Las ratas tienen mucho que decir (y luchar) en Tails of Iron

Las fabulas que emplean animales para narrar los hechos siempre han sido muu recurrentes. Perros contra gatos, cerdos contra lobos o lo que sucede en este caso, ratas contra sapos. La astucia frente a la fuerza bruta, o el uso de la inteligencia frente a otras artes mas sencillas son “moralejas” que podemos extraer de estos cuentos. Y precisamente asi tendremos que pensar en Tails of Iron, la ultima apuesta de Odd Bug Studio, United Label y Meridiem Games en su distribución por nuestro territorio.

Más listo que los ratones colorados

Este cuento no empieza muy bien. Nosotros encarnaremos a Redgi, próximo heredero de la corona en el reino de las ratas. Justo el mismo día de nuestra coronación, los sapos arrasan con la fortaleza donde habitamos, dejando un paisaje lleno de muerte, escombros y desolación. Por suerte, Redgi no tirará la toalla tan fácilmente, y poco a poco irá reconstruyendo su hogar a medida que planea un plan para enfrentarse a Verruga Verde, el sapo que ha orgnizado la invasión.

Tails of Iron es una mezcla perfecta entre Hollow Knight y Dark Souls. Recoge ambas facetas de estas dos grande sagas para ofrecer su punto de vista particular. A través de un mundo en 2D, tendremos que enfrentarnos a feroces enemigos en desafiantes batallas donde habrá que medir las distancias, saber cuando atacar y cómo no, saber también cómo defenderse.

Rueda, defiéndete, contraataca

Las similitudes con la saga de From Software se ven desde el primer minuto. Redgi podrá equiparse armaduras ligeras, medias o pesadas que influirán en su movimiento por el escenario, así como en sus esquivas. Lo mismo sucede con el armamento que adquiramos, pudiendo ser ágil con espadas livianas o contundentes con porras pesadas, por ejemplo. Por suerte, podremos alternar fácilmente ambos estilos según avancemos en la aventura, incluso manejar una tercera arma para larga distancia (arco o ballesta) que nos permitirá romper fácilmente con la defensa del rival en caso de apuro.

Habrá que saber defenderse con el escudo cuando la ocasión lo requiera, o rodar si el ataque del enemigo es demasiado potente. La exigencia es alta en Tails of Iron, y si recibimos un par de golpes fuertes, nuestra rata podrá pasar a mejor vida, dando al traste con nuestra misión. Por suerte, tendremos cierta ayuda gracias a unos detellos que aparecerán en la cabeza del enemigo cuando vayan a ejecutar un ataque (parecido a lo visto en la saga Batma Arkham). Pese a esta ayuda visual, ya os digo yo que nos tocará repetir algún que otro combate.

Pide ayuda a tus súbditos en Tails of Iron

Los comienzos son pésimos. Sin armas, ni apoyo de nuestra gente, y con todo un castillo en su momento más decrépito. La búsqueda de aliados será una parte fundamental, y para ello nos tocará recorrer el mundo (y submundo) de nuestros alrededores. El camino empedrado que andaremos al principio se irá llanando según encontremos a nuestros amigos. Por ejemplo, una vez recuperada la herrería, mejorar las armas o crear unas nuevas nos facilitarán mucho las cosas. Lo mismo pasa cuando consigamos mejorar nuestra vida gracias a las recetas del cocinero del castillo.

Sus servicios nos costarán un precio (a modo de oro, ingredientes y otro tipo de objetos) por lo que se hace importante recolectar todo lo que encontremos a nuestro paso. Tampoco podemos dejar pasar por alto las misiones secundarias. Puede que no nos aporten experiencia como tal, pero sus recompensas y objetos pueden ser beneficiosos para un futuro. Y cualquier ayuda que recibamos, por mínima que sea, siempre es bien recibida.

Un reino de fantasía y muerte

Hacía tiempo que un mapeado no me atrapaba tanto como lo hace este juego. Visitaremos bosques, los alrededores de nuestro castillo, cloacas, campamentos enemigos, etc. Cada uno de ellos con su singular estilo artístico (que es precioso, por cierto) y sus enemigos. No siempre habrá sapos que vengan con ganas de pocos amigos, sino que habrá insectos y otro tipo de fauna que nos dificultará nuestra misión. Cada uno de ellos (especialmente los jefes finales) tendrán su particular manera de atacar que deberemos dominar y aprender.

No apto para amantes de los sapos

Que no os engañen su aspecto infantil y el colorido de sus escenarios. Tails of Iron es un juego crudo, muy bestia tanto en los movimientos como en las ejecuciones. Las decapitaciones, empalamientos y demás movimientos crueles están a la orden del día. Una mezcla macabra que nos recuerda a lo visto en Hollow Knight, donde la belleza pesimista y un aire de turbidez inunda cada zona, por muy bonita que sea.

Mención especial a la parte sonora del juego. Pese a que no hablan, tanto ratas, sapos y otras bestias emiten unos sonidos muy particulares. A través de pequeños bocadillos irán contando sus aventuras y desventuras, de una manera muy directa que podemos entender sin problema. Por supuesto, no todo se basa en este lenguaje abreviado, ya que habrá un narrador “puro y duro” que relate los hechos como si de un cuento se tratara. Y pese a que está en inglés, le da un punto muy bueno a la aventura.

Conclusión de Tails of Iron

Ultimamente están saliendo muchas propuestas en 2D que, de cierta manera, se inspiran en grandes sagas conocidas como Dark Souls o Hollow Knight. La obra de Odd Bug Studio no lo esconde, pero por suerte aporta su propio granito de arena que lo hacen especial.

El estudio ha sido capaz de crear un lore increíble con este juego. La fábula entre ratas y sapos que experimentamos en Tails of Iron atrapa desde el primer momento, y manejar al simpático heredero al trono es una gozada. Puede que sea su estilo visual, esa sensación de inferioridad que aporta el protagonista o simplemente unas mecánicas bien implementadas. O puede que sea una mezcla de las tres cosas. Lo que sé es que si eres amante de los souls en 2D, no te pierdas la gran aventura de Redgi por intentar recuperar su reino.

Tails of Iron

24.99€
8

Nota Final

8.0/10

Pros

  • Los personajes (malos y buenos) son muy carismáticos
  • Desafío que nunca se torna imposible
  • Visualmente es una delicia

Cons

  • Algunas misiones secundarias son repetitivas... y hay que hacerlas
  • Fasltan atributos especiales a las armas que recogemos
  • Las mecánicas difieren poco de cualquier otro "Souls" en 2D

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.