Correr o construir. Tú decides qué es lo que más te gusta

Nota del autor: El juego actualmente sólo aparecerá en PC, pero resulta interesante poder ofrecer unas impresiones del título por si en un futuro apareciese en consolas de nueva generación. Con una propuesta muy similar tenemos en consolas TrackMania Turbo, que recoge toda la esencia del juego que analizamos hoy. Perdonad las molestias y espero que os guste el análisis.

La insistencia de algunos estudios por pulir sus juegos entrega tras entrega requiere una entereza titánica que otras compañías no son capaces de conseguir. En ocasiones, esta fe ciega por su propuesta se hace más cuesta arriba cuando hablamos de los eSports, competición online y todo lo que ello conlleva. Ubisoft Nadeo da un paso atrás… pero solo para coger carrerilla a la hora de impulsarse con un reboot que los amantes de la velocidad aceptarán con los brazos abiertos. Bienvenidos a la competición. Bienvenidos a Trackmania.

La esencia pura por la competición

Para quienes no sepan nada sobre esta saga de carreras, puede que TrackMania sea la mejor puerta de acceso que vayan a encontrar actualmente. Este título se trata de un reboot de Trackmania Nations, lanzado allá por el año 2006 y con las mejoras oportunas para disfrutarlo como es debido a día de hoy. Al igual que en anteriores entregas, competiremos en circuitos creados tanto por el estudio como por otros jugadores con el fin de alzarnos con la victoria en una sucesión de ligas y eventos. La gracia principal del juego reside en que, pese a contar con otros adversarios en pantalla, nuestro enemigo a batir en todo momento será el cronómetro. Para ganar tendremos que ser los más rápidos, y para ello tendremos una cantidad concreta de tiempo para conseguir la carrera perfecta. Un prueba y error en cada carrera hasta conseguir la vuelta perfecta.

¡Soy el hijo del viento! (y del asfalto…)

TrackMania no se complica en absoluto. Es un título accesible para todo el mundo, ya seas experto en la conducción o nuevo con este tipo de experiencias. Simplemente podremos acelerar o frenar, aunque para ganar tendremos que rascar segundos en cada trazado, cada curva y cada segmento si queremos que nuestro nombre aparezca en el podio. No es tarea fácil. El juego ni siquiera salió a la venta cuando lo analicé y ya había verdaderos ases de la velocidad haciendo tiempos muy locos. La gente dará lo mejor de sí en cada circuito, y en ocasiones los puestos en la clasificatoria final se decidirán por décimas de segundo. Por supuesto, esta exigencia a la hora de completar los trazados no viene de ahora, ya que la saga TrackMania (y este en particular) lleva muchos años en el mercado y hay auténticos fans alrededor de cada entrega demostrando en los campeonatos virtuales su valía a los mandos del bólido.

Coches de juguete, carreteras de plástico

Debido a la condición de reboot (o reinterpretación) que tiene TrackMania, junto con su exigencia online o la propia elaboracion de los escenarios, gráficamente no estamos ante un juego que luzca espectacularmente bien. Eso si, se ve todo muy claro, sin distracciones, y los pocos elementos decorativos y luces que encontramos a nuestro paso no desentonan en absoluto. Todo esto, al igual que ocurre con la música, contiene un carácter sintético, con la sensación de ser artificial, pero muy bien llevado y enfocado a las carreras competitivas. Y ojo, a constantes 60fps.

Habrá cuatro tipo de terrenos, cada uno con sus particularidades. Pasando por el clásico asfalto, nos ensuciaremos por terrenos de tierra batida, sentiremos como nunca antes los trazados de goma e incluso nos veremos las caras con placas de hielo. Que no os engañen estos cambios de pista, ni la posibilidad de que nuestro bólido pueda planear, recoger turbos o hacer saltos imposibles. Como he dicho al comienzo de este análisis, no hay competición directa con el rival por lo que no habrá choques contra otros adversarios, ni power-ups que desequilibren la balanza, ni nada de ese estilo. Tramos locos, todos los que quieras, incluso loopings imposibles. Pero nuestro mayor enemigo es el tiempo y nuestra habilidad con el mando.

A ver quien hace la pista más loca

Como he comentado antes, la creación y diseño es una parte fundamental en TrackMania. Sin ir mas lejos, yo que no suelo entretenerme mucho editando escenarios, ni personajes ni tuneando coches, estuve más de una hora confeccionando un trazado súper chulo (si no me creéis, buscadlo: se llama Comunidad Xbox). La accesibilidad tan buena que tiene, junto con la variedad de trazados pueden ofrecernos multitud de circuitos, a cada cual mas interesante. Si somos de esos usuarios que no acaban de cogerle el punto al diseño y personalización de niveles, no pasa nada. Siempre podemos visitar los circuitos de otros usuarios. Ojo, que ya hay cosas tan interesantes como la recreación de circuitos de Mario Kart y otras pistas ambientadas en videojuegos o competiciones como la Nascar.

Un club para gente selecta

Aun es pronto para analizar el impacto que va a tener el juego dentro del mundo de los eSports. Incluso si pasase una semana después del estreno de TrackMania, no sería lo suficiente para valorar ese apartado. Habrá que ver con el tiempo el feedback de los fans, su respuesta ante los campeonatos o incluso como funcionan las ligas multijugador que ya empiezan a calentar motores en el propio juego. La base está muy bien cimentada, con suficientes opciones para tener una experiencia online muy agradable, e incluso tendremos la posibilidad de crear nuestro propio club o unirnos a los ya existentes. El único aspecto negativo que encuentro es no poder enfrentarnos a los rivales directamente y simplemente a sus fantasmas. Ese es un problema menor… pero hay otro mayor. Existen tres accesos al juego aparte de su edición gratuita. Estos accesos desbloquean apartados antes citados, como la posibilidad de crear clubs, customizar tu coche, acceder a eventos diarios, etc. Pues bien, la compra de estos accesos es temporal, y si desembolsas 30€ para acceder a la mejor opción que existe hoy en día, solo estará disponible un año. Luego otra vez a pasar por caja.

Conclusión

No todos los juegos de conducción nos ponen al volante con otros coches en carreras disparatadas, y Ubisoft Nadeo ha sabido verlo. En este reboot que se han marcado, el estudio busca la competición por los tiempos realizados, en carreras que no se basan en chocar los chasis entre bólidos, sino en arañar segundos en cada segmento recorrido. El editor de pistas es muy completo, y seguro que en un futuro vemos creaciones de lo mas originales y ambiciosas (de hecho, ya hay cosas interesantes). Lástima que el acceso a las suscripciones sea temporal, y que no haya modos donde el “contacto físico” con otros jugadores esté presente. Veremos qué tal reaccionan los fans de la franquicia ante esta entrega, y también estaremos atentos por si al final el juego aparece en alguna de las consolas de Microsoft.

Trackmania

8

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

8.5/10

Pros

  • Jugabilidad final y apta para todo el mundo
  • Horas infinitas de diversión gracias a la comunidad y sus creaciones
  • Es free to play...

Cons

  • ... aunque para acceder a todas las opciones tienes que pasar por caja todos los años
  • Faltan más modos de juego
  • Los escenarios no difieren mucho entre ellos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.