Un nombre tan largo como Super Blackjack Battle II Turbo Edition para denominar a un juego de cartas y apuestas. ¿Estará a la altura?

El mundo de las cartas no tiene barreras. Esos pequeños rectángulos de cartón nos han entretenido en mil y una ocasiones y nos han ayudado a matar los ratos muertos. Por supuesto, la tecnología avanza y el formato físico de las cartas dio paso a su homónimo virtual, donde ha evolucionado de mil maneras, estando presentes en casi todos los géneros: juegos de rol, en títulos de estrategia, en los shooters para propiciarnos bonificaciones o hasta en las mismas carreras con vehículos. Por sorpresa, la fusión que intenta conseguir Stage Clear Studios y Head Up Games con su Super Blackjack Battle II Turbo Edition (a partir de ahora lo llamaremos solamente como Super Blackjack) no lo habíamos experimentado antes, propiciando una mezcla que os detallamos en el siguiente análisis.

El nombre del propio juego no está pensado para fastidiar al redactor o usuario de turno que quiera escribirlo, sino que se trata de un símil con uno de los mejores juegos de lucha de todos los tiempos: Super Street Fighter II Turbo. Esto es debido a que Super Blackjack bebe mucho del juego de Capcom (no en sus mecánicas, pero sí visualmente) siendo uno de los cebos importantes a la hora de vender su producto. Ya desde su logo principal, hasta esos momentos de cuenta atrás cuando nuestro personaje es derrotado, todo es esencia pura a Street Fighter II, un guiño que los fieles a esta saga seguro que disfrutarán.

No penséis que vamos a encontrar un juego de combates pese a las referencias que hemos citado. Super Blackjack, como su propio nombre indica, es un título donde tendremos que jugar a este particular juego de cartas mientras derrotamos a los oponentes hasta dejarlos en la quiebra. Podremos optar por 12 personajes diferentes, cada uno con su historia y final, aunque no difieren en nada en lo que respecta a mecánicas, controles, ataques especiales o habilidades. Salvo por su lugar de procedencia, todos se controlarán igual, con la misma finalidad de viajar a Las Vegas y derrotar al mafioso más importante de la ciudad en un duelo a Blackjack.

A modo de resumen, el Blackjack es una modalidad donde tenemos que ir destapando cartas una por una hasta alcanzar un total de 21 puntos. Cada carta tiene un valor, y deberemos pensar si merece la pena arriesgarse y seguir destapando cartas o plantarnos antes de pasarnos de listos y sobrepasar los 21 puntos estipulados. El verdadero rival que batir en cada combate no es el oponente asignado, sino el croupier al otro lado de la mesa. Nuestra derrota o victoria en la apuesta dependerá de nuestro propio resultado y si supera la puntuación sacada por el croupier, por lo que habrá que planificar muy bien el dinero que ponemos en juego si no queremos abandonar la mesa con los bolsillos vacíos.

Super Blackjack incorpora nuevos elementos para no hacer las partidas demasiado pesadas.  Para empezar, tendremos un máximo de diez rondas para intentar amasar la mayor cantidad de dinero en base a las apuestas que hagamos. Si pasadas estas diez rondas ninguno de los participantes se ha quedado arruinado, el ganador será quien haya conseguido la mayor fortuna. Esto nos obliga a no quedarnos estancados en apuestas cómodas, ya que en ocasiones habrá que arriesgar gran parte del dinero acumulado para superar lo conseguido por nuestro adversario. Otro punto a su favor es que pese a que existe una opción para apostar hasta cuatro jugadores a la vez, en el modo historia únicamente habrá “combates” 1 vs 1 para propiciar ese mayor ritmo que le sienta de maravilla.

Quienes quieran sacar partido a Super Blackjack deben tener ciertos conocimientos sobre el juego de cartas. Primero, porque el juego se basa única y exclusivamente en esta modalidad como ya hemos comentado. Segundo, porque no existe un tutorial que nos explique las reglas básicas ni los movimientos a realizar en nuestro turno (aspecto que echamos mucho en falta). Tercero, porque ahondando en tecnicismos, hay jugadas mas elaboradas que deberemos saber manejar si queremos ganar en niveles de dificultad mas altos, como la posibilidad de dividir las cartas con el croupier (spit) o asegurar la partida en juego (insurance).

Si no tenemos ni idea de como jugar al Blackjack (y tenemos ganas de aprender), lo mejor será que invitemos a casa a nuestros colegas y nos expliquen sobre la marcha las reglas básicas gracias al multijugador para hasta cuatro jugadores. Olvidaros de “peleas” cortas como en su modo campaña, donde el contrario hace apuestas fuertes sin pensar en las consecuencias. Con amigos se hace todo mas vibrante, y la tensión se siente hasta el ultimo momento antes de proclamar un ganador. Piques asegurados, pero tamvien una buena forma de hacer apuestas en Blackjack con cokegas sin tener que rascar el bolsillo en un casino.

Ya hemos comentado que Super Jackblack bebe directamente de Super Street Fighter II, al menos en su parte visual. Esto es cierto en parte, como en algunos logotipos, o pantallas concretas que son muy características del juego de Capcom. No podemos decir lo mismo de los momentos clave con las cartas ya sobre la mesa, donde los personajes y el escenario pierden algo de encanto y se alejan de la estética noventera que quiere reflejar. Si, seguimos teniendo un aspecto pixelado, pero alejado de lo visto en el juego de lucha. Al menos tenemos una variedad de escenarios (y personajes) de lo mas variopintos, que aportan frescura a cada enfrentamiento y evitan que caigamos en la monotonía que puede suponer estar viendo siempre un tapiz verde.

Su aspecto sonoro, como no podía ser de otra manera, también intenta emular a su fuente de inspiración…pero al igual que en su apartado gráfico, se queda un paso atrás y no consigue alcanzar su objetivo. Es difícil igualar lo conseguido en Street Fighter II a nivel musical, aunque más difícil se hace plasmar todas esas pistas musicales antológicas en un juego de cartas. Menos aun cuando no contamos con golpes ni movimientos especiales que definan a cada personaje. El estudio lo intenta y se esfuerza en conseguirlo, y el resultado final es simple y llanamente correcto. Donde ha puesto algo mas de esfuerzo es en su traducción, y es que Super Blackjack viene con subtítulos en español.

 

Conclusión

Super Blackjack entra por los ojos gracias a una propuesta de cartas que recoge el estilo visual de Srreet Fighter II. Por desgracia, salvo por los guiños al juego de lucha en ciertos momentos concretos como en el roster de personajes, los finales de las campañas o en el logotipo del juego, todo se diluye dejando un título puro y enteramente de cartas, donde solo tiene cabida el Blackjack, ya sea solo o con amigos. Echamos en falta una diferenciación más marcada entre los 12 personajes, o algún modo extra que alargue la vida del juego (unas partidas competitivas con distintas ligas le habrían sentado de maravilla) aunque puede ofrecer varias horas de buenas cartas a quienes quieran descubrir todos los finales que esconde el juego.

Super Blackjack Battle II Turbo Edition

7.99€
7

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Diversión / Duracion

7.0/10

Pros

  • Visualmente variado
  • Multijugador local hasta con cuatro usuarios
  • Traducido al español

Cons

  • Falta un tutorial para los que se inician en el Blackjack
  • Un online competitivo le vendría como anillo al dedo
  • Poca variedad de modos de juego