La guerra no siempre se libra en primera persona. A veces se libra con la vista en el cielo, como pasa con Sudden Strike 4.

Los juegos que abordan el género de la estrategia en tiempo real (o RTS como se viene abreviando) no son muy concurridos en consolas, eso todo el mundo lo sabe. La accesibilidad y fluidez que falta con el mando, el tipo de juego más pausado de lo que estamos acostumbrados, y por qué no decirlo, la cultura o mentalidad que difiere del usuario de PC hace que no sea un género muy popular en usuarios de consola, ni ahora ni antes. Por suerte, hay distribuidoras como Kalypso (o Meridiem Games en nuestro territorio) que no tiran la toalla y abren la puerta a ofertas que aparentemente sólo pueden ser disfrutadas con teclado y ratón, pero que con un buen mapeo de botones y una interfaz simplificada pueden llegar al resto de dispositivos. En su haber tienen sagas conocidas como Trópico, Dungeons y otro tipo de ofertas como Omerta – City of Gangsters. Experiencias que no todos los estudios se atreven a portear, como puede ser el caso del juego que tenemos bajo estas líneas, Sudden Strike 4.

Lanzado hace casi un año para PC y PS4, ahora es el turno de los usuarios de Xbox One disfrutar de todas las bondades de este juego bélico con una edición muy completa que se denomina Sudden Strike 4: European Bettlefields Edition, la cual incluye varias expansiones como La Batalla de Kursk, Road to Dunkirk y Tormenta de Invierno, así como 3 mapas exclusivos para el multijugador. No sólo se quedan las novedades aquí, sino que además los usuarios de Xbox One X contarán con una versión mejorada en sus gráficos y luciendo en 4K Ultra HD lo que permite un cambio visual palpable y que le sienta de maravilla al juego.

Toda la acción de Sudden Strike 4 tiene como marco la Europa de la Segunda Guerra Mundial. Podremos elegir una de las tres campañas a nuestra disposición, divididas por el tipo de ejército que actuó en ese escenario bélico. Por un lado, tendremos la campaña aliada, con las tropas americanas y británicas actuando en conjunto. Por otro lado, podremos seleccionar al ejercito alemán, y por último podremos encarnar a los combatientes soviéticos que lucharán por su libertad y el control de sus tierras. Pese a que el “modus operandi” y la jugabilidad será la misma en cada campaña, cada ejército tendrá sus propias unidades (ya sean terrestres, aéreas e incluso acuáticas) lo que hacen diferir sutilmente la forma de jugar. Por supuesto, la historia que relatan también es distinta, así como los escenarios, lo que conforman un aliciente más que ideal para disfrutar de las tres facciones por igual.

Pese a que los juegos de RTS no abundan en Xbox One, tenemos un caso reciente muy sonado como es Halo Wars 2, y Sudden Strike 4 comparte ciertos elementos en común como la interfaz con el mando, aunque el factor estratégico está más presente en el desarrollo de Kalypso Media y Kite Games. Contaremos con ciertas tropas ya desplegadas en la línea de combate, con una vista aérea que nos puede recordar a clásicos atemporales como Command & Conquer. Habrá varios objetivos que difieren de cada misión: desde eliminar la resistencia enemiga, hasta apoderarse de un asentamiento, escoltar una caravana de mercancía o mantener una posición. Todo esto bajo un velo realista (en la mayoría de los casos) que nos hará replantearnos las situaciones, hacer buen uso del terreno y realizar cambios de estrategia si fuera necesario.

Para que veáis el grado de realismo que Sudden Strike 4 puede ofrecer, la munición que portan nuestras tropas está limitada. Deberemos en todo momento “cuidar” de nuestros pelotones y saber en qué momentos cargar con todo, y en que otros esperar una ofensiva que sea merecedora de nuestras balas. El apoyo logístico será vital, con camiones que nos abastecerán con la munición que nos falta y teniendo el conocimiento necesario para desplegar las tropas, realizando avanzadillas con un único pelotón para conocer perfectamente las unidades de nuestro enemigo, invadir casas para emboscar al ejercito contrario, etc.  Por supuesto, cuidar de los nuestros es fundamental para continuar con la misión, y para eso tendremos que mantener bien protegidos a los soldados médicos y a los camiones que se encargan de reparar los tanques y resto de vehículos que estarán a nuestra entera disposición.

Claro, toda esta capacidad estratégica con teclado y ratón debe ser intuitiva y efectiva, pero con mando no ocurre lo mismo. Pese a tener un menú radial como ocurría en Halo Wars (y que de verdad facilita mucho las cosas) la selección de tropas se hace algo tediosa, especialmente cuando tienes que escoger a un soldado concreto (como el médico) para que haga una acción predeterminada. No es fácil, aunque para suavizar el control podremos pausar la acción y realizar todos los comandos de forma ordenada y sin meteduras de pata. Lo sabemos, puede que no sea lo más honrado posible, aunque en la guerra todo vale con tal de hacerse con la victoria.

Sudden Strike 4 posiblemente es la entrega más completa de todas. Y ya no hablo únicamente por el contenido adicional que incluye esta versión de Xbox One, sino por la cantidad de acciones que podemos realizar. Podremos cargar y descargar unidades de nuestros camiones, hacer que suban soldados a los laterales de un tanque, acoplar y desacoplar artillería pesada para transportarla a otras zonas más concurridas e incluso abrir la escotilla de nuestro tanque para que tengamos más radio de visión. Hablando de tanques, sin duda estos carros blindados tendrán un gran peso en el título y que nos pede recordar a la clásica saga Panzers de Codename. El posicionamiento de estas máquinas de guerra, y cómo atacar a las que tiene el enemigo (no es lo mismo disparar de frente que por la retaguardia, donde más vulnerable son estos tanques) hace que siga sumando puntos al componente estratégico que el juego puede llegar a tener.

Ojo, también existen partes que los chicos de Kalypso Media y Kite Games han obviado, como es la gestión de recursos en una base y creación de asentamientos o edificaciones. No podremos crear nuevas tropas, ni mejorar infraestructuras que nos otorguen ventaja a lo largo de la misión. Todo se ha simplificado de tal manera que se suministrarán pelotones a disposición del juego o del transcurso de la partida en concreto. Puede que los más puristas del género echen en falta esos primeros compases iniciales de búsqueda de materias primas y construcción de una base sólida, pero a cambio se gana en dinamismo y distintos tipos de misión que no nos atan a un punto de partida predeterminado. Al menos, habrá tres tipos de generales que podremos seleccionar al principio de cada misión con distintos atributos (lo que en Sudden Strike 4 se denominan doctrinas) que aportan una bonificación dependiendo de la rama escogida, mejorando los estatus de la infantería, de los blindados o del apoyo.

Gráficamente no podemos objetar mucho al juego. En mi caso concreto he disfrutado de Sudden Strike 4 en Xbox One X, y las mejoras proporcionadas por el 4K se hacen notar, especialmente en el diseño de las 100 unidades de combate distintas y en los pequeños detalles. La destrucción de edificios, hacer volar por los aires un puente, romper el hielo para que nuestros rivales se hundan… un sinfín de pequeños detallitos que se ven de maravilla en nuestra consola. Puede que no tengamos esas batallas en miniatura como sí teníamos en Halo Wars 2 (por razones lógicas de contexto) pero contaremos con animaciones cuando se mueren, tiran granadas o se parapetan detrás de una trinchera muy bien recreadas. Los escenarios también están bien cuidados, y aunque hecho en falta un mayor impacto visual con más números de objetos y o de vegetación en pantalla, existen varios tipos de terreno (e incluso ciudades) que rompen por completo la monotonía.

El apartado sonoro también es digno de alabar. Por supuesto, no faltarán los diferentes efectos de sonido provenientes de los tanques y la infantería en pleno fulgor de la batalla, así como una música orquestada que nos acompañará en ciertos compases de la misión y en los menús del juego, aunque lo más chocante y curioso son las voces que tendremos en Sudden Strike 4. Tanto voces como textos están en español (y además gozando de un buen doblaje), pero después en plena acción de la batalla, cada bando tendrá su propia lengua materna, por lo que escucharemos voces en alemán, ruso, inglés…dependiendo del ejercito que dirijamos. Muy buen apunte que hace que la recreación histórica y la inmersión en cada fase sea aún mejor si cabe.

 
 

Conclusión

Sudden Strike 4 es un juego RTS que prescinde completamente de la edificación y cuidado de la base, pero eso no quita que sea un título fácil. El factor estratégico estará muy presente, y tendremos que pensar muy bien nuestros movimientos, planificar una estrategia y vigilar la salud y munición de nuestras tropas para no sufrir una derrota. Evidentemente toda esta gestión no es tarea fácil si usamos un mando, pero al menos podremos pausar la acción para tomar las decisiones más acertadas sin presión ninguna. Una edición completa y llena de contenido que seguro agradará a los fans de la saga.

Sudden Strike 4 - European Battlefield Edition

39.99€
Sudden Strike 4 - European Battlefield Edition
8

Gráficos

8.5 /10

Jugabilidad

6.0 /10

Sonido

8.5 /10

Duración

9.0 /10

Pros

  • Se ve muy detallado y precioso
  • Las voces en los distintos idiomas
  • La interfaz bien adaptada a un mando...

Cons

  • ...pese a que no es lo mismo que jugar con teclado y ratón
  • Falta gestión de bases
  • Multijugador sólo de relleno