Recorriendo los EEUU por tierra, mar, aire y sofá de la mano de Ubisoft. Bienvenidos a The Crew 2, el juego del verano.

Si algo no se le puede echar en cara a Ubisoft es el hecho de insistir una y otra vez con sus propuestas. Si les salen bien no pierden la oportunidad de aprovechar ese éxito con nuevas entregas. Pero, si algo no sale como se espera, en Ubi no se dan por vencidos con facilidad. Donde otras compañías abandonan y pasan a centrar sus esfuerzos en algo nuevo, Ubisoft se remanga y se pone manos a la obra para levantar cualquier situación adversa. Lo hemos visto con Rainbow Six Siege, For Honor o precisamente el primer The Crew.

Por supuesto no siempre logran su objetivo, pero es de alabar esa constancia y compromiso con el comprador. Una política poco habitual en un mundo y una industria acostumbrados al usar y tirar, a no comprometer las inversiones más de la cuenta. Una carrera de fondo en la que la compañía de origen francés confía en la fidelización del usuario y en la propia progresión de sus equipos de desarrollo al permitirles trabajar sobre sus propios errores para intentar corregirlos. Fruto de estas políticas llega The Crew 2, con la lección aprendida de la primera entrega e interesantes novedades.

 

Más, mejor… y distinto

The Crew 2 toma de su primera entrega el concepto de recorrer EEUU de punta a punta, las carreras arcade y el progreso por medio de loot. Pero, al mismo tiempo que mejora cada uno de estos pilares, añade ideas nuevas que lo convierten en una propuesta muy interesante.

Lo primero que llama la atención, desde su trailer de presentación en el E3 2017, es la incorporación de nuevos tipos de vehículos. Conducir diferentes clases de coches o motos no parecía suficiente para los chicos de Ivory Tower (estudio responsable del juego) por lo que han añadido aviones y lanchas motoras. Además contamos con numerosas variantes de cada tipo, por ejemplo coches Drag o BigFoot.

Otra diferencia clave con respecto a la primera entrega es la sustitución de un modo historia narrativo por un modo trayectoria más centrado en los eventos deportivos. Quizás hay a quien le parezca pobre, pero el resultado es sin duda mejor que una historia que no le interese a nadie. Aún así el ambiente excesivamente cool de todo lo que rodea los eventos (típico de Ubisoft, por otra parte) se llega a volver caricaturesco.

la representación de las ciudades (Las Vegas, Nueva York, Los Angeles, Miami, Seattle…) es una especie de recopilación de sus zonas más emblemáticas.

 

Un mundo abierto para disfrutar o para ignorar

Sin duda la característica más impresionante de The Crew 2 es la representación de las carreteras de EEUU y cómo podemos movernos de una punta a otra alejando la cámara como si estuviesemos en google maps. Sin cargas (perceptibles), un sólo mapa, todo un país. Obviamente la escala no es 1:1, y la representación de las ciudades (Las Vegas, Nueva York, Los Angeles, Miami, Seattle…) es una especie de recopilación de sus zonas más emblemáticas. Pero aún así el tamaño del mapa y la escala es absolutamente impactante.

Otra cosa es hasta qué punto se aprovecha o se incentiva vivir ese mundo abierto debido a varias decisiones de diseño que cada uno considerará más o menos acertadas. Realmente podemos progresar en el juego y completar los eventos sin pisar el mundo abierto en ningún momento. Ivory Tower ha decidido que hacer recorrer al usuario grandes distancias para comenzar una carrera era contraproducente y se han ido al otro extremo. En cualquier momento desde el menú del juego podemos elegir un evento, teletransportarnos automáticamente allí y disputarlo. La experiencia sandbox es completamente accesoria, curioso siendo uno de los reclamos del juego. Quizás decisiones intermedias (dividir el mapa en zonas a las que viajar, cobrar por el viaje rápido como en Forza Horizon…) habrían sido más coherentes con la propuesta de The Crew 2. Sin duda sus creadores han visto claro que el mapeado no podía jugar en su contra y han decidido impulsar al jugador a recorrer el mundo mediante otros incentivos.

Aquí es donde entra la “fama”, un indicador que tendremos que ir llenando para acceder a nuevas pruebas. Participar en eventos, trampas de velocidad, hacer acrobacias, derrapes, saltos, maniobras arriesgadas, fotografías… todo esto llenará la barra y nos llevará al siguiente nivel de estatus. Comenzaremos en Entusiasta y pasaremos por Popular, Celebridad, Estrella e Icono mientras desbloqueamos con ello nuevas pruebas del modo trayectoria. Con esto Ivory Tower consigue que el jugador no tenga la sensación de estar perdiendo tiempo mientras deambula por las ciudades o las praderas sin centrarse en los eventos. Además de esto de forma dinámica durante nuestros viajes nos encontraremos avisos de misiones fotográficas (que nos mandan fotografiar algo en concreto) y “búsquedas del tesoro”: avisos de proximidad de cajas de loot dispersas de forma aleatoria. Para hacer más entretenido el trayecto se ha implementado un sistema mediante el cual con el stick izquierdo podemos cambiar en cualquier momento y en tiempo real de coche a avión o lancha motora. Una forma genial de recorrer grandes distancias sin que ningún accidente geográfico nos lo impida.

Estas son las armas (junto al juego en cooperativo y el puro turismo virtual) de The Crew 2 para aprovechar su vastísimo mapeado. Quizás se le podía pedir algo más, aunque cumple, y me deja con la extraña sensación de ser un extra en un juego que funciona perfectamente sin él.

podemos progresar en el juego y completar los eventos sin pisar el mundo abierto en ningún momento

 

Progresión y desarrollo

La trayectoria del juego, lo que podemos considerar su modo “campaña”, consta de 4 familias de eventos:

Street Racing: pruebas en entornos urbanos en diferentes modalidades (Street, Drift, Drag e Hyper Car)

Off-Road: eventos campo a través y circuitos de tierra (Rally Raid, Motocross, Rally Cross)

Freestyle: pruebas de acrobacias y habilidades (Aerobatics, Jet Sprint, Monster Truck)

Pro-Racing: los vehículos deportivos más potentes y carreras en circuitos (Power boat, Touring Car, Air Race, Grand Prix)

Como dijimos será necesario adquirir un determinado estatus de fama para ir desbloqueando modalidades. Lo bueno es que el juego nos permite hacerlo en el orden que queramos, por lo que si nos centramos en una de las familias iremos desbloqueando eventos también en el resto.

Las modalidades como veis presentan una buena variedad, ya que hay que tener en cuenta que el manejo de los vehículos varía bastante y que pruebas como el Drift, Drag o Monster Truck tienen sus propias mecánicas. Además dentro de cada familia tendremos acceso a diferentes pruebas secundarias (trampas de velocidad, escapar de zonas…) y a una lista de misiones fotográficas. También podemos visitar los cuarteles generales de cada familia para recoger recompensas y comprar nuevos vehículos de cada modalidad.

 

Antes comenté que el nivel de fama “Icono” era el último del juego, pero no es del todo cierto. A partir de ahí podemos seguir subiendo de nivel hasta Icono 999, ni más ni menos. A medida que vamos subiendo este nivel el juego nos recompensará con los mejores vehículos, incluido alguno exclusivo que no se puede adquirir de otra manera. Para darle un poco de salsa a esta tarea The Crew 2 permite volver a pasarse todos los eventos del juego (que no son pocos) en modo difícil, para lo que necesitaremos vehículos debidamente preparados.

La longevidad del juego, por tanto, parece asegurada teniendo en cuenta que desde Ubisoft se ha anunciado que llegarán 3 grandes expansiones durante el próximo año con nuevos vehículos, nuevas modalidades, nuevos niveles de rareza y el esperado modo PVP (finales de año).

 

Le voy a meter unas llantas tó guapas

La adquisición y modificación de vehículos es una parte importante en todo juego de conducción actual. The Crew 2 es otro ejemplo y nos presenta más de 250 vehículos reales de 50 marcas diferentes (coches, motos, avionetas, lanchas…) completamente personalizables.

La personalización se divide en dos sectores: estético y funcional. En la parte estética podremos añadir multitud de defensas, piezas, colores, diseños…incluso elegir el color y estilo de nuestra tapicería. Junto a esto encontramos un editor de diseños similar a lo visto en la saga Forza, con la posibilidad de adquirir diseños de la comunidad. Toda una batería de opciones para tener el coche más guapo del polígono. La parte funcional, o mecánica, se convierte sin embargo en fundamental para obtener éxito en nuestra trayectoria.

Mientras que las piezas estéticas las podemos comprar con dinero del juego o recibirlas vía loot, las mecánicas solamente las obtendremos por este último método. Logrando objetivos, ganando carreras o realizando pruebas de habilidad recibiremos cajas de loot. Estas se dividen en Común, Raro y Épico (verde, azul y morado). En Septiembre se añadirá un nuevo nivel de rareza de loot (Legendario), según la hoja de ruta post-lanzamiento proporcionada por Ubisoft. Equipándolas mejoraremos las prestaciones de nuestro vehículo y serán fundamentales para exprimirlos al máximo y superar los eventos más exigentes. Además han incluido un sistema de “AFIJOS”: habilidades extra asignadas a las piezas Raras (1 afijo) y Épicas (2 afijos). Por ejemplo una pieza puede otorgarnos más probabilidades de obtener loot o directamente proporcionarnos mejoras en aspectos de la conducción como el turbo, el rebufo, los saltos, etc…

 

¿Es The Crew 2 un juego para un sólo jugador?

Seguramente pocas veces me he encontrado con caso como este. Su estudio de desarrollo repite una y otra vez que el alma y el corazón del juego es multijugador. Y lo hace con tal insistencia que genera miedo en el usuario que desea una experiencia individual. Pues bien, The Crew 2 finalmente es una experiencia absolutamente completa para un solo jugador, sin nada que echar en falta de la experiencia cooperativa.

Ivory Tower ha diseñado el juego de tal manera que es posible jugarlo de forma completa con hasta 3 amigos. Además premia el juego cooperativo haciendo más fácil la obtención de fama, dinero y loot. Lo más llamativo es que, si accedemos a un evento con nuestros amigos, solamente necesitaremos que uno de nosotros consiga el objetivo para que se considere superado. Con esto la facilidad para pasar eventos aumenta y con ello la obtención de recompensas. Por si fuera poco el juego recompensa con una mayor probabilidad de obtención de loot a aquellos que jueguen en grupo. Incluso se incluyen nuevas habilidades que realizar en mundo abierto para obtener fama de forma dinámica exclusivas para grupos (quemar rueda juntos, viajar en formación, etc…). Así pues tenemos un juego que no necesariamente por naturaleza funciona mejor en cooperativo, pero que cuenta con una serie de medidas que hace que jugar en cooperativo salga más a cuenta que jugar en solitario.

THE CREW 2 premia el juego cooperativo haciendo más RÁPIDA la obtención de fama, dinero y loot

Por supuesto contamos con otras funciones online, como los inevitables marcadores. El juego insiste mucho en ellos, invitándonos a batir los records de nuestros amigos y haciendo notar en pantalla cada vez que hacemos una nueva marca. Además cuando jugamos en solitario el juego nos coloca en un servidor junto a 7 jugadores cercanos, que podremos ver a modo de fantasma e invitar a jugar en grupo.

A finales de año llegará el modo PVP con el que podremos batirnos en carreras online. Aunque ese no sea el concepto del juego la verdad es que choca muchísimo que esta opción no esté implementada de lanzamiento. Ignoramos si es una cuestión estratégica (marketing, esperar a que los jugadores progresen en el juego…) o simplemente no ha llegado a tiempo para la fecha de publicación.

 

Un control arcade con mucho potencial

Las primeras impresiones a los mandos de The Crew 2, para que nos vamos a engañar, no son buenas. El manejo de los coches y la cámara son más acertados que en la primera entrega, pero resulta plano y carente de sorpresas. En mi caso no fue hasta dar con las opciones de ayudas a la conducción que no empecé a disfrutar realmente del pilotaje. Y es que estas opciones no se encuentran en el menú, sino dentro de las opciones de rendimiento de los vehículos. Aunque cada tipo de vehículo trae una configuración de ayudas por defecto (ESP, ASR, ABS…) para que la conducción se sienta diferente, personalmente creo que no han estado acertados.

Sin embargo, a poco que rebajas la potencia de estas ayudas, el pilotaje se vuelve mucho más divertido en la más pura tradición arcade. A menudo confundimos arcade con fácil, y posiblemente le ha ocurrido a Ivory Tower con alguno de estos presets. Especialmente la opción de “asistencia al derrape” hace volar por los aires cualquier tipo de sensación de impredecibilidad y exigencia. La buena noticias es que toqueteando estas opciones no es difícil terminar sintiéndose cómodo y disfrutar de una conducción arcade exigente y divertida.

El control de motos, lanchas y aviones es adecuado y, sobre todo, presenta cada uno sus propias características a las que debemos adaptarnos para lograr la victoria. Por ejemplo aprovechar el giro cerrado de las motos, procurar que la lancha haga giros de radio amplio para no perder velocidad… pequeños detalles que como digo nos obligarán a adaptar nuestro estilo.

a poco que rebajas la potencia de LAS ayudas, el pilotaje se vuelve mucho más divertido en la más pura tradición arcade

 

Aspecto visual: víctima de su ambición

The Crew 2 impresiona en un primer vistazo. Los vehículos están realmente detallados, los reflejos y efectos de luz son muy llamativos y la escala de su mundo es impactante. Pero precisamente debido a este aspecto al juego pronto le comenzamos a ver las costuras, incluso comparándolo con su primera entrega.

Empezamos por los fríos números. En Xbox One X el juego corre a una resolución de 1800p y 30 frames por segundo estables. Sin embargo en Xbox One la resolución baja a 900p y presenta caídas de frames desde esos 30fps. Además de esto la versión de Xbox One X presenta mejores texturas y una distancia de dibujado sensiblemente mayor. Sin embargo The Crew 2 no incorpora HDR, algo sorprendente teniendo en cuenta que Ubisoft demostró en Assassin´s Creed Origins y FarCry 5 un uso impactante del alto rango dinámico.

Decía que The Crew 2 es víctima de su ambición, y es que el tamaño de su mundo y la opción de viajar instantáneamente a cualquier punto del país pasa factura. Mientras que lo que tenemos en primer plano (coches, asfalto, agua…) presenta un aspecto fabuloso, muy por encima de su primera entrega, con el entorno no podemos decir lo mismo. Las texturas de los edificios son poco realistas, las sombras y objetos sufren de popping y en general todo parece excesivamente sencillo, liso, como una maqueta. Existen comparativas en la red con el primer The Crew en las que se aprecia que en esta nueva entrega se han ahorrado recursos en texturas y detalle. Por supuesto esos recursos están focalizados en hacer posible la experiencia que ofrece el juego. Soy consciente sin embargo de la tremenda complejidad que entraña hacer algo como lo que ha hecho Ivory Tower y que eso exige sacrificios.

VISUALMENTE The Crew 2 es víctima de su ambición, y es que el tamaño  DESCOMUNAL de su mundo pasa factura

Pese a esto el apartado gráfico destaca especialmente en su modo foto y su modo repetición. Realmente se pueden conseguir fotografías excelentes como algunas de las que adornan este análisis, en las que se puede apreciar el alto detalle de los vehículos. El modo repetición es otra pequeña joya: automáticamente salva los últimos 10 minutos de juego para que en cualquier momento podamos pausar, editar, colocar cámaras y hacer espectaculares clips de nuestras aventuras.

 

Apartado sonoro notable

Otro de los aspectos en los que ha mejorado The Crew 2 respecto a su primera entrega es en el apartado sonoro. Ahora cada vehículo tiene su propio sonido y en general está muy bien implementado: el ralentí, las ruedas chirriando, los tubos de escape petardeando… Un gran trabajo.

Tampoco en la banda sonora, como suele ser habitual en Ubisoft, parecen haber escatimado en gastos. Más de 120 canciones divididas en varias emisoras de radio (rock, country, hiphop, latino…) que aseguran la variedad de estilos. Sin embargo, y pese a la presencia de bandas como Airbourne, Black Rebel Motorcycle Club o The Black Keys, no estamos ante la típica banda sonora que impacte por sus nombres. Y lo cierto es que de momento tampoco ha conseguido engancharme demasiado.

El audio del juego por supuesto está en castellano, como no podía ser de otra forma viniendo de Ubi. Un doblaje con los altos estándares habituales y multitud de voces que repiten trabajo con la compañía francesa.

 

CONCLUSIONES

The Crew 2 es un juego de conducción variado, adictivo y con algunas características que lo convierten en único. El tamaño de su mundo sin cargas perceptibles prácticamente no tiene parangón, sus opciones cooperativas aseguran diversión y tratándose de Ubisoft el usuario sabe que el juego seguirá mejorando con el tiempo. En la parte negativa hay que citar su irregularidad gráfica, que mezcla momentos impecables con texturas y diseños muy simples. También la elección de la jugabilidad por defecto me ha parecido un error, ofreciendo un control sin alicientes. Por suerte esto esto es subsanable gracias a las opciones incorporadas. Sin duda recomiendo The Crew 2 a todo aquél que disfrute de los arcades de velocidad, ya juegue en solitario o con amigos. En Xbox One lo tiene complicado frente a la saga Forza Horizon, pero sabe jugar sus cartas para ofrecer una propuesta propia e interesante.

 

*Versión analizada: Xbox One X

*Esta review ha sido posible gracias a las claves y el material proporcionado por Ubisoft España

The Crew 2

69,99€
8.3

Gráficos

8.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Sonido/Idioma

8.5/10

Duración/Diversión

8.6/10

Pros

  • Su mundo abierto es impactante
  • El modo foto y cómo lo incentiva
  • Llega a ser realmente adictivo

Cons

  • Su conducción de serie es muy plana
  • No incluye PVP de lanzamiento
  • Concesiones gráficas debido a la escala