace correctamente. En muchas ocasiones encontramos incongruencias, objetos a los que son imposibles de acceder, o fallos básicos como poner unos pinchos justo en teletransporte que nos conduce a la siguiente pantalla. Esta superposición de terreno tan aleatoria supone que nada tenga personalidad propia, no encontremos diversión en el descenso y que todos los espadazos y disparos que realicemos sean con el único fin de llegar a los jefes finales, mucho mejor elaborados y con algo más de desafío bien medido.

Tendremos a nuestra disposición tres héroes al comienzo de la aventura que salvo por sus estadísticas iniciales, tienen poca diferenciación entre sí. Cada uno de ellos cuenta con un arma cuerpo a cuerpo (una espada) así como otra de fuego para larga distancia (una pistola), aunque con sudor, sangre, lágrimas y paciencia podremos ir comprando más en la superficie de esta luna tan inhóspita. Según vayamos realizando el descenso, iremos ganando experiencia y almacenando puntos de talento que, una vez acabemos la pantalla, podemos canjear por una mejora en fuerza, munición, salud o defensa. Se hace importantísimo eliminar a la mayor cantidad de enemigos posibles, ya que un buen nivel de nuestro protagonista nos pondrá las cosas más fáciles contra los jefes finales y los niveles más profundos. Además, os recordamos que sólo contamos con una vida, por lo que más vale repetir fases si vemos que nuestro estatus de personaje no está a la altura de las circunstancias.

Pese a esta opción de repetir fases para ganar experiencia extra, en ocasiones Xenon Valkyrie+ es un poco injusto con el combate. La munición de nuestra pistola es limitada, por lo que la mayoría de las veces todo se centra en el combate con la espada. El problema es que el rango de ataque es tan reducido, que en muchas ocasiones recibiremos un impacto del enemigo simplemente por querer apurar al máximo nuestra distancia con el objetivo. Esto se magnifica aun más con los jefes finales, y será así muchísimas veces hasta que consigamos un arma que merezca verdaderamente la pena.

Pese a que este sistema procedural no me acaba de convencer por lo citado anteriormente, tengo una pelea interna con su apartado visual. Gráficamente me parece correcto, y destaca en momentos donde las pantallas son “fijas”, sin elementos aleatorios. Esto sucede en la base lunar, el castillo al comienzo de la aventura o en las paradas que hay entre pantalla y pantalla (lugar donde podremos reponernos de los esfuerzos realizados y mejorar las estadísticas de nuestro protagonista). Los jefes finales también tienen su “puntito”, pero lástima del resto de fases que empañan el resultado final. Por cierto, pese a una estética sencilla “pixel-art”, el juego no está bien optimizado cuando hay muchos elementos en pantalla, ya que he sufrido ralentizaciones que no llegan a estropear la experiencia de juego, pero que en parte incomodan.

Su apartado visual goza de unas canciones “chip-tunes” muy cañeras. De hecho, demasiado cañeras para mi gusto, ya que esa repetición en bucle hace que al final uno acabe detestando oírlas. Son muchas veces las que comenzaremos de nuevo el primer nivel y escuchar siempre la misma melodía puede llegar a saturar. Lamentablemente el juego viene completamente en inglés, aunque los textos que acompañan al juego no tienen un papel muy relevante y se puede entender sin problema.

 
 

Conclusión

Xenon Valkyrie+ se convierte en un Rogue-like muy genérico, con demasiados elementos que ya hemos visto con anterioridad. Esto no debería suponer ni un problema ni un hándicap, pero en cambio si que lo supone su elaboración de fases procedurales, que son bastante incongruentes y con fallos en el diseño. Si además juntamos este factor con un permadeath bastante duro, sin un factor esfuerzo/recompensa bien equilibrado, hará que nuestra experiencia con el título de Cowcat se vea bastante mermada.

Xenon Valkyrie+

9.99€
4.8

Gráficos

5.0/10

Música

4.5/10

Jugabilidad

4.0/10

Duración/Diversión

5.5/10

Pros

  • Cada partida es completamente diferente
  • Controles sencillos de manejar
  • Varios finales

Cons

  • Muy difícil y poco gratificante
  • El desarrollo procedural le sienta muy mal a la propuesta
  • Las armas y su rango de ataque siempre juegan en nuestra contra