Están las aguas un poco turbias por Londres

Ser capitán del barco no es nada fácil. Aparte de conocer todos los entresijos de tu nave, debes conocer las rutas marítimas, optimizar los recursos disponibles, animar a la tripulación que tienes a cargo, enfrentarte a los peligros que acechan bajo el agua… y afrontar todos los textos que vendrán en avalancha hacia ti. Al menos eso es lo que ocurre en Sunless Sea, la última propuesta de Failbetter Games y publicado por Digerati, la cual leva anclas en Xbox One para satisfacer a los viejos lobos de mar que quieran descubrir los misterios que esconde el vasto océano.

Sunless Sea no es el típico juego de barcos que nos podemos imaginar. A veces, incluso deja de ser un juego para sumergir al jugador (nunca mejor dicho) en un sinfín de relatos que podrían basarse sin ningún tipo de tapujos en las novelas de Lovecraft o en los textos de Edgar Allan Poe. A través de los relatos que el propio título va vertiendo, nosotros deberemos tomar decisiones al más propio estilo de “Elige tu propia aventura” que tantos buenos momentos nos brindaron en nuestra adolescencia. Por eso mismo, la propuesta que estamos analizando no es apta para mucha gente, sino para un tipo de jugador muy concreto que sea un ávido lector, amante de la exploración, y que tenga como virtud su paciencia. Lamentablemente, no todas las personas somos de esa pasta…y yo formo parte de ellas.

El juego desarrollado por Failbatter Games nos ubica en una Londres de una época victoriana. Pero no una Londres clásica cualquiera, ya que la región se ha visto completamente sumergida por aguas oceánicas, trayendo a sus ciudadanos podredumbre, pesimismo y criaturas temibles que habitan en las profundidades de este nuevo entorno. Nosotros encarnaremos a un marinero, y como buen juego donde la historia prima ante todo, precisamente será lo primero que elijamos: la historia. Porque no todos los marineros tienen los mismos objetivos o buscan las mismas ambiciones.

Para comenzar, podremos escoger varias especializaciones de nuestro personaje tan extrañas como diferentes. Ser poeta, filósofo, cura o un veterano de guerra son las primeras decisiones que definirán nuestra travesía, pero eso no es todo. La ambición (o dicho de otra manera, los objetivos personales) será un punto clave, por lo que habrá que decidir si preferimos ir en busca de los huesos de nuestro difunto padre, si queremos ir en busca de la ansiada inmortalidad o si vamos a darlo todo para ser el siguiente emperador de la época. Todas estas variables, (y otras tantas más que no nombraré para no aburrir) nos dan una idea de lo distintas que pueden ser las partidas dependiendo a quién escojamos y nuestros objetivos. Pero eso es solo el pico del Iceberg… las misiones son incontables, y varían dependiendo de la partida que estemos jugando. Si amigos, estamos ante un juego procedural, aunque esa será el menor de nuestros problemas a bordo del barco.

Cada aventura que vivamos en Sunless Sea será diferente, y las primeras travesías están destinadas al fracaso (hasta el mismo juego te lo advierte). Eso es porque no estamos ante un juego fácil, y toda experiencia personal adquirida con un capitán podremos aplicarla en el siguiente. La exploración lo es todo en este juego, pero igual o más importante es la búsqueda de suministros, la mejora de nuestra nave, y por supuesto, la información que podamos ir recogiendo. A veces es mejor visitar una taberna y conseguir un consejo jugoso, que precipitarnos por nuestra cuenta “a ver qué encontramos”. Estas reglas o directrices no están escritas en ningún lado, siendo el propio jugador quien tenga que sacar el lado autodidacta para controlar el juego.

Es ese aspecto, la ausencia de un tutorial que nos guíe, o de menús más accesibles para el usuario que comienza el juego, desequilibra Sunless Sea completamente. Se hace muy difícil entrar en su propuesta, estaremos perdidísimos y no sabremos ni por donde empezar. Además, y cabe recalcarlo aquí, el juego viene sin traducción a nuestro idioma. No es un inglés fácil, y aparte de tener bastantes “tecnicismos marítimos”, las frases están adornadas con vocablos literarios que sentarán de maravilla en su país de procedencia, pero que no hacen otra cosa que ponernos aún más la zancadilla a quienes no dominamos completamente esa lengua.

Para rematar, el combate no es nada notable. Es más, tiene carencias que hacen de este apartado el menos interesante de todo el juego. Podremos lanzar misiles en una primera instancia, y poco a poco, según vayamos mejorando nuestro barco, equiparnos con mejor armamento. Pero da igual el cañón o arma que usemos, que los combates seguirán siendo una “interpretación del ratón y el gato”, con un monstruo (o barco) corriendo detrás nuestra. El cometido que tendremos será poner nuestro navío en buena posición y disparar. Después de eso, vuelta a empezar para volver a coger una buena posición. Con el ritmo lento que caracteriza a Sunless Sea, ya os digo que esta experiencia de combate no se hace nada gratificante.

Cabe decir que la versión que llega a Xbox One es Sunless Sea: Zubmarine Edition, donde como el propio nombre indica, podremos manejar un submarino e ir mas allá, indagando las profundidades de un mar lleno de zees y peligros ambientales propios del mundo submarino. Por supuesto, sigue la misma estela y mecánicas que la base principal del juego, aunque los fans de la propuesta se alegrarán de contar con mas contenido.

Conclusión

No cabe duda de que Sunless Sea: Zubmarine Edition es un juego muy particular, para un público muy concreto. No es el típico juego de barcos donde hay que disparar a todo lo que se mueva, ni tan siquiera es una propuesta de exploración al uso. El título de Failbetter Games se basa en la toma de decisiones a través de relatos y pistas que iremos encontrando por las islas, con todos y cada uno de estos textos muy basados en la “cultura Lovecraftiana”, lo que suma puntos a favor si eres amante de este célebre escritor. Su dificultad, los recursos a gestionar y lo más importante, una accesibilidad en consolas nefasta hará que sea muy difícil entrar en sus mecánicas, aunque si eres un jugador paciente (y con una buena base de inglés) os aseguramos que tendréis puñados y puñados de horas recorriendo una Londres victoriana inundada de agua, monstruos y pesimismo.

Sunless Sea: Zubmariner Edition

5.6

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

4.0/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Exploración llena de peligros y secretos
  • El aspecto procedural le siente bien al juego
  • Más Lovecraftiano que Lovecraft

Cons

  • Tiene un inglés muy duro
  • Los combates no son su fuerte
  • La accesibilidad en consolas es nefasta
Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.