Vive el ritmo del funk con ToeJam & Earl: Back in the Groove! , la vuelta de los alienígenas más bailones de la galaxia dispuestos a rememorar sus grandes hazañas.

La nostalgia está de moda. Lo vemos todos los días en las tendencias “vintage”, en accesorios, remasterizaciones de todo tipo, libros que hablan sobre lo bonito que fue a EGB y cómo no, en el mundo de los videojuegos. Sin ir mas lejos, la semana pasada analizaba un título que se inspiraba al completo en la era de la gloriosa Game Boy y que lanzaba un puñetazo cubierto con nostalgia directo al estómago. Pues bien, si tuvimos ese puñetazo bien cargado de recuerdos hace unos días, ahora toca un revés que los fans de MegaDrive recibirán con mucho gusto. Una de las mayores bizarradas lanzadas en la consola de Sega allá por el año 1991 vuelve a ritmo de Funk y Hip Hop. No podían ser otros: nos referimos a ToeJam & Earl.  

El culpable de este regreso inesperado (bueno…no tan inesperado si fuiste backer en su campaña de Kickstarter) ha sido por culpa de HumaNature Studios, compañía que quiere que volvamos a vivir una experiencia tal y como fue hace (casi) 30 años. Para ello, han desarrollado ToeJam & Earl: Back to the Groove! , que como su propio nombre deja entrever, trae de vuelta a estos dos extraterrestres bailones con unas mecánicas jugables que a día de hoy siguen siendo muy distintas a lo que estamos acostumbrados. Por supuesto, hay pequeñas modificaciones y mejoras tanto en lo visual como en lo técnico, así como una mayor variedad de enemigos y situaciones para que el juego no caiga en monotonía enseguida. Venga, estas a tiempo. Antes de seguir con el análisis, saca “tu loro” del trastero, pon una cinta de Stevie Wonder y deja que tu esqueleto se mueva al ritmo de las palabras.


Greg Jonhson, co-creador de la franquicia y maestro del funk mas sideral, vuelve a la carga repitiendo la misma propuesta que vimos en la entrega primigenia, optando por una aventura isométrica donde la exploración es la base principal, aderezado con tintes rogue-like que lo hacen muy rejugable. La historia sigue por los mismos derroteros, con la excepción de que ya no son solamente la pareja que conocemos, sino que esta ocasión vienen acompañados por Latisha y Lewanda, amigas que tuvimos el gusto de conocer en ToeJam & Earl III: Mission to Earth (juego lanzado exclusivamente en la Xbox original con resultados notables). Un aterrizaje forzoso en el planeta Tierra provoca que nuestra nave se rompa en mil pedazos, con la única tarea de buscar y rebuscar por cada nivel las partes esparcidas para poder asemblarlas de nuevo y huir de ese esperpéntico lugar. Cómo no, la misión no será fácil, ya que seremos asediados, perseguidos y presionados por una fauna y flora terrícola de lo mas dispar.

Parte principal del éxito del primer ToeJam & Earl precisamente proviene del humor que desprendían sus protagonistas, enemigos y situaciones que sucedían entre ambas partes. Es imposible no quedarse atónito la primera vez que somos atacados por un Cupido con ganas de liarla parda, cuando presenciamos a un fanático de la vida extraterrestre que nos perseguirá gritando allá por donde pisemos o cuando seamos abducidos por el canto de una sirena. Por suerte, en ToeJam & Earl: Back in the Groove! no todos los terrícolas tienen esas malas intenciones, sino que habrá otro tipo de “tarados” que nos ayudarán de una forma u otra a recomponer nuestra nave.

Aparte de esta ayuda adicional, otro de los factores que hicieron grande a la primera entrega y que, por supuesto, se mantiene aquí son los regalos sorpresa que iremos descubriendo… y experimentando. Cada paquete esconde en su interior una habilidad, característica o castigo, que no revelaremos hasta que no abramos el primero de su tipo. Esto crea un factor sorpresa muy agradable, ya que en muchas ocasiones tendremos que tomar la iniciativa y “hacer de conejillo de indias” con regalo para saber qué esconden. Tendremos de todo: desde muelles que nos elevan por los aires en cada salto, tomates con los que disparar a los enemigos…o flatulencias que nos harán invisibles como si fuera la bomba de humo de un ninja. Conocer la mayor cantidad de estos paquetes es una estrategia buena, especialmente a la hora de encarar las ultimas pantallas, donde cualquier ayuda es bien recibida, o al contrario, para evitar cualquier traba y complicación en los momentos de mayor desafío.


Todo el sistema de niveles es procedural, por lo que mas vale escudriñar a fondo cada rincón cada vez que comencemos una partida nueva. Como suele pasar en este tipo de juegos, las primeras etapas de la aventura no dejan de ser una toma de contacto asequible para cualquier jugador, pero a medida que vamos cogiendo los ascensores que nos transportan a la siguiente pantalla, todo va resultando mas complejo y desafiante: habrá más trampas, mayor cantidad de enemigos, menos comida con la que recuperar salud y mucho mas estrés por recoger la ansiada pieza que correspondiente y echar por patas hasta el próximo nivel. La preparación es sinónimo de éxito, y en ToeJam & Earl:Back in the Groove también cuenta mucho la experiencia ganada. Cada zona del mapeado explorado, cada pieza de la nave recogida y en ocasiones algún que otro regalo o actividad secundaria (como el baile) nos otorgará puntos de experiencia, que a su vez se podrán canjear en mejoras de nuestro protagonista en más vida, mayor velocidad, tamaño del inventario, la suerte, etc. Ni que decir cabe que intentar mejorar al máximo a nuestro extraterrestre nos facilitará las cosas.

Donde caben dos caben cuatro. Eso habrá pensado HumaNature Studios a la hora de introducir el modo cooperativo en ToeJam & Earl: Back in the Groove!. Si ya jugar en solitario es entretenido, disfrutar del titulo en compañía hace crecer exponencialmente la diversión. Ademas, no hace falta que sean amigos del Live ni nada por el estilo. Cualquiera puede unirse a nuestra “fiesta”, y gracias a la pequeña rueda de comandos habilitada para la ocasión, sera relativamente fácil comunicarse con el resto de la escuadra. Sin lugar a dudas, con compañeros es de las formas mas agradables y bonitas de disfrutar con la exploración que ofrece el juego.

No, no nos hemos olvidado de otro factor muy importante en ToeJam & Earl que mas vale que mencionemos. La música es un envoltorio de oro que prácticamente otorgará todo el “flow” al juego. Hasta tal punto es importante este apartado en la franquicia, que aun resuenan en mi cabeza ciertas melodias funk de la primera entrega que vuelven a despuntar  casi 30 años después,aunque retocadas y rediseñadas, claro está. Las transiciones entre pantalla y pantalla, los acompañamientos sutiles cuando deambulamos en busca de las piezas o los enfrentamientos rítmicos a base que QTE son ejemplos de la calidad sonora que atesora el juego. Puede que no llegue a un nivel de excelencia, porque es cierto que ninguna canción se llega a quedar en tu cabeza, pero si que hay suficiente variedad y calidad como para nunca caer en una monotonía musical constante. Ademas, nada mejor que acompañar los ritmos del funk  hip-hop con comentarios completamente traducidos al español. No podemos tener ninguna queja en este aspecto.

Y al igual que hemos obtenido una mejora sonora , tenemos que comentar tres cuartos de lo mismo en lo que se refiere a su apartado gráfico. En esta ocasión, dejamos los píxeles que hacían acto de presencia en los tiempos de Mega Drive para adentrarnos en un dibujado mas fino, una especie de cell-shading muy sutil (con alguna textura tridimensional como el propio terreno donde pisamos) que le otorga un aire muy animado tanto a escenarios como a personajes, y que casa muy bien con el tono colorido que ofrece el juego. Al final, los usuarios que disfrutaron hace casi 30 años de ToeJam & Earl verán un cambio evolutivo lógico, pero respetando mucho la personalidad de la versión original.


Conclusión
ToeJam & Earl: Back in the Groove! vuelve a la carga para traernos el funk y el flow que experimentamos hace casi 30 años con la salida de la entrega original. Salvo por los lavados gráficos y sonoros que se han realizado, todo se respeta para que la vuelta a las andanzas de estos dos extraterrestres sea lo mas fidedigna posible,incluso mejorando en ocasiones el original gracias a las mejoras del cooperativo habilitado para hasta cuatro jugadores. Sigue siendo un juego raro, una bizarrada que muchos verán sin pies ni cabeza. Puede ser que sea complicado entrar en las mecánicas que ofrece si nunca has jugado al primer ToeJam & Earl, pero con paciencia e insistencia al final uno acaba cogiendo cariño a estas criaturitas. Para quienes conozcan la franquicia, no hace falta que les cuente nada…ToeJam & Earl en estado puro.

 

ToeJam & Earl: Back in the Groove!

19.99€
7.6

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

7.5/10

Pros

  • Recoge completamente la esencia del original
  • Cooperativo hasta 4 personas
  • La música sigue estando a un buen nivel

Cons

  • Sigue teniendo unas mecánicas jugables algo difusas
  • Echamos en falta más mini-juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.