Análisis de Unto The End para Xbox One.

Al iniciar un videojuego es muy habitual pasar por una serie de fases antes de empezar la aventura como tal. Las más típicas son la regulación de la luminosidad, las advertencias de que los sucesos que se narran no son reales o esos gigantescos textos de términos y condiciones que hacemos como que leemos pero que aceptamos cuanto antes para comenzar con la diversión. En Unto The End no es así.

Aquí el único mensaje que nos dan los desarrolladores es que el combate está hecho así adrede y que esto no es un juego al uso. Que olvidemos todo lo que conocemos porque aquí las cosas son distintas. Y cuánta razón tienen. En este análisis de Unto The End os contaré cómo este desafiante juego me ha hecho sufrir como ningún otro con sus mecánicas de combate y maravillarme, a partes iguales, con su historia y su precioso estilo visual.

También te puede interesar: Unto The End y otros cinco videojuegos llegan a Xbox Game Pass

Unto The End. Lucha para volver a casa

Lo primero que hay que decir de Unto The End es que no es un juego fácil de catalogar dentro de un único género. El título desarrollado por 2 Ton Studios tiene la esencia de un videojuego de plataformas, pero también comparte muchas características del género de acción y aventura, diría que casi incluso de exploración.

Unto The End historia

La aventura nos pondrá en la piel de un cazador, que se despide de su familia (mujer e hijo) y se marcha a cazar en medio de un paraje helado. Pero, lamentablemente, en mitad de la persecución de una pieza de caza en las montañas, nuestro héroe caerá por un agujero oculto por la nieve y se verá perdido, en mitad de unas interminables cuevas congeladas. A partir de aquí nuestro objetivo será volver a casa de una pieza. Pero no os confiéis, pues sobrevivir no será tarea sencilla.

Un entorno más que hostil

No exagero si os digo que al empezar este juego tardé media hora en vencer a los dos primeros enemigos que encontré en el camino. Es probable que mis reflejos con el mando no sean algo digno de admirar, pero me suelo defender bien en juegos difíciles. Unto The End me ha enseñado que todavía me queda mucho por aprender.

De primeras, sobre todo si hacemos el tutorial, las mecánicas de combate nos resultarán medianamente sencillas. Con el joystick izquierdo podremos cubrirnos, si tenemos nuestra espada desenfundada, moviéndolo arriba o abajo dependiendo del ataque enemigo. Con el botón (X) realizaremos un ataque bajo y con (Y) uno alto. Que acertemos o no dependerá de si el enemigo tiene un arma con la que protegerse o no. Por otra parte, también podremos rodar con (B) para evadir o empujar a nuestro adversario con [RT] para que caiga al suelo y asestarle un golpe casi mortal. Aparte de nuestra espada y una antorcha para iluminar el camino, también tendremos una daga que podremos lanzar con [RB] para activar trampas o cortar cuerdas. Eso sí, luego habrá que recogerla.

Unto The End combate

Hasta aquí todo bien, pero cuando os veáis rodeados por dos o más de las criaturas que intentarán acabar con vosotros, toda la teoría se irá al traste y tendréis que poner los 5 sentidos en la lucha si no queréis morir una y otra vez.

Por si fuera poco, a lo largo de nuestro camino de regreso a casa nos toparemos con infinidad de trampas mortales, enormes rocas que se desprenden o bordes de precipicios que se vienen abajo cuando ponemos un pie encima tras saltar.

Abrumador realismo

Otro de los aspectos que añade todavía más dificultad a Unto The End es su impresionante realismo tanto en los combates como en el movimiento de nuestro personaje.

Si bloqueamos bien las arremetidas del adversario lo dejaremos descubierto para asestarle un golpe crítico. Pero una mala cobertura que suponga dos o tres golpes de nuestro enemigo servirá para acabar con nuestra vida o, como mínimo, hacer que nos desangremos en la nieve hasta morir o quedar indefensos para que nos rematen. Por ese motivo en muchas ocasiones habrá que huir para salvarse. Si hay algo que me han enseñado videojuegos difíciles como Dark Souls es que la mejor defensa es una buena evasión.

Unto The End realismo

Afortunadamente, el juego brinda ciertas zonas seguras que, si sabemos aprovechar, nos permitirán avanzar un poco más. En la oscuridad encontraremos algunas hogueras donde podremos calentarnos y fabricar pociones curativas con ingredientes que encontremos del entorno, curarnos las heridas o arreglar la armadura. Esta, por cierto, no es indestructible y se romperá más o menos dependiendo del grado de mejora.

Unto The End hoguera

La exploración será clave. Indagar en cuevas subterráneas, inspeccionar los cadáveres de las bestias que matemos o rebuscar entre escombros nos proporcionará recursos como hojas, palos, pieles o huesos que nos serán de gran utilidad. Incluso, si tenemos suerte, encontraremos cascos o protecciones que nos permitan resistir algún que otro envite más.

Naturaleza minimalista e inmersiva

Unto The End tiene un apartado artístico que enamora con su minimalismo. No es un videojuego que presuma de unos gráficos 4K ni de alto realismo, realmente no lo necesita. Con un sencillo estilo visual, el título nos deleita con preciosos parajes nevados donde, de vez en cuando veremos de fondo manadas de ciervos, o atardeceres que nos dejarán con la boca abierta.

Unto The End apartado artístico

Tampoco encontraremos ningún indicador en pantalla ni interfaz (a excepción del menú que aparece al abrir nuestro inventario). Es más, nada más iniciarse el juego aparecerá el título y ya nos podremos mover. No encontraréis ni ranuras de guardado ni nada por el estilo entre medias.

Esto, por supuesto, también está creado a posta para hacernos sentir una experiencia mucho más inmersiva. Y la verdad es que funciona. Por el camino Unto The End os va a sorprender con muchas y variadas situaciones en las que no todo es lo que parece. El propio juego os exigirá lo mejor de vosotros, no solo en el combate, sino también midiendo vuestra inteligencia y capacidad de toma de decisiones en momentos clave.

Unto The End elevador

El apartado sonoro también está a un gran nivel, con muy buen sonido ambiente que nos mete de lleno en la acción. El juego no está doblado porque le basta con la gestualidad de sus personajes para contar su historia y transmitir los sentimientos de cada uno de los protagonistas. Además, las melodías que aparecen de vez en cuando son bastante sensoriales y casan a la perfección con el juego.

En definitiva

Unto The End es un juego diferente a todo lo que hayas visto. Una propuesta tan minimalista visualmente como desafiante en sus mecánicas, no aptas para todo el mundo. El título de 2 Ton Studios lleva el realismo del combate al máximo nivel, haciendo de este todo un reto que resulta gratificante con cada victoria. En ciertos momentos os parecerá frustrante, pero este sentimiento de impotencia solamente es parte de un hermoso viaje. Si te lo tomas con la suficiente calma, paciencia y te concentras en dominar su combate y su gestión de recursos, podrás descubrir una historia fabulosa (aunque corta) que no se cuenta con palabras, sino solo con su genial estilo artístico.

Unto The End

24,99 €
9

9.0/10

Pros

  • Emotiva historia
  • Impresionante realismo en las mecánicas de combate y movimiento
  • Apartado visual sencillo pero hermoso
  • Inmersión total pero...

Cons

  • ... a veces la poca interfaz nos hará sentir perdidos
  • Corta duración

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.