Elena Temple salta de consola a consola con la sutileza que sólo las exploradoras ochenteras poseen. No te pierdas su nueva (y a la vez vieja) aventura.

Muchos han crecido con las aventuras cinematográficas vividas por Indiana Jones. Otros han hecho lo mismo encarnando a la arqueóloga Lara Croft en sus múltiples entregas tanto en cine como en videojuego. Los más recientes y jóvenes del sector, han sentido las ganas de buscar tesoros con Nathan Drake. Pero todos y cada uno de estos héroes de ficción se quedan por debajo si los comparamos con la exploradora Elena Temple, la primera “cazatesoros” del mundo de los videojuegos que está de vuelta para demostrar quién parte la pana dentro del gremio. Por supuesto, todo es una invención de una única persona, Catalin Marcu (o mas conocida por su alias y nombre del estudio, GrimTalin) quien ha llevado a cabo una odisea personal para presentar The Adventures of Elena Temple.

Sólo hace falta ver la portada y las imágenes del análisis para saber qué nos vamos a encontrar. Toda la jugabilidad, estética y trasfondo de The Adventures of Elena Temple bebe directamente de los juegos lanzados en las primeras consolas domésticas, tanto portátiles como de sobremesa. En total, habrá siete máquinas a nuestra disposición que otorgan diferentes filtros y fondos de pantalla, aunque la historia  y jugabilidad sigue siendo la misma independientemente del sistema que elijamos. Así que, una vez seleccionado el filtro que más “feeling” nos de, solo queda adentrarse en las cuevas en búsqueda de tesoros perdidos.

Existen dos aventuras diferenciadas que se encuentran disponibles desde el principio. Por un lado está la mas extensa, llamada Chalice of Gods y por otro lado tenemos The Golden Spider , algo más corta pero con unas mecánicas de salto algo más complejas (sin ser retos excesivamente complicados en cualquier caso). Elijamos la que elijamos, en cualquiera de ellas deberemos guiar a Elena Temple por diferentes estancias de un templo subterráneo repleto de enemigos y trampas mortales. Para salir con éxito de cada aventura, tendremos que buscar una serie de diamantes que están esparcidos por las estancias.

Saltar, explorar y disparar. Estas son las bases con las que se cimientan ambas partes de The Adventures of Elena Temple. Nuestra protagonista contará con una pistola con espacio para dos balas, la cual tendremos que usar de forma responsable si queremos que los proyectiles tengan alguna utilidad. A veces es mejor esquivar un enemigo y reservar la bala para romper un jarrón (el cual puede esconder una moneda o algún botón que active una plataforma) antes que liarnos a tiros con todo bicho que se mueva. Hay que decir que tampoco pasa nada si gastamos la munición, porque al entrar y salir de una estancia vuelven a reaparecer las estimadas balas. A decir verdad, no hay que preocuparse por la salud de Elena, porque aunque de un solo toque estaremos muertos, reapareceremos justo en esa misma sala. Es agradecido para la mayoría de usuarios, aunque en cierta medida resta enteros a esa esencia de juego clásico y duro que tenemos en mente.

Como he dicho antes, Chalice of Gods y The Golden Spider son historias muy parecidas entre ellas pero que tienen diferentes matices. La primera aventura es mas extensa, y por ello también podríamos catalogarla como mas laberíntica. La segunda propuesta que nos propone GrimTalin es mas escueta, sin tantas estancias que visitar, pero con un tono algo más complejo a la hora de la resolución de puzles. Aparte de buscar los preciados diamantes, en esta segundo periplo habrá que colocar unos orbes en sus correspondientes pedestales. Salvo por estos pequeños detalles, ambas aventuras tienen tonos muy parecidos en cuanto a su aspecto visual y su jugabilidad. Es cierto que las mecánicas de The Adventures of Elena Temple son las que son, pero se podía haber buscado algún componente mas diferenciador, o directamente haber pensado en construir otro esquema jugable que diferenciase a ambas entregas. Total, géneros clásicos que aparecieron en la primera hornada de consolas hay a patadas, y cualquiera de ellos casaría perfectamente con el personaje diseñado por la desarrolladora. Ya por rizar el rizo, si GrimTalin se anima a realizar una segunda parte, debería pensar no sólo en cambiar el filtro dependiendo de la máquina en la que estemos, sino en variar su jugabilidad y propuesta (que sea diferente la aventura jugada en Game Boy que la vista en Commodore 64, por ejemplo).

Que no os engañe su aspecto visual. Pese a homenajear a los primeros juegos de plataformas aparecidos en consolas, no tendremos esa tosquedad que había en su momento con controles poco pulidos, ni ese desafío imposible que nos imponían los estudios. Ambas aventuras son bastante amenas, y aunque es cierto que el salto de Elena no entiende al alturas (da igual si pulsamos mucho o poco el botón, siempre salta lo mismo y con esa sensación de estar “flotando”) en general no encontramos mayor problemática salvo el hecho de buscar los diamantes en un entorno que se repite y puede confundir al jugador. Todo transpira ese aire nostálgico que había en los años 80, y la recreación de las diferentes consolas no hace otra cosa que sumergir más al jugador en el ambiente al que nos quiere transportar el juego. Lástima que la música no haga lo mismo, ya que prácticamente pasará desapercibida pese a que tenemos varias pistas que se irán alternando.

 

Conclusión
Puede que ver las imágenes te hayan brindado reminiscencias de un pasado glorioso donde la diversión primaba antes que el aspecto visual. O puede que simplemente la curiosidad por disfrutar de esta experiencia clásica sea la causante de que quieras probar lo que ofrece The Adventures of Elena Temple. Seas el jugador que seas, lo cierto es que vas a disfrutar del titulo de GrimTalin, aunque no consigue trasladarnos completamente a esa época gloriosa de los videojuegos. La dificultad se ha reducido, tenemos vidas infinitas, y cuando morimos reaparecemos en el mismo sitio. No es la esencia ni el reto mayúsculo que uno espera, aunque buscar diamantes, monedas y pasadizos ocultos hace que permanezcas delante de la pantalla durante un par de horas.

The Adventures of Elena Temple

4.99€
6.6

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Varias máquinas donde emular (y simular) el juego
  • La exploración y los desafíos son amenos

Cons

  • Las dos aventuras que componen el título son muy parecidas
  • Falta un modo extra de dificultad para los amantes de los juegos clásicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.