Multitud de carreras, píxeles por doquier y diversión hasta la extenuación es lo que nos deparará Super Pixel Racers.

Parece que hoy en día abundan los juegos de estética retro-pixel en las consolas, lo que supone para muchos un gran retorno nostálgico a los tiempos de Super Nintendo o Sega Megadrive. Precisamente nuestro juego de hoy, con este marcado estilo gráfico retro y una mecánica jugable arcade, también sigue perfectamente la corriente de este nuevo sub-género. Estamos hablando de Super Pixel Racers, un juego de carreras “a la antigua” con un estilo artístico basado en el pixel-art, que sorprenderá a todo aquel dispuesto a darle una oportunidad.

Antes de empezar las carreras propiamente dichas, el jugador deberá elegir entre de dos sistemas de control: está el “modo direccional”, en el que tu coche se mueve automáticamente en la dirección en la que apuntas con el joystick del mando nada más; y el “modo clásico”, en el que usas el joystick hacia izquierda y la derecha para cambiar la dirección de tu coche y aceleras pulsando un botón. Ambos sistemas de control funcionan bien y dependerá del jugador ver cual es el que más se ajusta a sus preferencias de juego.

Ya en las carreras, que es el componente sobre el que gira el juego, nos enfrentaremos a nuestros contrincantes a través de pistas estrechas, en las cuales trataremos de ganar ventaja sobre nuestros oponentes para quedar primeros. La mejor manera de conseguir esto es haciendo uso de la nitroglicerina o nitro (para los que hayan visto muchas veces “A todo gas”), que te dará un subidón de velocidad momentáneo y que es muy efectivo cuando nos enfrentamos a rectas más largas. Sin embargo, las pistas están llenas de giros y curvas cerradas, así que tendrás que dominar el arte del derrape si realmente quieres tener éxito en ellas. El uso del derrape se articula mediante un mecanismo sencillo de aprender, pero complicado de dominar. Hacer bien una curva cerrada realmente puede marcar la diferencia entre terminar primero o ni siquiera quedar entre los tres mejores. Durante estas carreras será vital encontrar huecos para adelantar a los rivales, hacer buen acopio de la nitro y conseguir efectuar grandes derrapes. Como se puede ver, hay muchas formas de conseguir victoria en Super Pixel Racers, lo que hace que cada cada carrera en la que participas sea diferente y divertida por igual.

El modo para un solo jugador te permite progresar a través de múltiples clases de carreras, mientras desbloqueas nuevos coches y ganas mejoras para ellos. Estas clases de carreras se ordenan según el tipo de coches que queramos utilizar. Por ejemplo en las clases más altas llevaremos coches que son mucho más rápidos que los de las clases más bajas. De hecho, volver a los vehículos de una clase más baja a la que estábamos jugando se puede llegar a sentir sumamente lento. En las carreras además se nos recompensará con medallas de estilo, que hará que muchas de ellas tengan un alto componente de repetición para superar nuestra puntuación anterior y tenernos “picados” con ello.

Aparte del modo para un solo jugador, uno de los puntos fuertes de Super Pixel Racers es la gran cantidad de modos de juego que ofrece. Tenemos uno donde nos enfrentamos a otros siete corredores en un evento estándar, otro que te desafía a conseguir el mejor tiempo en una pista generada de manera procedural, otro donde el objetivo es aplastar a tus enemigos golpeándolos, otro donde tienes que perseguir a un objetivo específico y el último en el cual debes hacer la mayor cantidad de derrapes posibles. El juego podría haber sido un juego de carreras convencional y no ofrecer nada más, pero en su lugar tiene suficientes modos de juego para incluso rivalizar con un juego de carreras triple A.

Como nota muy positiva, es que todos estos modos de juego se pueden jugar en modo multijugador, tanto local como en línea. En el modo online tendremos carreras de hasta 8 jugadores y en el local el máximo permitido será 4.

El apartado gráfico cumple con su objetivo de agradar a la vista mediante la estética pixel. El diseño de los coches también es algo digno de admirar, puesto que están hechos “a mano” y tienen los suficientes detalles como para que apenas se parezcan entre los distintos modelos. También hay gran variedad de escenarios y los efectos como el polvo, las chispas al golpear otro coche, entre otros, están muy bien representados. Además, el juego está mejorado para Xbox One X alcanzando una resolución 4K Ultra HD, con lo cual debemos felicitar por ello al estudio 21c Ducks. El apartado sonoro cuenta con los típicos sonidos que oiremos en cualquier juego de coches, así como una banda sonora excepcional basada en la época de los 16 bits.

Super Pixel Racers ofrece un gran numero de carreras (más de 200) con un componente alto de diversión y emoción, además de diversos modos de juego que te aseguran horas y horas de juego. Con una mecánica simple, el fantástico estilo retro, un tono desenfadado y la abundancia de contenido, estamos ante un juego arcade imprescindible para los amantes de la conducción y los juegos con esta tipología estética.

Super Pixel Racers

12,99€
8.6

Gráficos

8.5/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Duración/Diversión

9.0/10

Pros

  • Muy acertado el sistema de modelo de conducción
  • Brutal variedad de modos de juego
  • Bonito apartado gráfico
  • Banda sonora con estética ochentera

Cons

  • Fallos en algunos puntos de control
  • Muy difícil encontrar partidas online