Electricidad, trajes mecánicos, discípulos de Chutlhu y mucho frenetismo.

Desde el momento en el que escuchamos de un juego con un nombre como Tesla vs Lovecraft, sabemos que lo que nos vamos a encontrar va a ser diversión cómica pura y dura sin ningún tipo de rigor histórico. Este no es un juego serio como decimos, pues desde el principio vemos que la mecánica principal consiste en apuntar a ‘loco’ a todo lo que se mueve y sobrevivir. La pantalla principal del título nos muestra una caótica temática, con una ilustración que representa a un H.P. subido en un monstruo tentacular que se enfrenta a Nikola Tesla en un traje mecánico, a lo Titanfall. Sin embargo, incluso ni esto te prepara para lo que nos tiene preparado el título de 10tons.

La historia es lo de menos en este juego, pero en la breve introducción, que tiene lugar en una de las convenciones de Tesla, el célebre escritor Lovecraft nos “amenaza” a nosotros, que tomaremos el control del hombre que inventó el mando a distancia. Seguido de esto, nos encontraremos con que Lovecraft ha quemado el laboratorio de Tesla y se ha llevado sus inventos, desatando un apocalípsis con miles de hordas de seres de otra dimensión en las calles. Nuestro intrépido ingeniero se equipará con su prototipo de teletransportador y se aventura a salir dispuesto a acabar con este sinsentido, armado hasta los dientes.

Lo que es inmediatamente constatable en Tesla Vs. Lovecraft es la velocidad vertiginosa del título desde el comienzo. Con una vista isométrica, los niveles de pocos minutos de duración y el generoso sistema de progresión crean una sensación de constante ir avanzando en el juego. Recuerda (salvando MUCHAS distancias) al Doom de 2016 con su tremendo ritmo y acción estimulante. El juego consiste básicamente en lanzar habilidades, armas y power-ups constantemente contra los enemigos en la gran mayoría de niveles. Los enemigos aparecerán en oleadas en los escenarios, aunque no suponen mucha dificultad al principio, por lo que es fácil hacerse rápidamente con la mecánica de juego. El movimiento es fluido y el zigzagueo a través de multitudes de hombres peces con el teletransportador da una sensación de control absoluta de la situación, por lo que las peleas nunca se sienten abrumadoras.

Además de las armas tradicionales como pistolas y ametralladoras, hay artículos de ciencia ficción como el repetidor Tesla y el rifle Gauss. Los movimientos especiales son habilidades poderosas con cargas finitas, como espadas de energía y bombas de plasma. Además, en un punto de la aventura podremos utilizar el traje mecánico, una suerte de Titán en el que iremos montados repartiendo a diestro y siniestro. Eso sí, solo podremos utilizarlo por un tiempo limitado y cuando este se acabe deberemos coleccionar seis piezas del traje, que estarán repartidas por todo el escenario. También tendremos power-ups generales que aparecen por tiempo limitado en los escenarios, como balas de fuego, multiplicadores XP y una bomba nuclear que limpia la pantalla de enemigos.

Durante las fases iremos subiendo de nivel y cuando lo hagamos deberemos elegir entre dos ventajas que podremos utilizar en esa misma fase, que van desde el aumento del daño y la salud a cargas infinitas de tus inventos especiales. Como decimos, este sistema se reinicia al principio de cada nivel, lo que significa que si morimos en una determinada fase, en la siguiente podremos escoger otra ventaja diferente y enfocar el nivel de otra forma. Es satisfactorio fallar unas cuantas veces antes de encontrar ese punto en tu construcción de habilidades, que te permite dominar un nivel difícil. El sistema de niveles y las habilidades son lo suficientemente amplios como para no afectar demasiado la dificultad general del juego. Siempre hay un desafío esperando en el siguiente nivel, y por cada tipo de enemigo dominado, uno nuevo emergerá para patearte el trasero con distintas mecánicas.

Hay momentos en los que parece que hay demasiados enemigos, con jefes de nivel añadidos a la mezcla y santuarios que engendran enemigos más duros si no se destruyen a tiempo. Sin embargo, pese a que moriremos unas cuantas veces, el juego nunca es frustrante y siempre recompensa otro nuevo intento. En el modo campaña, nos iremos moviendo por un mapa principal que comprende tres reinos diferentes con docenas de niveles, algunos duplicados pero con una variedad estilística decente. Además de la campaña principal hay un modo de supervivencia y desafíos diarios que fomentan volver a jugar a algunos niveles. Estos modos adicionales son una buena manera de conseguir cristales que desbloquean beneficios permanentes y nuevas habilidades para Tesla.

10tons tiene un buen historial en el género y Tesla vs Lovecraft comparte un montón con anteriores juegos como Crimsonland y Jydge. Xbox One no es exactamente una consola en la que se vean mucho estos tipos de juegos de vista isométrica, sin embargo, el buen trabajo realizado con los controles y su ejecución final, hacen de este un producto muy cuidado. Los modos principales son abundantes, y para colmo, hay un modo cooperativo local para hasta 4 jugadores, que es muy, muy divertido.

Gráficamente es un juego muy simple, con un estilo artístico muy marcado y un toque “toon” de los enemigos y los personajes. Está mejorado para Xbox One X (las capturas del análisis están hechas con esta consola, que es donde lo hemos analizado) y que alcanza una resolución 4K y 60FPS, aunque como decimos no es un juego que entre por los ojos desde el primer momento. El juego está totalmente en inglés, con subtítulos en la lengua de Shakespeare.

0cc26cb2 782b 4766 909a ba8ccd82e27a

Tesla vs Lovecraft toma una premisa cómica y crea un sistema de juego adictivo, lleno de variedad en su desarrollo y de progreso. A pesar de algunos picos esporádicos de dificultad, esto se mantiene como un juego muy a tener en cuenta para pasar el rato o echar unas partidas con amigos, sin mayor pretensión que la de pasar un rato muy divertido.

Tesla vs Lovecraft

14.99
Tesla vs Lovecraft
7.6

Gráficos

7.0 /10

Sonido

6.0 /10

Jugabilidad

8.5 /10

Duración/Diversión

9.0 /10

Pros

  • Mecánicas sencillas y fáciles de aprender
  • Diversión desde el comienzo del juego
  • Continua sensación de progresión del personaje

Cons

  • Curva de dificultad algo mal ajustada
  • Tras unas cuantas horas se puede volver algo monotono
  • Repetición de niveles