Struggling nos ofrece una buena experiencia de cooperación y un mundo muy bizarro

Se dice que las mejores ideas son aquellas que se salen de lo convencional, aquello que rompe los cánones y los esquemas actuales. Detrás de estas suelen haber mentes que son capaces de ver más allá del cuadrado de cuatro costados, en el que muchas otras mentes languidecerán por el resto de sus días. Por ello, se dice que las primeras son precisamente las que, un día u otro, tendrán éxito en aquello que se propongan. Esta bien puede ser la casuística del estudio Chasing Rats, quienes con Struggling, su primer proyecto, han logrado hacerse eco en el sector independiente.

Struggling es una propuesta de plataformas en 2D con muchos rompecabezas, aunque un tanto particular y peculiar en su planteamiento. En esta encarnaremos a Troya, un ser amorfo y repugnante que nos recuerda vagamente al protagonista de Carrion. Este tiene graves problemas motrices, por lo que el control no será tan placentero como si lo era en el anterior ejemplo citado. De esta forma, la obra que tenemos entre manos se basa más en las físicas y la dificultad de controlar a esta masa compuesta por dos cabezas y dos brazos. Una cabeza representa a Héctor y otra Aquiles, dos de los personajes emblemáticos de la clásica epopeya “La Ilíada”.

Controlando a Troya, tendremos que ir sorteando una gran cantidad de obstáculos y desafíos que parecerán meras tareas cotidianas, pero que para nuestro deforme protagonista son más que un hueso duro de roer. De esta forma, recorremos un mundo de los más disparatado dónde todo vale y seremos partícipes de las situaciones más alocadas y dispares que podamos llegar imaginar. Esta abominación tiene cuerda para rato y nos hará sufrir lo que no está escrito, pues la diversión y la frustración son dos sensaciones que van muy a la par en este título. Esto se debe a que la ridiculez de cada situación se supera en cada nuevo reto que se nos propone, pero la dificultad para mover nuestra horrenda masa por el entorno hará que literalmente nos queramos arrancar los pelos de la cabeza.

La alusión anterior a “La Ilíada” no es casual, puesto que nuestro protagonista lleva ese nombre por una razón bastante crucial. Como toda aquella persona que haya leído la epopeya de Homero sabrá, Hércules y Aquiles tuvieron sus más y sus menos, por lo que en Struggling ambos han sido condenados a aguantarse mutuamente. De esta forma, nuestra abominación acoge a ambos personajes en un único ente material en el cual tendrán que colaborar para poder cumplir su objetivo. De ahí también, el nombre del protagonista: Troya. Aquí todo está pensado al detalle.

Como bien hemos comentado, Hércules y Aquiles tienen que cooperar y esto nos lleva al planteamiento jugable del título. Struggling se puede disfrutar tanto en solitario como en cooperativo, y no hace falta que digamos que la mejor forma de hacerlo es la última. Así pues, si decidimos afrontar esta aventura en cooperativo, cada jugador controlará un brazo de la criatura inmunda y tendrán que aunar sus fuerzas con mucha paciencia, coordinación y determinación. De este modo, la diversión está asegurada, aunque seguramente también caeremos irremediablemente en muchas discusiones o piques… Pero no alarmarse, aquí no hay lugar para el mal rollo. El juego es tan cómico que esas situaciones de tensión o frustración se resolverán fácilmente con una carcajada propiciada por las penurias que tiene que atravesar Troya una y otra vez. Por lo contrario, si no conseguimos encontrar a otro jugador o jugadora que nos acompañe en este viaje, tendremos que controlar ambos brazos a la vez; uno con cada stick del mando. Esto, obviamente, no hace más que aumentar la dificultad del videojuego.

En cuanto al desarrollo del juego, a parte de conocer el hilo argumental que une todo este compendio de locura, tendremos un pequeño progreso. Este se aplica a nuestro protagonista, el cual irá obteniendo algunas mejoras en forma de poderes. Estos nos pondrán las cosas más fáciles y nos abrirán nuevas mecánicas a medida que avancemos en el juego. Entre ellos, podremos encontrar la ralentización del tiempo, la posibilidad de poder desprender los brazos de la masa, la capacidad de poder interactuar con el entorno o incluso utilizar nuestro ADN para resolver algunos puzles.

Por último, el apartado audiovisual juega su papel de una forma muy correcta para crear una ambientación grotesca y repulsiva. Tanto su apartado artístico como su diseño de niveles hace que los entornos sean especialmente sórdidos. Lo cierto es que no es que sea ningún alarde, pero tiene un estilo propio y eso siempre es agradecido por el jugador. No obstante, el acabado chirría un poco, llegando a semejarse un tanto a los juegos flash de móviles o navegadores.

Dicho esto, la aventura supone un desafío constante para el jugador, así como un viaje trepidante, grotesco y hilarante. En esta no nos libraremos de los incontables momentos de frustración, pero tras la superación de uno mismo está la satisfacción de poder avanzar poco a poco o resolver ese dichoso puzle que nos amarga la existencia. Struggling no reinventa la rueda, pero si sabe jugar muy bien sus cartas para hacerse un hueco entre esta nueva vertiente dentro del género de las plataformas. Sin lugar a dudas, una obra que puede amenizar de muy buena forma cualquier reunión o quedada entre familiares o amigos.

Struggling

12.99€
6.3

Gráficos

6.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Sonido

6.0/10

Duración

6.5/10

Pros

  • El diseño de niveles y los puzles están muy bien trabajados

Cons

  • Puede llegar a hacerse extremadamente frustrante para personas con poca paciencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.