Análisis de Titan Quest, querer volar sin aprender a caminar

0

Tras su debut en el año 2006 exclusivo en PC, Titan Quest llega a las consolas de última generación con un lavado de cara gráfico

THQ Nordic nos trae de vuelta el conocido Titan Quest y esta vez abarca también las consolas de última generación, aunque no presenta ninguna corrección o adaptación a la generación actual. Transmite la sensación de que se ha cogido el producto tal cual estaba en 2006 y así se ha llevado a consolas, lo cual es bastante triste, porque en su momento tuvo una acogida devastadora y se podría haber sacado mucho partido a su llegada a consolas. El principio de este ARPG es bastante interesante como propuesta, ya que bajo la piel de un valiente y valeroso humano, deberemos aventurarnos en un atractivo viaje por la antigüedad recorriendo Grecia y Egipto para lograr frenar el caos creado por los titanes. Nada más comenzar podemos apreciar varios “errores” o diversos aspectos que innegablemente requieren de una mejora, aunque aun así todavía incita a seguir explorando el universo de Titan Quest, repleto por enemigos que ofrecen una rica y agradecida variedad.

Jugabilidad

Antes de empezar a hablar de la jugabilidad vamos a aclarar  que la idea del juego es bastante buena, pero desgraciadamente la ejecución de la misma ha sido la encargada de cavar su propia tumba. Como ya he mencionado en el primer párrafo, Titan Quest transmite la sensación de haber cogido literalmente el producto tal cual estaba la primera vez que vio la luz el pasado 27 de junio de 2006. No hace falta que transcurra ni un minuto desde que emprendemos nuestra aventura para encontrar nuestro primer enfrentamiento contra la IA. Desde ahí ya podemos apreciar una de las muchas carencias que esconde esta entrega. Aun tratándose de un ARPG, el movimiento de ataque es bastante rudimentario y primitivo a la par que simple, llegando a prescindir incluso de la posibilidad de rodar para esquivar, algo que se llega a echar muchísimo en falta.

A medida que subamos de nivel, podremos elegir en que gastar nuestros puntos en los diferentes atributos de nuestro personaje, haciendo así que cada objeto requiera una puntuación mínima de ese atributo. El juego nos ofrece un variado arsenal, aunque al presentar un sistema de cambio de objetivo tan rudo y tosco, en algunas ocasiones acaba limitando nuestro combate al uso del arco. El sistema de avance llega a estar descompensado, ya que sube muy lento en comparación con los requisitos mínimos de los objetos, con esto quiero decir que la mayoría del tiempo los objetos más valiosos que vayamos recogiendo durante nuestra aventura, estarán en nuestro inventario porque no podremos equiparlos. Es por esto que lo más aconsejable es venderlos en la aldea más cercana y comprar otros que si podamos llevar. Además Titan Quest nos ofrece un amplio árbol de habilidades para lograr llegar a las preferencias de todos los jugadores, y que una vez escogida puedan subir y desbloquear las habilidades que ofrece. Una vez que hemos escogido una rama, las habilidades que nos ofrecen son un tanto pobres a la par que lentas en ejecución.

Una vez que hayamos avanzado en unas cuantas misiones será cuando realmente podremos apreciar la pobreza de los combates. Nos encontramos con una inteligencia artificial nefasta, tanto por parte de los enemigos como los aliados. En algunas ocasiones pasamos por al lado de los rivales e incluso empezamos el ataque y estos se quedan quietos en lugar de ofrecer respuesta alguna. Si optamos por elegir la naturaleza como nuestra habilidad principal, una de las habilidades que tendremos será la de invocar lobos para que nos ayuden durante nuestra andanza. Al igual que con los enemigos apreciamos como estos aliados en ocasiones recorren el terreno como un pollo sin cabeza, habiendo situaciones incluso en las que estarán muy cerca del enemigo y se quedarán quietos sin atacar. Además estos aliados presentan movimientos un tanto extraños incluso cuando nuestro héroe está manteniendo una conversación y se encuentra parado, estos estarán moviéndose a su alrededor sin ningún orden ni sentido.

Cuánto más tiempo le dedicas al juego, más evidentes se vuelven las carencias. A la hora de completar las misiones tendremos que recorrer un territorio bastante extenso, que se llega a hacer pesado debido a que no marca en ningún momento el objetivo de la misión, haciendo así que optemos por recorrer un largo camino para darnos cuenta al final de que esa senda no tiene salida. Estos extensos territorios estarán repletos de enemigos, algo que lejos de hacerle un favor al juego, llega a transmitir la sensación de repetición. Debido al género que es, no vamos a encontrarnos con una vista en tercera en persona, ni con cinemáticas de ejecución final ni diferentes movimientos, el movimiento de ataque va a ser siempre el mismo una y otra vez, por lo tanto el llegar a un campamento y encontrarnos con veinte enemigos y otros veinte más adelante, más que atractivo aporta pesadez. Todo esto junto con que en algunas regiones nos encontraremos con una escasa variedad de enemigos, provoca que en el transcurso de una hora tan solo hayamos hecho una misión e incluso que deje de atraernos el juego debido a esta abusiva repetición.

Conforme vayamos derrotando enemigos estos soltarán varios objetos útiles, al igual que cuando abrimos cofres o similares. Si solo caen dos objetos no tendremos ningún problema al cogerlos, pudiendo coger ambos o el que más valioso nos parezca si vamos justos de espacio en el inventario. El problema viene cuando caen 10 y tan solo queremos coger dos, podemos perder mucho tiempo para lograr cogerlos, ya que el sistema para hacerlo se basa en enfocar cada objeto para que este resalte como marcado. Debido a que el enfoque es algo torpe; esta  ardua tarea puede tener mayor complejidad que acabar con un jefe final, dando así dos posibles resultados: o tardamos más de lo deseado en cogerlos o finalmente acabamos desistiendo debido a que nos ha resultado imposible. Podría facilitarnos bastante las cosas la opción de poder navegar entre los objetos, utilizando la cruceta para seleccionar el que queremos.

Ambientación y Sonido

Como ya hemos dicho al comenzar a hablar de la jugabilidad, ese sería el apartado responsable de llevarte una mala experiencia con Titan Quest, ya que la idea es bastante buena y la ambientación correcta. Si separamos la jugabilidad y partiendo de la base de que es un ARPG, los gráficos son bastante aceptables y es el único apartado en el que se aprecia un salto o mejora de su versión de 2006. El hecho de que podamos dar más o menos zoom facilita bastante las cosas para visualizar la apariencia o equipo de nuestro héroe o de los enemigos. Un gran detalle que marca la diferencia y se agradece bastante es que podemos apreciar buenos efectos, como son el que se quede nuestro camino marcado, o que si estamos atravesando un trigal; el trigo se mueve a nuestro paso en lugar de quedarse estático. La ambientación sonora también es aceptable y adecuada, proporcionando varios momentos épicos.

Uno de los problemas que nos plantea esta entrega es el tamaño de la fuente, ya que es excesivamente pequeño tanto en los diálogos como en los menús. Pero la palma se la lleva cuando entramos en el menú de habilidades, convirtiéndose en una auténtica odisea el poder leer los textos, forzando incluso que el usuario tenga que acercarse a la pantalla para hacerlos más legibles.

Conclusiones

En general nos encontramos con un producto un tanto tosco y rudimentario que necesita pulir la mayoría de sus aspectos en cuánto a jugabilidad se refiere. Además tienen que mejorar la fuente de los textos y la forma en la que los presentan. Sin duda alguna esta nueva entrega de Titan Quest está pensada para los amantes del juego que busquen rememorar viejos tiempos, porque realmente no se aprecia ningún avance (salvo en el apartado gráfico) ni mejora que saque partido de la tecnología actual, ni tan siquiera una corrección que mejore la experiencia al jugarlo. Lo único que ha conseguido Titan Quest, es que los amantes del género inevitablemente lo comparen con otros títulos donde evidentemente va a salir perdiendo. En cuánto a la duración sigue las pautas marcadas por el género, el problema reside en que no sirve de nada jugar más tiempo si no te diviertes cuando lo haces.

Titan Quest

29,99€
Titan Quest
4.9

Gráficos

5.0 /10

Sonido

6.0 /10

Jugabilidad

3.5 /10

Duración/Diversión

5.0 /10

Pros

  • Textos en castellano
  • Variedad de Enemigos
  • Fidelidad de personajes históricos

Cons

  • Tamaño de la fuente muy pequeño
  • Territorio demasiado extenso
  • Mala Inteligencia Artificial
  • No marca objetivo de misión
  • Jugabilidad muy mejorable