Total Mayhem vuelve a la carga con We Were Here Too, una continuación que recoge todo lo bueno de su predecesor y lo exprime en esta segunda parte.

Encerrados otra vez. El frío hace que movamos mal nuestras fichas, que tomemos acciones indebidas y que por pura supervivencia, saquemos nuestro lado mas visceral en busca de un refugio donde cobijarnos del temporal. El frío nos ha hecho separarnos del grupo, vagar sin rumbo ni dirección hasta toparnos con un castillo. Entre esas paredes de piedra tendemos que enfrentarnos a puzles, retos y dificultades para salir adelante, y aunque ahora el frío no es nuestro enemigo,  existen otro tipo de peligros mas mortíferos. Por suerte no estamos solos, ya que tenemos la ayuda de un walkie-talkie y de un amigo que nos echa un cable al otro lado de la línea. Espero que haya buenas migas entre ambas partes, porque en We Were Here Too se necesita cooperación, y más que nunca.

Hace unos días analicé la primera parte de esta serie de juegos que el estudio Total Mayhem está realizando. Sin duda, concepto de cooperativo fresco que pocas veces se ha visto y que seguro acogerá a un público muy concreto. El factor sorpresa, como era de esperar, se pierde en esta segunda entrega aunque no por ello se pierde en ideas frescas a la hora de resolver los puzles. El rol de ambos jugadores sigue siendo el mismo que el que experimentamos en la primera entrega: uno hará de señor y otro hará de paisano. Haciendo el símil, es como el librero y explorador que vimos en We Were Here pero con la particularidad de que en esta ocasión no hay un jugador que permanece encerrado mucho tiempo en una estancia y ambas partes tendrán su momento de gloria resolviendo los puzles.

En We Were Here Too habrá que jugar en equipo para luchar contra los acertijos que pueblan el castillo. En esta ocasión, en algunos de estos rompecabezas incluso lucharemos contrarreloj, ya que no serán pocas las veces que nos obliguen a completar un desafío en un tiempo concreto. Es un aspecto que no me acaba de convencer, especialmente en alguno de estos puzles donde prima más la agilidad con el mando que la sesera. La propuesta de We Were Here Too se basa en la compenetración con la otra parte, y basar algunas de sus pruebas en la destreza con los mandos (correr a toda mecha por un laberinto, coger cubos y voltearlos lo más rápido que puedas, etc…) puede ser muy perjudicial para el usuario que va en busca de un propuesta más contemplativa. Pese a estos pequeños contratiempos, tranquilos. Siguen existiendo pruebas donde se pone a prueba el trabajo en equipo, y completarlas sigue siendo gratificante para ambas partes.

Gráficamente hay una mejora palpable, y no solo en lo que respecta al tema visual. Las paredes de cada estancia están adornadas con motivos y elementos que prosiguen una historia de trasfondo (historia que, por otro lado, hemos obviado completamente). Las misteriosas muertes de los habitantes del castillo son un hilo conductor que podría haberse explotado un poco más y queda en un escueto y escondido segundo plano. Supongo que si damos una segunda vuelta al juego de forma más pausada, entenderemos mejor qué es lo que sucede, mas aún si empezamos esta nueva partida manejando el otro rol disponible. Hablando de rejugabilidad, cabe decir que los puzles tienen cierto componente de aleatoriedad, y aunque creamos conocer la resolución del mismo, puede que nos llevemos una sorpresa si encaramos otra vez el acertijo.

Hay un detalle que en la anterior entrega pasó desapercibido y que ha ganado en relevancia con We Were Here Too. Nos referimos a su música, mucho mas importante y notoria, especialmente en los momentos de estrés y nervios al ver que se nos agota el tiempo para resolver el acertijo de turno. Salvo esos momentos más “moviditos” en el resto de la aventura se tornará tranquila, siendo un mero acompañamiento que nos vendrá de perlas para “los momentos de pensar”. Ojo al dato, en esta ocasión el juego viene en español… aunque con trampas. Es cierto que los menús del juego y alguna acción concreta están traducidos, pero los libros con relatos (y pistas) siguen estando en inglés, al igual que las voces. Y como pasaba en la anterior entrega, entender inglés es básico para poder resolver un puzle concreto…

Conclusión
El estudio Total Mayhem sigue apostando por ese original concepto de cooperativo que ya vimos con anterioridad en el primer juego de la saga. We Were Here Too recoge toda la esencia de su predecesor e intenta darle una vuelta a sus puzles, y aunque son muchas las ideas que sorprenden, en otras ocasiones los desafíos te dejan frío (concretamente en aquellas pruebas donde cuenta más la habilidad con el mando que la cooperación como tal). Una continuación digna de ser jugada que esconde secretos por cada estancia esperando ser encontrados.

 

We Were Here Too

9.99€
6.5

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración/Diversión

6.5/10

Pros

  • Más puzles y propuestas cooperativas
  • Acabado gráfico más actualizado que su predecesor
  • El juego viene en español...

Cons

  • ... aunque hay partes que están en inglés
  • Los puzles basados en la agilidad y destreza chirrían
  • No hay gran énfasis en mostrar la historia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.