Fiel a las mecánicas jugables que nos enamoraron en los “Life Is Strange”, DONTNOD nos ofrece un producto similar y al mismo tiempo muy diferente, pero de una calidad apabullante

Life Is Strange fue un “pequeño boom” en los videojuegos allá hace unos años, en los comienzos de la actual generación (aunque también lo tenéis en Xbox 360). Los franceses DONTNOD Entertainment dieron una pequeña “vuelta de tuerca” a las aventuras gráficas, o juegos “narrativos” (o como queráis llamarlos) que hasta entonces solían “pecar” de ser demasiado estáticos, rígidos… solo consistían en hablar, interactuar por unos escenarios con poca movilidad para nuestro personaje y poco más.

Pero con aquellas aventuras de Max y Chloe (luego su segunda parte y antes la precuela Before the storm”) el estudio demostró que se puede hacer un juego donde la historia y los personajes sean lo más importante sin renunciar a una buena jugabilidad. Añadiendo decisiones, diferentes vías en la trama o incluso el uso de “poderes” especiales, estos juegos enamoraban por la historia, sí… pero también te divertías jugándolos.

Life Is Strange
“Life is Strange” fue un éxito inesperado para DONTNOD, estudio que pasaba por dificultades en aquellos tiempos. Las ventas y los premios les llovieron encima merecidísimamente. Si no lo habéis jugado… estáis tardando.

Si algo tiene Xbox es que siempre apuesta por juegos diferentes, de todo tipo. Y por ello no es de extrañar que esta forma de narrar y este tipo de historias tan complejas, con una profunda carga emotiva, llamaran la atención de los de Redmond y es por ello que aquí tenemos el primer capítulo del nuevo juego de DONTNOD, en exclusiva para Microsoft, “Tell Me Why”.

Venga, el toro por los cuernos: ¿Es igual que Life Is Strange? Es el mismo estilo de juego… pero no es igual. Vamos allá intentando espoilear lo mínimo (intentaré que nada).

En cada rincón se esconde un recuerdo. En cada recuerdo se esconde un secreto. Cada secreto esconde una posible verdad. Bienvenidos a “Tell Me Why”.

Lo primero que hay que indicar es que estamos ante un juego (o al menos este primer episodio) de desarrollo lento, pausado, detallista, preciosista incluso en la misma concepción de la historia y de cómo avanzamos por ella. Es un episodio para jugar con calma, mirándolo todo, interactuando con todo. Jugarlo con prisas (aunque a veces, por su lento desgranar de la historia, ganas te dan), es pecado. Y aquí viene una de las primeras diferencias con los dos Life Is Strange: No hay un “BOOM” inicial, un bombazo que te vuele la cabeza y siente las bases de todo lo que vendrá después.

Por contra, todo se nos va contando despacio, con un ritmo tranquilo. Tanto la historia del presente como los fundamentales hechos del pasado (que sólo atisbamos muy brevemente en el prólogo y en un par de “flashbacks”), se nos van dando con una cadencia armoniosa, con pequeñísimos detalles, todo ello disfrazado de una (falsa) “calma chicha”.

Muy poco os voy a contar del argumento porque, en realidad, descubrirlo lo es TODO en este primer episodio.

Alyson y Tyler son gemelos y comparten mucho más que el día de su nacimiento. Sienten lo mismo, pueden “visualizar” recuerdos comunes e incluso comparten la capacidad de hablar mentalmente, como en “El Resplandor”

La mayor parte del epsiodio se centra en dos hermanos gemelos que han pasado la friolera de diez años separados, Alyson y Tyler. Ahora pasan los ventiún años y en realidad no han estado lejos. Alyson no ha salido, como es su sueño, del pequeño pueblo donde nacieron y se criaron, una pequeña localidad de Alaska llamada Delos Crossing, aunque ya tiene planes para mudarse a una ciudad más grande con un compañero de trabajo y amigo, Michael. Por contra Tyler ha estado desde los once años (cuando sucedieron los terribles hechos que iremos descubriendo y que no os voy a contar) en un centro de acogida para jóvenes “problemáticos”.

Allí no solo logró encauzar su vida sino que ahora ayuda a otros jóvenes con problemas. Ah, y Tayler es transgénero; nació chica y ahora es un hombre. Este hecho no sólo marca, obviamente, toda su personalidad, sino que es uno de los ejes de la trama. Así mismo también al principio marca el encuentro con su hermana Alyson, quien le adoraba y por supuesto siempre aceptó que en su interior se sentía varón. Por ello mismo al principio le cuesta entender que él no haya querido contactar con ella en tantos años y… bueno, venga; hasta aquí. Lo demás lo descubrís vosotros.

El caso es que juntos (a veces controlaremos a Alyson y a veces a Tyler) viajan a la antigua casa familiar, que ninguno de los dos ha vuelto a pisar desde que los separaron y allí descubrirán que el gran nexo de unión que compartían, vuelve a surgir. No, esto ya no es tanto de historia, esto ya entramos en lo jugable porque, al igual que en los Life is Strange, tenemos unos ciertos toques sobrenaturales (muy sutiles, no tan espectaculares como los poderes de Max Caulfield o de Daniel Díaz en Life is Strange 2). Juntos pueden “ver” sus recuerdos, aunque no siempre de la misma forma y a veces tendremos que elegir entre el recuerdo de Alyson o el de Tyler (lo cual lógicamente cambiará su forma de enfrentarse a los mismos).

Alyson y Tyler tienen demasiados recuerdos dolorosos… pero confusos. Y demasiadas preguntas, demasiados “porqués” que descubrir. Esto no ha hecho más que comenzar.

Así mismo, a veces pueden hablar mentalmente, o con telepatía o como se diga, tal y como recordaban que podían hacer cuando niños. Creían que solo eran recuerdos fantásticos de niñez, pero no. Pueden hacerlo de nuevo como adultos. Y así, armados con esas “herramientas” jugables e investigando por cada escenario (cada detalle cuenta: una postal, un libro, un llavero…) llevaremos a Tyler y Alyson a intentar averiguar el “por qué” de todo lo que ocurrió.

Hay otro aspecto muy importante: el nexo de unión, el “hermanamiento” si queréis llamarlo así entre ellos dos y que dependerá de nosotros, de cómo juguemos, que se estreche cada vez más o por contra que se vayan distanciando. Cuando elegimos ciertas respuestas o nos decidimos por ciertas acciones un símbolo de dos estrellitas juntas nos indicará que hemos hecho que Tayler y Alyson se unan aún más. Por contra el mismo simbolito pero con las dos estrellitas separadas por una barra, significará que se han distanciado.

¿Esto nos invita a la rejugabilidad o por contra nos llevará a un “final bueno o un final malo”? Pues ni idea, os lo diré cuando acabe todos los capítulos (recordad que son, en principio, tres). Yo lo he jugado intentando unirlos lo más posible, pero no es fácil y alguna fallé. Pero vamos, pinta a rejugable desde lejos.

De sus respuestas y acciones (o sea, las tuyas como jugador) dependerá que Tyler y Alyson cada vez estén más unidos… o más distanciados

Técnica y gráficamente no hay ni una sola cosa mala que decir del juego. Manteniendo el mismo estilo de cómic naif (o como se diga) de los títulos anteriores vemos una nueva evolución y depuración de los mismos. Gráficamente no es un juego que intente apabullar, pero es realmente precioso, delicado y con un diseño artístico exquisito. La recreación de Alaska, el pueblo, la iluminación y los personajes, apoyados en un magnífico doblaje (en inglés, eso sí) es soberbia.

Por otro lado lo puramente jugable es sencillo: movemos a los personajes, interactuamos con todo tipo de cosas que tampoco nos las destacan demasiado (hay que estar “ojo avizor” o se nos escapará algo) hablamos, respondemos y “cazamos” los recuerdos de Tyler, de Alyson o de ambos. También hay acertijos y puzzles que resolver, alguno especialmente complicado (maldito “Cuento de los duendes”) pero en general sencillos.

Tyler “desbloqueando” un recuerdo, una especie de “poder” que ambos tienen y que les ayudará a resolver el misterio que envuelve su turbulenta niñez.

En cuanto a la música, tanto la ambiental como las canciones, son muy buenas, aunque no tienen tanta “presencia” como en Life is Strange, donde su banda sonora es casi una protagonista más. Aquí no me ha parecido que los temas tengan ese peso, o esa calidad… siendo buenas que lo son.

Por último señalar que su duración es variable según seáis más detallistas jugando, que es lo recomendable (cada detalle cuenta, como decía antes, para “empaparos” más de la historia) o vayáis más directos al “meollo” del asunto. Entre una hora y pico o dos y pico os moveréis.

Conclusiones:

Este primer episodio de Tell Me Why es solo la presentación de dos personajes, a cada cual más interesante (puede que Tyler por su condición transgénero sea el que llame más la atención y de hecho la trama gira sobre ese aspecto… pero Alyson también apunta una gran profundidad) y de un gran conflicto que volvió del revés todo el mundo de dos niños. Ahora adultos los empezamos a ayudar en su tarea de recomponer toda su existencia. Es una historia que se nos cuenta despacio, donde debemos estar atentos a los detalles. Pero no sólo hay una trama, hay un magnífico trabajo artístico y jugable en todo el título, que se nos antoja algo corto. Esto no ha hecho más que comenzar, pero ya estamos deseando que llegue el 3 de septiembre para continuar.

Hemos analizado el primer episodio de “Tell Me Why” en una Xbox One S gracias a un código de descarga facilitado por Microsoft España, a los que damos las gracias

Tell Me Why (Episodio 1)

29,99 € (juego completo)
8

Historia

9.0/10

Gráficos

7.5/10

Jugabilidad

8.0/10

Sonido/Música

7.5/10

Pros

  • Una presentación de personajes que apuntan a inolvidables y una historia magníficamente desarrollada
  • Gráficamente precioso, en su estilo
  • Combina perfectamente lo narrativo y lo jugable
  • Deja con muchísimas ganas de más

Cons

  • ...y es que se hace corto; o ES corto
  • Su ritmo es lento, no hay "bombazo" inicial como en Life is Strange
  • Las canciones no me han parecido tan buenas, o no destacan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.