Análisis de Spooky Chase para Xbox One.

Los videojuegos de plataformas son los más conocidos dentro de la industria. Es un género que, desde hace mucho, sigue teniendo gran popularidad. Pero para que esta fama no decaiga, de vez en cuando necesita un toque de reinvención. Precisamente eso es lo que intenta Spooky Chase de los brasileños Burning Goat Studio y QUByte Interactive.

Una propuesta indie con mecánicas novedosas que pretende darnos horas de diversión sin demasiadas pretensiones. Tras haberlo probado, a continuación, os presentamos un análisis con sus puntos fuertes y flojos.

También te puede interesar: Billar y plataformas, #SinucaAttack ya está disponible en Xbox

Spooky Chase: ¿Truco o trato?

Spooky Chase no cuenta con una historia demasiado elaborada. La poca que tiene solamente es un pretexto para entender su mecánica principal.

Spooky Chase historia

Es la noche de Halloween, los niños salen a las calles de su barrio a pedir caramelos. Todos están tan contentos que deciden jugar a atrapar la bandera. Pero una terrible maldición hará que, cada vez que recolecten una bandera, aparezca un monstruo.

Atrapa la bandera

Como hemos mencionado, el objetivo principal de Spooky Chase es conseguir banderas. Cada vez que obtengamos una, reapareceremos en una ubicación diferente del nivel y tendremos que ir a por otra bandera. Pero para poner las cosas difíciles, se generará un monstruo que reproducirá constantemente la misma ruta que hemos realizado para conseguir la anterior bandera. Si nos chocamos con él estaremos muertos, pero si logramos saltarle encima conseguiremos que desaparezca durante un breve periodo de tiempo.

La parte desafiante de este título está en que, cuantas más banderas recolectes, más agitada se vuelve la acción. Los monstruos se irán acumulando, apareciendo de la nada sin parar y saltando plataformas o abismos, imitando cada uno de nuestros movimientos.

Spooky Chase mecánicas

Lo malo, es que muchas veces sentiremos que el factor suerte juega un papel más importante que nuestra capacidad de memoria. Hay carreras que se completan en un par de segundos si las banderas aparecen cerca de tu posición inicial (algo que se agradece en los niveles largos, tampoco nos vamos a engañar). La prueba y el error también están muy presentes en todo momento. Puedes intentar aprenderte las rutas para anticiparte a los movimientos de los enemigos, pero llega un momento en que hay tantos que es imposible.

¡No puedo parar!

Respecto a los controles del juego, son igual o más simples que su objetivo principal. El sistema de movimiento se sustenta en la carrera automática, similar a juegos como “Super Mario Run”. El personaje empezará a moverse en cuanto giremos el joystick en una dirección u otra o pulsemos el botón de salto. Una vez iniciada la carrera no podremos parar hasta morir o llegar a la meta.

Para evitar barrancos o pasar de una plataforma a otra contaremos, como he dicho antes, con la opción de saltar. También podremos cambiar de dirección en plena carrera o correr más rápido desbloqueando ítems.

Por lo general el control es bastante fluido y responde bien, a excepción de un pequeño retraso que proviene del cambio de dirección. Esto nos obligará anticipar bien los movimientos y medir los tiempos.

Dame caramelos

Halloween no sería lo mismo sin caramelos para recoger. Además de conseguir llegar hasta las banderas, sobre las plataformas encontraremos caramelos. Estos no serán otra cosa que coleccionables para poder desbloquear trajes para nuestro personaje. Tendremos una gran selección de ellos, todos muy vistosos y con alguna que otra divertida referencia.

Spooky Chase trajes

Por otra parte, al intentar ir a por la última bandera del nivel (en el modo campaña), aparecerá en el escenario un globo amarillo. Si conseguimos varios desbloquearemos un desafío de bonificación que, al acabarlo satisfactoriamente, nos premiará con una nueva habilidad como correr más o planear con una tela a modo de paracaídas.

Diversos modos de juego

En Spooky Chase tenemos varios modos de juego. Por un lado, encontraremos la campaña. Esta se divide en diversas zonas con diferente temática y con varios niveles individuales. En ellos tendremos 30 segundos (que comenzarán a descontarse una vez nos movamos) para recolectar cada una de las diez banderas, el reloj se reinicia con cada éxito. Consiguiendo banderas podremos avanzar de nivel o de zona.

En el modo infinito, podremos seleccionar cada uno de los niveles que hayamos desbloqueado en el modo campaña para jugar partidas, como el propio nombre indica, sin fin. Cuantas más banderas pillemos, mejor puntuación tendremos.

Por último, el modo multjugador nos permitirá competir con hasta 3 amigos más en modo local por ver quién es el que se hace con más banderas. Uno de los modos más divertidos del título y con el que, seguramente, más disfrutaréis.

Spooky Chase multijugador

Entre la belleza y el caos visual

Si hablamos de su apartado artístico, la obra de Burning Goat Studio tiene un muy buen trabajo de pixel art. Cada zona del mapa tiene su propio diseño. Pasaremos de un cementerio, donde en algún nivel cae un aguacero torrencial, a un castillo con gárgolas y lámparas de araña o un bosque embrujado lleno de calabazas de Halloween. La animación de los personajes también está muy detallada.

Spooky Chase apartado visual

En ciertos escenarios, encontraremos obstáculos, como pinchos o bolas de fuego, que pondrán muy difíciles las partidas. Pero esta dificultad no radica en que debamos tener más o menos habilidad con los mandos, sino en la cantidad de elementos que hay en pantalla. Con esto quiero decir que, en un videojuego tan rápido como Spooky Chase, cuantos más detalles y personajes hay, más cuesta ver lo que está pasando.

Spooky Chase caos

Durante mi experiencia de juego, muchas veces he tenido que empezar de nuevo una pantalla por no diferenciar a mi personaje del resto de clones o por no distinguir una bola de fuego de los detalles del escenario. Hay niveles excesivamente recargados. En estos casos más no significa mejor.

Apartado sonoro mejorable

En cuanto a la parte sonora, Spooky Chase cuenta con temas chiptune, como los clásicos juegos de 8 bits. La música es pegadiza y alegre, bien asignada a cada nivel y creada para transmitir esa sensación de adrenalina característica del título. No obstante, me he encontrado con un pequeño problema que atañe al volumen del audio.

Todo el juego se escucha bajo. Utilizando cascos y con el nivel al máximo en las opciones de configuración sigue quedando un volumen demasiado flojo. Esto solo me ha parecido que ocurre con la música, pues creo que los efectos mantienen un nivel de sonido correcto.

Este título no tiene diálogos pero los idiomas de los menús se encuentran disponibles en Inglés, Portugués de Brasil y Español latino.

En definitiva

Spooky Chase está hecho para pasar un rato de diversión (sobre todo con amigos) pero no para estar jugando horas. Su esencia arcade invita a disfrutar de él en dosis cortas. Casi se asemeja más a un juego de dispositivo móvil. Aunque sus mecánicas son adictivas, llega un momento en el que el juego nos parecerá repetitivo o incluso frustrante. Como título de plataformas es muy original y, si tenemos en cuenta su reducido precio, es una buena opción para probarlo y poner a prueba nuestra memoria y rapidez.

Spooky Chase

4,99 €
6

6.0/10

Pros

  • Sistema de juego original y divertido
  • Controles receptivos
  • Su reducido precio
  • Bonito apartado visual pero...

Cons

  • ...a veces es algo caótico y recargado
  • Puede resultar repetitivo
  • El audio se escucha bastante bajo con auriculares
  • Depende mucho de la suerte y la prueba y error, lo que hace que sea frustrante

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.