Retroceder 2000 años en el tiempo es lo de menos en The Forgotten City

El mundo de los mods ha tomado unos derroteros muy interesantes. En muchas ocasiones, estas modificaciones hechas por los propios usuarios han sobrepasado en beneficios y popularidad a las entregas originales. Ejemplos hay bastantes, aunque destacan sobre todo Counter Strike, proveniente de Half-Life 2; DayZ, nacido de Arma 2; o Dota 2, que surgió de otra obra magna como es Warcraft III: Reign of Chaos. Un caso parecido es el que nos ocupa lugar hoy con The Forgotten City. Es cierto que la obra creada por Dead Villagers y Modern Storyteller no puede competir con su obra original (nada más ni nada menos que The Elder Scrolls: Skyrim) pero ofrece un concepto de juego muy original que no encontramos en la obra de Bethesda.

La naturaleza de la humanidad es incorregible

Una ciudad sin pecado. Unos habitantes que no pueden permitirse el lujo de tener un desliz. Así es The Forgotten City, una ciudad maldita anclada en tiempos pasados donde sus habitantes llevan a cabo una extraña vida. Nosotros retrocederemos 2000 años y acabaremos entre sus muros, y por supuesto, deberemos hacer todo lo posible para volver al exterior. Por suerte, contaremos con un don muy singular que nos salvará el pellejo en más de una ocasión: la capacidad de retroceder en el tiempo y volver a visitar esta ciudad de nuevo por primera vez… una vez más. Es decir, tendremos una regresión y volveremos al punto de partida.

No mates, no robes, no mientas

No sé si conocéis el origen de la palabra “decimatio” (o diezmo, traducido a día de hoy). Proviene de un castigo muy estricto en tiempos de los romanos para dictaminar justicia. Si había un amotinamiento o un acto grave de cobardía entre las legiones, se seleccionaban a diez soldados de esta cohorte y se ejecutaba a una al azar, fuera culpable o inocente. Esto obligaba a todo el ejército restante a actuar con vehemencia y responsabilidad, puesto que, pese a no cometer ningún delito, podíamos acabar siendo ajusticiados de igual manera.

Algo parecido sucede en The Forgotten City con lo que ellos llaman la Regla de Oro. Si alguno de los habitantes de esta ciudad cometen algún acto vandálico, las estatuas de oro que pueblan sus calles cobran vida para maldecir a sus ciudadanos , independientemente de si han obrado bien o mal. Esto hace que todos y cada uno de sus habitantes tengan miedo a lo que pueda pasar, y actúen de manera cautelosa para mantener el orden y el equilibrio. Pero el ser humano es malo por naturaleza, y al final siempre ocurre lo peor…

Choques de culturas con un resultado espectacular

El contexto histórico por el que nos moveremos es increíble. Todo está muy cuidado. Desde los personajes con los que hablaremos, sus culturas, la forma de afrontar la maldición, sus inquietudes… No hay dos personas iguales. Es más, algunos han asumido su condición e intentan hacer una “vida normal” entre los muros de la urbe, mientras que otros se percatan de la situación en la que se encuentran, pese a intentar comportarse de una manera “lo más natural” posible.

Viajero del tiempo

Para escapar de los muros de The Forgotten City tendremos que investigar qué sucede en una primera instancia. Ver patrones, recorrer sus calles, ayudar a la gente y entablar conversaciones. En algunas situaciones deberemos ayudar a quienes lo necesitan realizando todo tipo de misiones. Y la gracia reside en que a veces no podemos ayudarlos en una primera “pasada”, sino que tendremos que retroceder en el tiempo con todo lo aprendido en el pasado para exponerlo de forma diferente en “el siguiente bucle”.

Aunque al principio abruma un poco intentar hablar con todo el mundo, según vayamos conociendo a cada personaje nos iremos metiendo e inmiscuyendo más en la narrativa. El juego atrapa de una manera brutal, y en mi caso, hasta no completar alguna misión secundaria no podía parar de jugar. Además, todo está relacionado, y si por ejemplo evitamos un suicidio de un esclavo, más adelante esa persona nos puede ayudar para incriminar a otro ciudadano que está realizando actos deshonrosos.

El poder de la palabra

La exploración y las deducciones serán primordiales para el buen devenir de la aventura. Es cierto que habrá momentos donde manejaremos un arco que convierte todo lo que toca en oro, aunque esta parte más enfocada a la “acción” no es obligatoria. Aquí se premia más la astucia y el uso de las conversaciones reflexivas con los habitantes. Para ello tenemos un sistema de diálogos clásico donde podemos elegir las respuestas que encontremos más apropiadas.

Evita hacer aquello que criticarías a otros

Pensar en The Forgotten City como en un mod de The Elder Scrolls: Skyrim puede generarnos una visión errónea del producto. Al ser en un entorno cerrado, todo se mueve de manera muy fluida. Los combates (los pocos que hay) están mejor resueltos que en el juego base y nuestro protagonista se mueve bien en cualquier entorno. Tampoco hay tanta libertad como en Tamriel, y eso hace que se produzcan menos bugs o sucesos extraños.

Los escenarios también están sumamente cuidados, tanto los exteriores como los interiores. Nada se ha dejado al azar, y todo cobra un significado que nosotros tendremos que deducir. Hasta las notas y apuntes de los ciudadanos las vamos a leer con interés para empaparnos más sobre sus problemas y dar con el causante que ha roto la Regla de Oro.

Al final, resulta difícil explicar las sensaciones con el juego. Es una experiencia que hay que vivirla. Hay que sentir el problema, vivir en esa ciudad de locura que no se corresponde con nuestra línea temporal. Y actuar de manera apropiada si queremos llegar a un final óptimo (sí, hay múltiples maneras de acabar la aventura, algunas mejores…y otras peores).

Conclusión de The Forgotten City

Hacía tiempo que una aventura de exploración con grandes dotes conversacionales no me atrapaba tanto, y la obra desarrollada por Dead Villagers y Modern Storyteller lo ha conseguido. Su original propuesta pocas veces la hemos visto en un videojuego, y si entras en sus mecánicas dudo que puedas salir de ellas hasta que no llegues al final de la trama.

El contexto, personajes, problemática con la Regla de Oro, la maldición que acecha a todos los habitantes… es una mezcla muy interesante de conceptos que encajan a la perfección. Si además lo mezclamos con las regresiones en el bucle temporal, el uso de arco y las curiosidades acerca del estilo de vida griego/romano, estaremos deseando visitar The Forgotten City para no salir de ella en mucho tiempo.

The Forgotten City

29.99€
8.5

Nota Final

8.5/10

Pros

  • Muy inmersivo gracias a su ambientación
  • La manera de resolver las misiones es muy original
  • Múltiples finales dependiendo de nuestras decisiones

Cons

  • Al principio cuesta familiarizarse con todos los personajes
  • Algunas misiones son alternativas... pero resultan indispensables para el buen devenir de la trama
  • Ciertos movimientos del protagonista se siguen notando forzados (legado del movimiento de Skyrim)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.