Lucha por un mundo mejor gracias a We are the Caretakers

Hay juegos que mas allá de la propia diversión que pueden ofrecer, dejan un recuerdo o experiencia única. Desde un sentimiento que se va desarrollando a medida que avanzamos, hasta una moraleja que da sentido a todo lo que hemos hecho. Otros como We are the Caretakers va más allá, y quiere plasmar una preocupación por la vida salvaje donde todos deberíamos involucrarnos. Específicamente, la obra de estudio Heart Shaped Games quiere que abramos los ojos ante el sucio contrabando de colmillos de marfil, pieles y demás objetos que los cazadores furtivos consiguen de manera ilegal. ¿Quieres luchar contra este movimiento atroz?

Muévete rápido por la sabana

We are the Caretakers es un título de estrategia en tiempo real que se combina con combates por turnos. Nuestro objetivo será proteger a una especie sagrada llamada Raun de la caza furtiva a la que están sometidos. Para ello, no quedará otra que explorar nuestros bastos territorios en busca de pistas y enemigos para poner fin a sus fechorías. Una historia que poco a poco se irá desarrollando a través de varios actos que ellos catalogan como eras.

Todo el juego tiene un marcado carácter ecologista. Con una estética que ellos denominan afrofuturista, tendremos que encarar esta negligencia a la Madre Tierra con nuestras escuadras de guerreros. Podremos mover los grupos por cada escenario, cumpliendo los objetivos que cada misión nos encomienda. Desde encontrar al jefe de los cazadores furtivos, hasta pistas que nos lleven al paradero de un animal, o desactivar fuentes de energía para salvaguardar nuestros territorios.

¡Alto, quedas detenido!

A medida que vamos explorando las diferentes áreas de un mapeado, podemos ir encontrando accesorios, monedas y otros objetos que mejoren nuestro estado. Pero también podemos encontrar enemigos. Cuando esto pasa, empezaremos un combate por turnos que es fácil de entender, pero que tiene cierta capa de profundidad.

Los enemigos de We are the Caretakers tienen dos barras de vida. Podemos atacar a su vigor o a su voluntad de una manera muy parecida a lo visto en Rogue Lords, título que también tuve el placer de analizar. Esto nos obligará a tener una escuadra equilibrada, con personajes que sean mas afines al daño de vigor, otros que incidan más en la voluntad, y por supuesto, otros que manejen otras disciplinas como la sanación o el apoyo con potenciadores.

Una vez que hayamos bajado cualquiera de las dos barras de vida, el combate aún seguirá activo. En ese momento de máxima debilidad, tendremos que pensar si apresarle para llevarle a un tribunal, ejecutarle o quitarle todas las pertenencias. Cualquiera de estas acciones genera cierta reputación (positiva o negativa, dependiendo de nuestra elección) que repercutirá a la larga en la historia. ¿Seremos una tribu temida y amenazante, o por el contrario nos ganaremos el respeto de la gente con nuestro trato justo y bondadoso? La personalidad que adquiramos en We are the Caretakers la moldearemos nosotros mismos con nuestras acciones. Y aunque al final las mecánicas no difieren mucho según nuestra moral, siempre es de agradecer tomar distintos bandos.

La moral y ética, delante del juez

Una vez acabada la fase de exploración y combates, toca la gestión en nuestra base. Cabe decir que cuando probé el juego, aún no estaba bien implementados los menús en estas pantallas de gestión. Es evidente que We are the Caretakers es una propuesta que nació en PC. De hecho, lleva mucho tiempo en Early Access en Steam. Se nota que la portabilidad a consolas no se ha elaborado correctamente, y eso dificulta la agilidad y control. Hasta guardar partida es una odisea debido a la mala visualización de los menús.

Si conseguimos familiarizarnos con esa marabunta de pantallas, podremos gestionar nuestros equipos y empezar con los juicios si arrestamos a algún cazador furtivo en la fase previa. Sin que haya mucha profundidad en el sistema de clases, se agradece que haya diferentes roles para nuestros soldados y que puedan ir evolucionando en su rol a medida que ganen experiencia. Y ojo, porque en estos juicios rápidos también podremos realizar sobornos y “chanchullos” quepueden afectar a nuestra reputación. En nuestras manos estará la decisión de ser buena o mala persona.

¿Qué le pasa a este animal?

En conjunto, puede parecer que We are the Caretakers puede ser una propuesta amena, pese a sus fallos. Pero por desgracia, no consigue atrapar. Parte de culpa la tiene un apartado visual bastante pobre, con animaciones muy toscas en combate (y eso que es por turnos) o personajes muy pequeños en los momentos de exploración. Eso sin contar con los problemas de interfaz que he comentado antes.

Las texturas también brillan por su ausencia. Por poner un ejemplo rápido, en nuestro equipo podemos equipar a un Raun, y verlo de cerca en un enfrentamiento contra otros enemigos es toda una experiencia… Y así con todo que esté un pelín más próximo de lo normal. No sé si aún no han terminado de pulir el juego, pero le vendría bien otra capa de texturas y de físicas.

Otro aspecto que puede ser polémico es el exceso de lenguaje inclusivo que quiere ofrecer el juego. Me parece muy bien que traten temas tan importantes como el cuidado de la naturaleza, o que no haya muertes sin sentido y que todo pase a manos de un tribunal. Es un mensaje que no siempre se ve en esté mundo de los videojuegos salvo en casos contados. Pero introducir el lenguaje neutro como “les guerreres detenides”, “une juez” o incluso aplicarlo en animales ficticios como “une Raun” me parece excesivo. Cuesta mucho leer así, y ya no sabes si es un problema de traducción o es hecho adrede por el estudio.

Conclusión de We are the Caretakers

Heart Shaped Games ha querido desarrollar una idea que va más allá del propio videojuego para que nos haga reflexionar sobre el cambio climático y el respeto por la naturaleza. Con una temática que ellos denominan afrofuturista, la propuesta mezcla elementos de gestión de nuestro equipo con exploración y combate por turnos. El resultado podría ser interesante, pero hace aguas por varios lados.

Para empezar, visualmente no da la talla. Hay fallos en las texturas, malas físicas en los combates y repetición de modelados. Si a eso le sumamos una mala interfaz al realizar el port de PC a consolas, la experiencia termina siendo agridulce. Y ojo, porque no todo el mundo estará de acuerdo con el lenguaje inclusivo que quieren verter en todo momento, ya que a veces cuesta leerlo. Esperemos que el estudio consiga arreglar todos los defectos que he mencionado. De ser así, seguro que más de uno quedará atrapado por su historia y sus mecánicas.

We are the Caretakers

19.99€
5

Nota Final

5.0/10

Pros

  • Buen mensaje ecologista
  • Sistema de gestión y exploración fácil de entender
  • Varias clases y tipo de guerreros

Cons

  • Visualmente no da la talla
  • La interfaz en consola tienen que rediseñarla
  • La traducción con lenguaje inclusivo la veo forzada y excesiva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.