Si eres de marcar estrategias en juegos de conducción, o te apasiona en mundo de los relevos con toques de pintura por el recorrido…¡Entonces Trailblazers es tu juego!

Los interesados que ya hayan visto algún trailer de Trailblazers ya saben la fuente de inspiración del juego. No estáis equivocados, ya que el título desarrollado por Supergonk y Rising Star Games bebe directamente de Splatoon, la franquicia de Nintendo donde la pintura cobra un significado  especial, con la salvedad de que en vez de disparar al equipo contrario, disputaremos frenéticas carreras con todo tipo de pilotos de lo mas variopintos. Por supuesto, todo esto es solo el principio, así que te invitamos a leer nuestro análisis para que sepas la “pinta” este curioso titulo independiente.

Partiendo de una base completamente arcade, Trailblazers nos propone carreras donde la estrategia sobre la pista cobra un significado importante. Gracias a nuestra habilidad de poner estelas de pintura por el recorrido, nuestro vehículo (y cualquiera que sea afín a nuestro color) conseguirá un aumento de velocidad que deberemos utilizar si queremos ser más rápidos que nuestros rivales. No todo será destreza a la hora de “dibujar” las curvas a velocidades de infarto, sino que tendremos que usar nuestra cabeza para dosificar muy bien la pintura restante, ya sea para empalmar diferentes estelas con cada vuelta y conseguir un impulso extra, o directamente fastidiando al oponente imponiendo nuestro color sobre el suyo, cortando su impulso de raíz.

Trailblazers cuenta con varias modalidades de juego, como las típicas carreras personalizadas y un modo online el cual no hemos tenido la oportunidad de probar por falta de usuarios. Así que si optáis por haceros con el juego, mas vale que apalabréis con un amigo disputar esas carreras multijugador, o si no optar por la campaña principal, bastante completa pese a ser un titulo de conducción. Empezaremos la historia con Jet Stream, una piloto aprendiz que pretende hacerse con el torneo Trailblazers, aunque para poder optar al primer puesto deberá superar al campeón del campeonato, el egocéntrico Lucas . Por suerte nuestra protagonista no estará sola en su ambición, ya que irá contando con varios compañeros de equipo dispuestos a echar un cable en cualquier momento.

Pese a que comenzaremos los primeros compases con Jet Stream, pronto alternaremos el control de otros pilotos, cada uno con sus propias estadísticas de estela, turbo y pilotaje . Este método de introducir a los pilotos en el modo historia y poder manejarlos vendría de perlas como “tutorial” para su modo online (de una forma parecida a lo visto en Injustice: Gods Among Us) pero lamentablemente la ausencia de usuarios no permite disfrutar mucho de esa faceta del juego. Aun con este problema, nos queda una campaña fresca y variada debido a los diferentes objetivos que se nos asignarán. En total tendremos 72 eventos, cada uno con diferentes pruebas a superar, que comprenden retos como superar tiempos, derribar al rival un numero determinado de veces, conseguir cierta puntuación al final de la carrera, etc. Cada objetivo superado nos otorgará una ficha de estela, y os aseguramos que conseguir todas estas fichas será un reto de lo mas desafiante.

No todo será llegar primero a la linea de meta, sino que en algunas pruebas deberemos obtener la mejor puntuación de equipo, basada en los puntos de pintura obtenidos, turbo y energía. Todo un desafió en parte acrecentado por un control que no responde como es debido. El movimiento del vehículo es correcto, pero otros aspectos chirrían y pueden fastidiarnos alguna que otra carrera, como por ejemplo la sensibilidad del freno, que si lo apretamos mas de la cuenta puede ocasionar que demos algún trompo inesperado. Justo en el caso contrario también existe una situación incómoda, y es que si tomamos una curva mas rápida de lo normal, podemos acabar estampado sobre un guardaraíles y quedarnos pegados hasta que no volvamos a tomar una recta. Pequeños detalles que para nada rompen el juego, pero que empañan el resultado final y que en carreras de puntuación pueden hacer que sea la diferencia entre quedar primero o segundo.

Graficamente encontramos un producto con unas cotas de producción notables, con escenarios repletos de colorido y una fluidez muy correcta pese a todos los objetos en pantalla. Salvo por los dos pequeños puntos de su control mencionados, el resto de físicas funcionan bien, y ojalá en algún futuro implementen una mejora para Xbox One X, donde el juego ganaría muchos enteros gracias a su resolucion 4K y HDR.

Tampoco podemos olvidar el gran trabajo sonoro que hay detrás. Encontraremos canciones clásicas de los años ’60 y ’70 pero con arreglos actuales, creando un resultado de lo mas llamativo. Ademas, el corte alegre que poseen, junto con esos mapeados tan llamativos casan a la perfección y propicia un ambiente propicio para disfrutar estas alocadas y coloridas carreras. El modo campaña posee muchos diálogos antes y después de cada carrera, y que vengan completamente traducidas y localizadas a nuestro idioma es otro punto a favor que tenemos que sumar.

Conclusión

Las carreras que encontramos en Trailblazers se ganan con reflejos…y con cabeza. La idea de crear estelas de colores por el escenario puede ser chocante al principio, pero una vez que se aprende la mecánica, disfrutaremos gustosamente fastidiando a los rivales o “pintando” nuestra ruta ideal. Aunque tenga algún defecto en su control, las mecánicas jugables cumplen notablemente generando horas y horas de contenido gracias a su modo campaña. Lastima que en su faceta online encontramos a tan poca gente, aunque esperamos que con el tiempo este problema se subsane.

 

Trailblazers

29.99€
7.8

Gráficos

7.5/10

Sonido

9.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Un Splatoon con coches
  • El componente estratégico de las carreras
  • La música es puro amor

Cons

  • No hay nadie en su modo online
  • Algunas físicas nos juegan malas pasadas
  • Falta una mejora para Xbox One X