De Where the bees make honey puedes quedarte con su tráiler de lanzamiento, porque el resto…

Tras haber desinstalado Where the Bees Make Honey de mi consola puedo ponerme a escribir sobre mi experiencia con este, una que con los primeros treinta minutos me ha hecho sufrir y que solo con motivo de este análisis me he esforzado un poco más por avanzar en búsqueda de ese algo que de estar allí no lo he encontrado y que de estarlo de igual manera me hace imposible el recomendar adquirir Where the Bees Make Honey. He tratado de escoger muy bien mis palabras y es que con el paso de los años y especialmente de poder colaborar en Comunidad Xbox cada vez le tengo más respeto a esas personas detrás de los videojuegos que me fascinan. El decir que un juego es “malo” me parece una afirmación muy subjetiva, y si con una frase deberías quedarte de este análisis y que me sienta mal el escribir es que Where the Bees Make Honey es un insulto para aquellas personas que dedican su tiempo a crear videojuegos y en última instancia hacia el jugador.

Al ver el tráiler del videojuego te creas unas expectativas que solo son necesarios los primeros minutos de juego para que estas se derrumben por completo. Where the Bees Make Honey quiere contar una historia y debo decir que llegó a despertar mi interés pero los dos pilares del videojuego, las fases de puzzles y unas que podríamos denominar como  fases experimentales, se sienten desconectadas y en un intento por abarcar mucho son tantos los fallos con los que nos vamos encontrando a medida que avanza el juego que su historia queda en un segundo plano por completo. Lo que más me ha costado descifrar ha sido el cómo se ha dado luz verde para que este videojuego haya terminado por publicarse, y es que en sus condiciones actuales no es posible decir que los fallos que te llegas a encontrar no pudieran haberse previsto.

Luces y sombras, una buena manera de ejemplificar lo que termina por ser Where the bees Make Honey.

Puedo ver que hay buenas ideas detrás de lo que se quiere contar, ese sentimiento de dejar la rutina y escapar a lugares de nuestra infancia en los cuales correr y no preocuparse por nada más, por desgracia no llegué a ver cómo este planteamiento termina por ejecutarse quedándose todo en una nube de humo que desde lejos atrae a la vista pero que al momento de acercarse y tocarla se desvanece en el aire. En gran medida lo que estropea a Where the Bees Make Honey son las mencionadas fases experimentales las cuales pueden llevarnos a situaciones como controlar un conejo o un auto de carreras en miniatura y que su control y planteamiento es sencillamente horrible. En cuanto a narrativa logro entender el porqué están allí pero el funcionamiento es tan torpe que contrario a fluir con la historia representa una traba dentro del hilo conductor.

Podría dedicar líneas de texto a detallar cada uno de los momentos de frustración por los que este videojuego te hace pasar aunque espero que con decir que si para dar un salto con un conejo tengo que pasarme diez minutos batallando contra un control de tanque la magia que pudiera haber allí se pierde instantáneamente. Y es que a menos de que como en mi caso tuvieses que realizar el análisis del juego no veo yo el motivo para dejarlo inmediatamente.

No sé lo que ha pasado para que este videojuego haya terminado por publicarse pero me hace dudar en primer lugar del proceso que un título tiene que pasar para llegar a la Microsoft Store y el como una distribuidora y su desarrollador se permiten excusarse al decir que son conscientes de todos estos fallos y que ya trabajan en un parche para darles solución. Este videojuego no debería estar disponible para su compra y el que lo esté solo me hace pensar en una descarada intención por rascar dinero de alguien que se topase con un estilo visual que sin ser ninguna maravilla pueda llamar la atención.

Si estuviésemos ante un juego gratuito, un experimento por simple capricho no habría cómo quejarse y es que después de todo aquí nadie te está cobrando nada. Videojuegos han sido desarrollados por cientos de personas o por una sola durante años y hemos visto cómo han triunfado. No pretendo ni mucho menos a juzgar el talento de una persona pero sí a decir que hubiese preferido enormemente una aventura sencilla y no el Frankenstein que Where the Bees Make Honey ha terminado por ser.

Las fases experimentales animan poco a seguir jugando.

Lo único que me ha podido convencer de este videojuego son sus fases de puzzles pero es que al estar fragmentadas entre todo ese ruido que son el resto de partes estas terminan por pasar sin pena ni gloria. Terminan entonces esos pocos minutos de alegría por convertirse en el deseo de saber lo que habría sucedido si el videojuego solo se enfocara en este apartado. Desafortunadamente no estamos ante un podría y en lo que este videojuego es al momento de lanzarse a la venta y tener que juzgar la experiencia en su totalidad esta da un resultado desastrosoLa banda sonora no destaca demasiado y es que es lo último a lo que prestarás atención entre tanto fallo. Visualmente el videojuego es simpático pero los múltiples errores terminan por empañar la experiencia. Para terminar la lista del mercado comentar que el videojuego está únicamente en inglés, no hay subtítulos ni siquiera en este idioma ni ninguna forma de mitigar los fallos de cámara o control debido a la ausencia de cualquier menú de configuración.

En conclusión debo decir que esta ha sido una experiencia de juego decepcionante, y a la que después del prometido parche tal vez se pueda llegar a disfrutar un poco más, pero en su estado actual recomiendo altamente alejarse de este videojuego y dedicar tu tiempo a otras cosas. Habiendo desinstalado el título de la consola por mi parte solo debo de comentar que se me hacen necesarios unos días de descanso para quitar este amargo sabor de boca de un videojuego que deseo olvidar con el tiempo. Hubo un punto en el que su desarrollador tendría que haberse puesto a pensar qué clase de videojuego quería ofrecer y es que finalmente lo más triste de Where the Bees Make Honey es el no poder conectar con el mensaje que el videojuego quiere transmitir al jugador.

Where the bees make honey

9,99 €
4.8

Gráficos

5.0/10

Sonido

5.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Duración/Diversión

4.0/10

Pros

  • Sus fases de puzzles
  • Parece tener buenas ideas pero el videojuego hace poco porque las conozcas

Cons

  • El control es insufrible en muchas ocasiones
  • Trata de abarcar mucho y se estrella al momento plantear las mecánicas de juego
  • El videojuego está en inglés y no cuenta con subtítulos a ningún idioma
  • Ni su apartado visual o sonoro llegan a sorprender