Craftear y navegar para sobrevivir

En Windbound el naufragio y la posterior aventura de Kara son un pequeño soplo de aire fresco, como el que mueve su barquito, en un género no escaso de propuestas en el ámbito de la supervivencia. Debemos alimentarnos, recoger materiales y defendernos ante innumerables peligros, nada que no hayamos visto antes en este tipo de propuestas, pero a la vez, deberemos viajar y explorar el mar, pasando de una isla a otra en un misterioso archipiélago, aderezado de tintes roguelike.

Caza y pesca para comer y sobrevivir

La navegación, y descubrir la historia tras nuestra protagonista, Kara, y su pueblo, junto a su bonito apartado gráfico, dan al conjunto una sensación tan refrescante como un buen chapuzón en el mar. Sin embargo, una vez metidos en materia, hace aguas en algunas de sus ideas, y le falta algo más de profundidad en otras. No obstante, los australianos de 5 Lives Studios nos han preparado una bonita y divertida experiencia de juego, bajo el sello de Deep Silver y distribuida en nuestro país por Koch Media para Xbox One, PS4, Switch y Pc.

Los vestigios de una ancestral civilización

En Windbound controlaremos a Kara, quien se encuentra sola y sin recursos en una isla paradisíaca, ubicada en las llamadas “islas prohibidas”. Nuestra protagonista, al principio de su odisea, contará solo con la ayuda de su cuchillo, pero gracias a sus conocimientos, pronto podrá fábricar nuevas armas y objetos, que le permitan sobrevivir y avanzar.

Gracias a su pericia, iremos descubriendo la historia de la civilización que pobló estás tierras y como Jara podrá reunirse . Para ello, empezaremos absorbiendo el poder de unas extrañas conchas ubicadas en torres. Este peculiar poder funcionará como llave que nos permitira acceder a un templo en el que hayas respuestas. Así empezara el primero deos cinco capítulos que componen la gran aventura de Kara.

Vigila la salud de Kara. Los ataques y los esfuerzos mermaran su resistencia.

Crasfteo relaxo

La clave del juego será llegar a una isla, explorarla, recoger materiales, construir y mejorar nuestro barco y avanzar navegando a otra, reuniendo llaves en el proceso para atravesar una serie de templos que nos irán revelando datos de su trama.

Para afrontar sus mecánicas de supervivencia y exploración, podremos seleccionar dos modos de juego, “historia” o “supervivencia”. En “historia“, como su propio nombre indica, nos centraremos en conocer la historia de Windbound, suavizando las mecánicas de supervivencia que nos propone el título. Al morir conservaremos nuestro inventario y progreso, además el combate será algo más sencillo.

El modo supervivencia sacará el verdadero jugo de la propuesta pero también será menos accesible y nos llevará más tiempo acabar la aventura. Tu eliges.

Si elegimos “supervivencia” el reto se tornará más difícil, y cada vez que “estiremos la pata” el juego nos llevara al principio de todo, y perderemos nuestro inventario, aunque permanecerán los elementos activos y los descubrimientos hechos en cuanto a nuevas tecnologías descubiertas.

Elijamos lo que elijamos, nuestro objetivo sera avanzar por las diversas irlas este archipiélago prohibido, reuniendo las llaves y atravesando los templos, hasta terminar su historia.

El modo de supervivencia hará que las mecánicas del juego cobren verdadero sentido.

Es cierto, que si jugamos en modo historia, esta idea pierde fuelle, pues no nos entretendremos tanto en “sobrevivir” y explorar e iremos a avanzar, recorriendo el mapeado de aquí para allá, y desentrañando los secretos de la isla. Pero, si nos tomamos en serio su base, cazar y pescar, elaborar una hoguera para cocinar o mejorar nuestro barco, resulta divertido. Incluso hasta buscar materiales y craftearlos resulta relajante, por los tonos musicales que nos acompañan, que son verdaderamente bonitos. En este sentido, recuerda mucho a Zelda BOTW, con sus efectos y melodías ambientales, que cambian de tono en función de los peligros o los elementos.

Supervivencia jugable

Sus mecánicas jugables, pese a que son divertidas, tienen poca profundidad, y corren el riesgo de hacernos caer en la repetición, más si cabe, si afrontamos el reto en su dificultad de supervivencia. No obstante, esta sensación de monotonía suele ser un mal endémico en las propuestas de supervivencia, por ello, se agradece el tener un objetivo, un final, y una trama que nos anime a seguir. En este caso, la navegación resulta divertida y fresca y añade un plus a la puesta. Esto y la agilidad en el crafteo suman entero a la puesta de 5 Lives Studios.

Sobreviviendo en tierra

En cuanto a su jugabilidad, Windbound surca diversas aguas. Por un lado el movimiento de Kara, pese a ser fluido, se siente algo tosco en algunas de sus acciones, e incluso impreciso a la hora de plataformear para subir a la torres. Es un control sencillo, con parámetros de ataque y sigilo, pero muy basicos y con poca profundidad.

Podemos esquivar mientras estamos en posición de ataque, pero no fijar nuestro objetivo y deberemos posicionarnos para acertar. No supone un problema llegar a dominar su esquema de control, y pese a sus imprecisiones y simpleza, acaba siendo más o menos entretenido. Id cuidando vuestra vitalidad y resistencia, pues está se agotará y podremos quedar débiles y vulnerables ante el ataque de un enemigo sin poder esquivarlo. El crafteo, y la recolección de materiales si que funciona de una forma más rápida y ágil, con un menu sencillo y directo.

Su control es muy sencillo y adolece de una profundidad que lo hiciese más interesante.

Sobrevivir en el Mar

La navegación tiene más miga, y no se trata solo de pulsar un botón e ir de aquí para allá. Por un lado deberemos a aprender a desplegar las velas en uno u otro sentido, aprovechando las corrientes de aire, al tiempo que esquivamos rocas y arrecifes de coral, e incluso algún enemigo. Cuidado, porque el viento puede acercamos traicióneramente a algún obstáculo y que acabemos con nuestro bote a la deriva. En el agua, a nado, nuestra resistencia mermara hasta que acabemos ahogados.

Recuerda que es peligroso afrontar una travesía larga teniendo nuestra resistencia muy baja. Caza, pesca o recoge ballas y otros elementos para alimentar y fortalecerte. La carne y el pescado, a través de la hogueras se podrá cocinar y resultará más efectiva. No olvides buscar bien los antiguos fragmentos maritimos, para después intercambiar por objetos y mejoras en el templo, como armas ancestrales o habilidades mejoradas. A través de estos santuarios pasaremos a una nueva zona de juego y aún nuevo capítulo.

Seguro que muchos os acordareis de Zelda Wind Waker al navegar.

Belleza tropical

En cuanto a su diseño artístico, Windbound destaca por su colorido cell-shading y el buen gusto de sus diseños, entre ellos el de nuestra protagonista Kara, cargado de personalidad. En este aspecto, cómo comentábamos, a vuestra mente vendrá Zelda BOTW nada más echarle el ojo, y como diría Homer ante rico “yogulado”, eso es bueno. La parte de la maldición del yogulado, es que Zelda es mucho Zelda, y el “detalle”, pese a ser ambicioso, se queda muy lejos. Pero todo esto, conjugado con su banda sonora crean una armonía audiovisual muy bonita.

Hay efectos sonoros a nuestro alrededor que se fusionan con la música ambiental que comentábamos más arriba, y crean una bonita atmósfera a su alredor. Escucharemos diversas melodías a lo largo de nuestra aventura, todas ellas preciosas, casando perfectamente con el momento de juego.

Windbound primero irremediablemente nos entrará por el ojo.

En lo tecnico, el juego es solvente, aunque no se libra de algunos momentos con pequeñas bajadas de framerate o alguna textura algo regulera. Pero en general, todo fluye bien, mención especial al bonito diseño del mar, y no hay nada que empañe el producto final. Sin embargo, metidos en materia técnica, si que echamos de menos unas animaciones más pulidas y variadas, así como un mayor detalle en el mapeado.

El titulo nos llega perfectamente traducido al español en sus subtítulos y menús.

Conclusión

Windbound es un título ambicioso, pero humilde, y por esa humildad algunas de sus ideas y planteamientos quedan en agua de borrajas. Sin embargo, estamos ante un título divertido, bonito, y que si perdonas algunos de sus fallos, y te centras en sumergirte en su propuesta, te vas a divertir mucho. Puede llegar a resultar repetitivo, pero gracias a la agilidad y simpleza de sus mecánicas de crafteo y navegación, seguramente salvaguardeis este escollo sin que llegue a resultar tedioso y pasaréis unas buenas horas perdidos en el mar.

¡Que buena pinta tiene ese chuletón!

Windbound

29.99
7.6

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

7.2/10

Pros

  • Su sensación de supervivencia
  • La navegación está bien conseguida y resulta divertida
  • Su diseño artístico entra por los ojos
  • Simplicidad y agilidad en el crafteo y sus menus
  • Sus melodías y efectos sonoros

Cons

  • Control y animaciones toscas
  • Imprecision en algunos movientos, sobre todo al saltar
  • Puede llegar a ser algo repetitivo
  • Algunos pequeños fallos tecnicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.