Aquellos amantes de los rallies seguro que está al tanto de las bondades que ofrece WRC 10

Todo esfuerzo tiene su recompensa. Y la constancia, en según qué juegos, también sopla a favor. Es el caso que tenemos en estas líneas con WRC 10, la décima entrega de esta consagrada saga de Rally que pisa fuerte demostrando quién es el rey de la pista. Y mira que es difícil sorprender en un título donde las mecánicas se repiten de un año para otro. Pero creedme cuando os digo que en esta ocasión, hay motivos para estar atentos al trabajo que hay detrás. Prepara tu coche y pon rumbo al análisis de uno de los mejores simuladores de conducción que tenemos a día de hoy.

Morderás el polvo

Antes de nada, quiere recalcar la importancia de la palabra “simulación”. Al igual que me sucedió con Moto GP 21 (otro juego de carreras que analicé, pero esta vez en motos) la conducción es muy estricta. Hay que tener nociones y saber a lo que nos enfrentamos. Debemos tomarnos cada etapa en serio, pues un mal derrape y fácilmente podemos perder el campeonato. Es cierto que hay niveles de dificultad y distintas categorías dependiendo del vehículo, pero la “esencia” del juego invita a conducir bien.

¡Feliz cumpleaños WRC 10!

En la décima iteración de la saga, nos va a tocar sacar la tarta y soplar las velas. En sentido figurado, tranquilos. KT Racing y Nacon han querido dotar a WRC 10 de un componente extra que lo haga atractivo, y para ello se han encargado de ofrecer etapas históricas que marcaron el mundo del Rally. Ya no sólo tendremos los recorridos antológicos, sino que contaremos con los coches, pilotos y copilotos del momento. Un acelerón de nostalgia que a más de uno le encandilará.

No acaba la celebración aquí, ya que aparte de las mejoras gráficas y técnicas (que ya tocaremos más adelante) tendremos actualizados los rallies del año actual. Esto permite que disfrutemos de cuatro localizaciones nuevas basadas en Estonia, Croacia, Bélgica y España. En total, tendremos la extensa cifra de 120 etapas en las que luchar por nuestros tiempos, todas ellas acompañados de una climatología que podrá variar, así como todas las categorías WRC que existen actualmente.

Sé bueno dentro y fuera de la pista

El primer gran modo que encontramos en WRC 10 es el modo carrera. Sin duda, esta vertiente es increíblemente detallada. Ya no sólo habrá que obtener buenos resultados para obtener beneficios, mejorar la moral del equipo y ascender como piloto. Nos tocará lidiar con otros problemas y gestiones dentro de nuestra escudería. Podremos acceder a I+D (sí, visualmente parece la gestión de experiencia de cierto juego de rol), gestionar el equipo que está detrás de nuestras hazañas (importantísimo), leer nuestro correo, cuadrar el calendario de pruebas… mil cosas. Y a cada cual más importante y necesaria.

Otro juego de Nacon donde la simulación lo es todo es Rims Racing ¡Siente la velocidad en dos ruedas gracias a nuestro análisis!

Puede que al principio agobie un poco ver tanto desplegable y menús, pero pese a lo complicado que puede parecer a primera vista, luego es muy intuitivo de manejar. Y divertido. Efectivamente, I+D funciona como habilidades de un juego de rol, pero a medida que vamos ganando experiencia, y desbloqueando ranuras, engancha muchísimo. La gestión del equipo será coser y cantar (vigilando siempre nuestra cartera, tened cuidado), y lo mejor viene cuando visitamos el calendario. Sencillamente porque aparte de los eventos del propio campeonato WRC, tendremos otra serie de desafíos como pruebas extremas, etapas históricas o las denominadas carreras de constructor. Y descanso, que a nuestro equipo tiene que desconectar de vez en cuando.

Yo sólo quiero coger el volante

Si no queremos tanta complejidad a la hora de ponernos ante WRC 10, no pasa nada. Aparte de los desafíos, carrera libre o pruebas de entrenamiento, podremos enfrentarnos a las temporadas. En esta modalidad sólo habrá que preocuparse de hacerlo bien a los mandos, y como mucho, vigilar el estado del vehículo y nuestras ruedas antes de empezar cada etapa. Un modo más resumido pero igual de desafiante.

Multijugador: el momento de la verdad

Donde de verdad “se parte la pana” en WRC 10 es en el modo multijugador. Su modo online es donde podremos jactarnos de nuestra buena (o pésima) conducción al volante de nuestro coche. Aunque físicamente no veremos a nadie en nuestro camino, sí que estará su “fantasma” el cual resultará extremadamente útil para saber nuestro puesto en la carrera. Pica muchísimo ver la silueta de nuestro rival, y ser paciente para buscar el mejor trazado donde demostrar nuestra valía es de los momentos más intensos que he vivido en este juego.

Por supuesto, aparte de carreras rápidas, también podemos organizar campeonatos con otros usuarios. Incluso hay un modo copiloto (que a mi no me funcionaba, por cierto), donde ser la voz cantante dentro del coche. Cabe decir que he podido encontrar partida de manera rápida, siendo todo muy accesible para que al momento podamos estar disputando el podio con otros jugadores. No dejéis a un lado este multijugador, porque de verdad merece la pena.

Donde están las partículas, que yo las vea

Sin duda, este podría ser el único “talón de Aquiles” importante que tiene WRC 10. Esta décima entrega no difiere visualmente mucho a lo visto el año pasado. En algunos aspectos como partículas, efectos de agua, etc. ha mejorado… aunque cabe decir que otras ha retrocedido. Veo especialmente chocante la línea de dibujado de algunas escenarios, especialmente si lo vemos en tercera persona. No hay ese grado de nitidez que se exige a los juegos de conducción actuales, y muchos arboles/maleza los veremos con pequeños borrones o como si estuvieran difuminados. Incluso el público no parece real, y en muchas ocasiones en la misma curva veremos muchos “clones” animando.

Por supuesto, este factor no afecta a lo verdaderamente importante: la conducción. Su mejora técnica hace que las carreras sean muy fluidas, a 60 fps si jugamos en Xbox Series X y con una resolución 4K. La iluminación tampoco está nada mal, y pasaremos malos ratos por las noches al tener sólo disponible la luz de nuestros focos para guiarnos el camino. Mención especial al modo foto, con multitud de filtros y opciones para hacer instantáneas de ensueño.

Conclusión de WRC 10

KT Racing y Nacon siguen con su buena estela dentro de esta querida saga de conducción. Para la décima entrega, han querido poner toda la carne en el asador y brindarnos unas etapas históricas que le sientas de maravilla al juego. No sólo eso disfrutará el usuario que adquiera el juego, ni mucho menos. Tendremos actualizado el campeonato actual de la WRC, con cuatro nuevas etapas disponibles, aparte de todos los equipos y escuderías oficiales. Su modo carrera es completísimo, y si no queremos liarnos tanto, siempre podremos enfrentarnos a sus temporadas. Ojo con el multijugador, muy accesible y realmente adictivo si nos gusta “picarnos” con usuarios reales.

El único punto más flojo que encontramos es su apartado gráfico. No es que sea vea mal, ni mucho menos, pero es cierto que visualmente se parece demasiado a otras entregas pasadas. Según está el patio, con otros títulos de conducción ofreciendo carreras muy llamativas, puede suponer un pequeño lastre que espero que arreglen en la siguiente iteración de la franquicia. Téncicamente, por suerte, no os debéis preocupar lo más mínimo ya que el juego funciona estupendamente.

Si os gustan los simuladores de conducción, y más aquellos basados en rallies, no pierdas la oportunidad y hazte con WRC 10. agradecemos a Nacon el código facilitado para la realización de este análisis. Para más información del juego, os recomendamos visitar la web oficial pinchando aquí.

WRC 10

59.99€
8

Nota Final

8.0/10

Pros

  • Conducción realista y bien conseguida
  • Muchos modos tanto single-player como multijugador
  • Doblado a nuestro idioma

Cons

  • Visualmente muy parecido a la entrega anterior
  • Muy exigente, no apto para todo el mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.