Análisis de Verlet Swing para Xbox One

Hoy vamos a analizar físicas, movimiento y probabilidad. ¡Pero también un videojuego! Porque al final es a lo que venimos. Por ende, en esta ocasión, toca hablar de Verlet Swing, una peculiar propuesta de Flamebait Games que nos llevará “del lazo” hacia la zona objetivo si somos capaces de coger su ritmo.

Como el juego en cuestión no dispone de una campaña narrativa al uso, vamos a centrar toda nuestra atención en las mecánicas. Pues de eso va todo, como bien indica su título, el “swing” es la clave para resolver la situación. Más no hablamos de clases de baile sino de balancearse cual Spiderman entre lo que nos rodea, a la par que esquivamos obstáculos.

El “swing” es la clave para resolver la situación

Simulador de balanceo. Con estas palabras podríamos definir Verlet Swing. Pues a través de 100 niveles, diseminados en 5 categorías o agrupaciones, este juego nos lleva por un desafiante periplo de reflejos, creatividad y balanceos. Todos los comandos necesarios están a dos dedos de distancia. Asimismo con pulsar RT disparamos un haz de luz hacia los objetos que nos rodean para acercarnos a ellos mientras nos mecemos con el joystick izquierdo, controlando la cámara con el derecho. Sin embargo no todos los objetos son aptos para engancharnos. Además hay que calcular correctamente donde disparamos. Pues si el objetivo está demasiado distante tocaremos el suelo y si hay obstáculos chocaremos con ellos. Por otra parte el ángulo con el que nos movamos no es algo baladí, pues repercute tanto en la velocidad como en la dirección final. El mejor consejo que puedo dar es que no siempre la vía recta es el camino más rápido, al igual que correr no necesariamente es buena idea.

Hay que mencionar que tocar el suelo o cualquier otro objeto implica la derrota -“¡El suelo es lava!”. Por lo cual calcular cada disparo y escoger en que dirección nos balanceamos es clave para avanzar. Además no siempre esquivamos objetos inertes. Puesto que muchos se mueven coreografiados a nuestro alrededor. Mientras que el escenario tampoco será nuestro amigo precisamente. Cada mapa puede ser desde un puzzle en movimiento a una serie de desvíos y requiebros que superar o avances lineales improvisando puntos de apoyo. Al final nuestro objetivo es simple, atravesar una pantalla para caer sobre una esfera. Asimismo el tiempo que tardemos, la cantidad de disparos realizados y la velocidad alcanzada puntuarán nuestra actuación. Este concepto aumenta la rejugabilidad tanto como nuestra competitividad nos reclame.

¡El suelo es lava!

Verlet Swing no es solo un juego de puzzles en 3D. También es una odisea psicodélica entre el imaginario más perturbador a la par que bello que he visto en un mismo lugar. Porque Verlet Swing mezcla en pantalla todo tipo de objetos reales entrelazados con formas geométricas y animales. A la vez usa una paleta de colores pastel y brillantes muy intimidantes que son capaces de estimular nuestros sentidos mientras fracasamos una y otra vez intentado pasar la pantalla. Considero que esta puesta en escena tan llamativa le da un enfoque más atractivo a un juego, que en su núcleo, se basa en puzzles y físicas. Cabe destacar que la banda sonora es meramente ambiental, aunque es posible que no estemos atentos a la música dada la concentración que exige el propio juego.

Verlet Swing no es solo un juego de puzzles en 3D

A parte del modo de juego principal, tras superar pantallas iremos adquiriendo el acceso libre a rejugarlas en el selector de niveles. Asimismo también iremos desbloqueando diferentes desafíos en el menú equivalente. Entre los desafío podemos encontrar un curioso modo en tercera persona donde al balancearnos vemos una nueva perspectiva con una especie de Dummy. Además los desafíos abren la puerta a repetir los niveles sucesivamente y sin pantallas de carga prácticamente. Algo así como un “level rush”. Y la opción de jugar escenarios concretos eliminando objetos, de manera que es menester calcular mejor el ángulo y velocidad para llegar más lejos sin apoyos.

Sin embargo no es oro todo lo que reluce, pues a Verlet Swing se le nota su origen en PC. Así pues con unos menús que no son lo que cabría esperar para usar con un mando se hace tedioso moverse entre ellos. Por otra parte la propia jugabilidad se ve afectada por la precisión, quizás insuficiente, al apuntar y disparar. Esto es algo que puede llegar a frustrar en un juego que exige decisiones y cálculos tan precisos en algunas ocasiones.

En definitiva, Verlet Swing es un juego divertido y fresco. Una género que no se ve demasiado en consola. De esta forma conseguimos una propuesta que deja de lado narrativas y cinemáticas o modos online en pos de trabajar su punto fuerte, las físicas. Aunque la banda sonora y la adaptación del menú desde PC son algo criticables, el envoltorio visual puede hacernos olvidarlo.

Verlet Swing

14.99
7.1

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

8.0/10

Pros

  • Género fresco en consola
  • Partidas rápidas
  • Ambientación
  • Divertido y ágil

Cons

  • Menús algo incómodos
  • Música genérica
  • No apto para gente con poca paciencia
  • Puede resultar repetitivo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.