Un dedo para gobernarlos a todos

Empezar desde cero en una ciudad nueva nunca es fácil. Toca buscar trabajo, crear un nuevo círculo de amistades, conocer bien los recovecos y entresijos que tienen las calles del barrio… un rollo. La cosa cambia si eres un noble adinerado. Puede que “tus tierras” sean diferentes, pero los lacayos y aldeanos obedecerán y cumplirán con sus obligaciones de la misma manera. Un gustazo. Eso si, los problemas van a seguir estando presentes: falta de materiales, problemas debidos a inclemencias meteorológicas, asedio de los enemigos, y un largo etcétera al que deberemos poner solución. Eso mismo es lo que viviremos en Townsmen: A Kingdom Rebuilt, la última obra de HandyGames que salta de los dispositivos móviles para aterrizar en consolas.

Siente el edificio. Sé el edificio

Mas vale una imagen que mil palabras, y viendo las capturas que acompañan al análisis nos haremos pronto a la idea de lo que nos vamos a encontrar en Townsmen: A Kingdom Rebuilt. En nuestras manos tenemos un juego de gestión de nuestra ciudad. Cabe destacar que, a diferencia de otros títulos del mismo género, en esta ocasión toda la acción (cámara incluida) se centrará en el crecimiento y desarrollo que tendrá nuestra urbe. De hecho, nosotros en nuestro papel de noble no controlaremos de forma directa a los súbditos, sino que manejaremos y distribuiremos los edificios que vayamos levantando. Un cambio de concepto que aporta un toque original por un lado, pero que lastra otros problemas por otros motivos.

Construyamos sin prisa y con calma

Las cadenas de producción serán uno de los puntos clave del juego. Tendremos la nada despreciable cifra de 150 edificios distintos para colocar en nuestros terrenos, pasando por las típicas casas para nuestros aldeanos, así como fábricas, molinos, tiendas o defensas. Habrá que tener todo en cuenta si queremos que nuestros ciudadanos estén felices, no pasen hambre… o no estiren la pata. Por ejemplo, para crear pan primero habrá que recolectar el trigo, luego llevarlo al molino, después llevarlo a la panadería para su elaboración y luego depositarlo en el castillo para almacenarlo. Si esta cadena se rompe… empiezan los problemas. Y los hay, de eso ya se encarga el juego.

¿Dónde he visto este juego antes? (y gratis…)

Pese al equilibrio que podemos llegar a alcanzar, siempre habrá algún evento que nos haga la puñeta. Desde avalanchas de nieve, tormentas de rayos, epidemias que arrasan con nuestra población, sequías, incendios… Son muchos los problemas que pueden recaer sobre nuestra ciudad, aunque nuestro peor enemigo será otro: el tiempo de construcción. Construir es eterno, y aunque pongamos la velocidad de juego cinco veces mas rápida a nuestros ciudadanos les costará sudor, sangre y lágrimas acabar sus proyectos. Hay que entender que Townsmen: A Kingdom Rebuilt proviene de dispositivos móviles, y eso hace que el concepto de mecánicas cambie completamente. Lo que en un móvil supone partidas rápidas y concretas de camino al trabajo, en consolas implica permanecer delante de la pantalla mucho más tiempo viendo la vida pasar.

Las limitaciones del juego no acaban ahí. Los escenarios (pese a que hay tres tipos de tamaño) son muy parecidos entre sí. No podremos rotar la cámara, y esto puede generar problemas ocasionales colocando edificios o buscando aldeanos, y los controles, pese a que funcionan de manera notable con mando, se notan que están preconcebidos para un uso táctil. Al menos hay muchas pantallas a nuestra disposición, cada una con sus propios objetivos principales y secundarios. Además, esta versión de Townsmen: A Kingdom Rebuilt nos brinda su DLC llamado The Seaside Empire, que profundiza en opciones y nos permite comerciar por mar, aparte de contar con nuevos elementos decorativos .Y si aún tenéis ganas de más, siempre podéis lanzaros al modo Sin Fín donde podéis pasar las horas muertas construyendo una ciudad a vuestro antojo.

Conclusión

Townsmen: A Kingdom Rebuilt no es un juego que revolucione el género, pero si que puede ofrecernos un buen puñado de horas de entretenimiento si somos amantes de los títulos de gestión. Manejar la ciudad que gobernamos será una tarea lenta, minuciosa y que habrá que controlar en todo momento para que las cadenas de producción no se desequilibren. Su principal problema es que el título de Handygames proviene de dispositivos móviles, por lo que la filosofía jugable, limitaciones técnicas, precio y variación de escenarios son los que son. Ojalá esta versión de sobremesa sirva para que el estudio piense en una continuación más acorde al usuario de consola.

Townsmen: A Kingdom Rebuilt

29.99€
6.1

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Controles sencillos y bien adaptados al mando
  • Tutorial muy agradable
  • Textos en español

Cons

  • La velocidad de contrucción desespera
  • Tiene limitaciones gráficas y técnicas
  • Su precio es abusivo si lo comparamos con su versión en móvil, que es gratuito (aunque con anuncios)

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.