El próximo 10 de Abril sale a la venta Vaporum, pero nosotros te contamos nuestra experiencia con este RPG antes de su lanzamiento

Todos los géneros que rodean a los videojuegos han ido evolucionando desde su concepción, de eso no cabe duda. Pero hay géneros que han tenido mucho mayor recorrido, profundidad y ramificación que otros. Hay un aspecto que es de lógica y bien sabido por cualquier jugador, pero que he contemplado muy de cerca cuando he visitado Vaporum, la nueva obra de Flatbot Games. El estudio quiere acercarnos los primeros compases del RPG pero con herramientas actuales, dando como resultado un producto cuanto menos curioso y que detallaremos en el siguiente análisis. Es hora de obviar el camino natural recorrido por el rol para tomar un desvío que nos lleva a la jugabilidad de hace 30 años. Un desvío que sorprenderá a los neófitos del género y gratificará a los jugadores mas experimentados.

Nunca me ha hecho especial gracia el RPG convencional de principios de los ’90, donde manejábamos a una cuadrilla de héroes por pasillos laberínticos repletos de peligros. Puede que sea muy parecido al J-RPG por la disposición de turnos, estadísticas y mejoras de personaje, pero estéticamente nunca me ha llamado la atención y me han parecido que tenían un grado de dificultad bastante elevado. Si, me refiero a obras de la talla de Eye of the Beholder, Dungeon Master o Sword and Serpents que ahora ven florecer de nuevo sus bases instauradas gracias al lanzamiento de Vaporum. Ojo a los navegantes, estamos ante una propuesta muy específica que puede no gustar a todo el mundo precisamente por tomar prestadas estas ideas algo más arcaicas.

En Vaporum encarnaremos a un amnésico protagonista que despierta de su letargo en el lecho de unas rocas, justo en la orilla de una playa. Aparte de las olas del mar, las piedras subyacentes y el contorno de la isla donde ha varado, observaremos una estructura enorme, una especie de faro que parece llamarnos para que entremos. No hay otra opción si queremos conocer el motivo de nuestra falta de recuerdos , por lo que nos veremos irremediablemente obligados a investigar la gran estructura en busca de respuestas.

Sin que lleguemos a entender mucho de lo que sucede a nuestro alrededor, iremos vagando por los pasillos oscuros del recinto hasta dar con la pieza clave que marcará un punto de inflexión en nuestra investigación: los exoesqueletos. Tendremos disponibles cuatro tipos diferentes que condicionarán nuestra forma de jugar: con el exoesqueleto pesado podremos recibir mas golpes, el de asalto tendrá mayor adaptabilidad a los cambios de estado, el tamatúrgico se apoyará en la rama mas tecnológica y el de combate obtendrá una mejora en el poder de ataque. Mas vale que elijamos bien el traje que mejor se ciña a nuestras necesidades, ya que el camino desde ese momento estará lleno de peligros y necesitaremos sacar el máximo partido a las habilidades que presentan las exoarmaduras citadas.

Una vez equipado el exoesqueleto, comenzará la autentica aventura de Vaporum. Ante nuestros ojos, una serie de niveles pasilleros repletos de desafíos nos aguardan, con esa esencia de RPG clásico que he dicho antes. Simplemente con su sistema de movimiento queda claro lo que Flatbot Games quiere transmitir. Nos moveremos por casillas, a base de desplazamientos entre cuadrados simulando la forma de avanzar en los juegos de antaño. Una manera curiosa de manejar a nuestro protagonista, aunque a veces nos puede jugar malas pasadas, especialmente en el combate afrontando a mas de un enemigo a la vez.

Cualquier jugador de shooters en primera persona tiene una manera especifica de jugar, buscando coberturas, atacando cuando la ocasión lo requiere o esquivando lateralmente ataques si el enemigo nos planta cara. En Vaporum todo cambia, y aunque con habilidad y pericia podremos desplazarnos por las casillas de manera rápida, ni de lejos llegaremos a las cotas de agilidad que podemos obtener en un juego de disparos convencional. Las estadísticas, como buen juego de rol, afectan. Es más, no estamos ante un juego de rol por turnos, pero poco queda, ya que cada ataque que realicemos necesitará un tiempo de recarga para poder usarlo de nuevo (y en ese tiempo de carga es cuando nuestro oponente querrá realizar su acometida, claro está). Deberemos equiparnos de manera adecuada, sopesar el combate que tenemos delante, prever posibles trampas y aguantar como un jabato las embestidas y daños ocasionados por el adversario. Que para eso tenemos una exoarmadura, digo yo.

Hay ciertos elementos que pueden recordar a sagas mas modernas. En ocasiones he tenido ciertas reminiscencias a Bioshock, ya no sé si por la exoarmadura que puede recordarme al Big Daddy, por los oscuros pasillos que esconden secretos y diarios del personal que allí hacían su vida, o puede que algo de culpa resida en la tecnología que tenemos a nuestra disposición (una especie de plásmidos pero mas básicos). Existen una serie de poderes que iremos desbloqueando según vayamos avanzando en la aventura, siendo el primero la capacidad de controlar la electricidad, aunque luego extenderemos la lista de “magias”, pudiendo controlar elementos como el fuego o el ácido. Habrá que tener cuidado, porque ciertos enemigos también tendrán ciertas habilidades únicas que tendremos que contrarrestar.

El toque “viejuno” no solo lo transmite la forma de desplazamiento o el combate desfasado que acabo de describir. Todo huele a clásico, tanto la disposición de escenarios, los puzles que allí nos encontramos y elementos como la búsqueda de llaves que nos permiten acceder a otras salas.  Eso si,lo que en una primera instancia puede resultarnos nostálgico y perteneciente a una época ya pasada, luego se convierte en una travesía algo mas tediosa. La torre donde nos encontramos no deja mucho lugar a la imaginación, con pasillos idénticos que no llaman para nada la atención. Sobra mucha sobriedad y faltan mas elementos en pantalla. Algo que defina cada fase, o al menos faltan habitaciones mas grandes con mas objetos con carga narrativa (que las hay, pero a cuentagotas). Todo huele a clásico…pero el olor a naftalina llega hasta el cerebro. Por cierto, el juego está traducido en español, un gesto muy de agradecer en este tipo de propuestas.

 
 

Conclusión

Vaporum ha nacido para retrotraernos a una bonita etapa del genero RPG, con elementos muy característicos cono el desplazamiento por casillas, la búsqueda de llaves y resolución de puzles hechos “a la vieja escuela”. Esto no supondría ningún problema, y se quedaría en un gran guiño al género si no fuera por ciertas carencias que entorpecen su ejecución. La narrativa languidece debido al excesivo uso de pasillos vacíos, los combates contra mas de un enemigo no son muy satisfactorios y la conversión del juego a consolas de sobremesa no acaba de estar bien inplementada. Pese a esos fallos, sin duda estamos ante un RPG en primera persona muy diferente, y es una alegría contar con estas propuestas en Xbox One.

Vaporum

24.99€
6.8

Gráficos

6.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Es agradable volver a mecánicas ya oxidadas
  • Gran variedad de exoesqueletos y armas
  • Textos en español

Cons

  • EL movimiento de casillas puede comprometernos en más de una ocasión
  • Escenarios muy repetitivos
  • La historia no acaba de enganchar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.