El famoso erizo azul de Sega vuelve con la remasterización Sonic Colours: Ultimate para celebrar su 30 aniversario. Gotta go fast

Son pocos los personajes del mundo de los videojuegos que sobreviven dos décadas cómo iconos de la industria. Todavía menos los que cumplen tres, posiblemente se puedan contar con los dedo de una mano. Sonic, el célebre erizo azul de Sega, está en el club de los 30. Algo todavía más reseñable si tenemos en cuenta los altibajos que ha sufrido la desarrolladora nipona durante los últimos años, aunque actualmente ésta se encuentre, posiblemente, en su mejor estado de forma. Sonic Colours: Ultimate, título original de Wii, regresa esta vez para todas las consolas y PC en una nueva versión remasterizada.

Un título que cuenta con unas más que notables mejoras gráficas respecto a su versión original. Un buen lavado de cara que luce muy bien, especialmente en consolas de nueva generación con una resolución 4K y 60 imágenes por segundo. Que no añade demasiado contenido para los que ya hubieran disfrutado en su momento de este juego, pero es una explosión visual de color con la que disfrutar un buen puñado de horas. Con una gran variedad de escenarios a explorar, mezclando partes en 3D y 2D, buena música y mucha, mucha velocidad.

Conociendo a los Wisps

Sonic Colours: Ultimate nos presenta una historia en la que nuestro querido erizo tendrá que, para variar, desbaratar los malvados planes del Dr. Eggman. Quién ha montando un parque de atracciones espacial en el planeta de una simpática y amigable raza extraterrestre a la que mantiene secuestrada, los Wisps. Unos seres de aspecto adorable que nos otorgarán poderes especiales cuando entremos en contacto con ellos. Los cuáles encontraremos a lo largo de nuestra aventura y ofrecerán una capa extra de profundidad a su gameplay.

Sin duda, la mecánica más innovadora de este título, que nos permitirá explorar por sus niveles de muchas formas creativas. Podremos convertirnos en una pequeña tuneladora y movernos a toda velocidad por dentro de algunos terrenos. También podremos convertirnos en un cohete que nos eleve a una gran altura y descender en caída libre para conseguir anillos, monedas y otros coleccionables. La variedad es bastante amplia, aunque los primeros niveles encontraremos muchos Wisps bloqueados que podremos conseguir a medida que avancemos en nuestra aventura. Lo que ofrece una obligada vuelta a todas y cada una de sus fases para explorar y conseguir todos sus secretos.

Preparados, listos… ¡ya!

Cómo no podía ser de otra forma, Sonic Colours: Ultimate ofrece grandes dosis de velocidad. A nivel jugable el juego mezcla las 2D y 3D prácticamente en todas sus fases. Creando sus momentos más espectaculares en lo visual con giros de cámara constantes en las partes 3D y una experiencia más clásicas las de 2D. Personalmente tengo que admitir que quizás haya disfrutado algo más las 2D ya que son más interactivas a nivel jugable, muchas de sus fases 3D de limitan a ir hacia delante, en algún momento cambiar de “carril” y realizar algunos saltos o esquivas.

Sus controles se mantienen dentro de los estándar, joystick para moverse y acelerar, doble salto, botón para deslizarse o golpear el suelo desde el aire y un modo turbo en el arrasar con todo lo que encontremos delante a toda velocidad. Tanto los enemigos como algunas partes de la escenografía, cómo los muelles, cuentan con una especie de apuntado por proximidad que nos permitirá realizar diferentes saltos en cadena, otorgando un pequeño extra si lo hacemos en el momento correcto. A esto hay que sumarle los poderes con nos otorgan los Wisps, que aunque sólo podamos llevar uno equipado, ofrecen diversos tipos de forma con las que acabar con los enemigos.

Sonic Colours: Ultimate nos ofrece también una gran variedad de escenarios a lo largo de sus más de 50 niveles. Con una gran diversidad de biomas en los que poder explorar su vertical diseño o disfrutar del paisaje yendo a toda pastilla. Algo que siempre ha caracterizado a la saga, qué sabe mezclar muy bien el frenetismo de su alta velocidad con el ritmo más pausado que requiere la exploración. Ofreciendo una jugabilidad divertida y variada.

Sombra aquí y sombra allá

En cuánto a su aspecto visual, la mejora es más que notable respecto a su versión original de Wii. La puesta en escena es muy colorida, ofreciendo una gran iluminación y mucha fluidez en sus momentos de un ritmo más alto. Su banda sonora también ha sido remasterizada para mejorar su calidad acústica, la cuál suena muy bien y cuenta con varios temas que te meten mucho en la partida.

También cabe destacar que el juego está totalmente doblado al español, tanto sus escenas cinemáticas cómo los voces que suenan dentro de cada fase. Aunque como punto negativo, tengo que decir que las escenas cinemáticas están a una resolución bajísima, posiblemente a los 480p en los que corrían la versión original de juego. Creando una imagen muy borrosa y pixelada, sobre todo si estáis jugando en una tele 4K.

Conclusiones de Sonic Colours: Ultimate

En términos generales he pasado muy buenos ratos jugando a Sonic Colours: Ultimate. Creo que su gameplay es bastante divertido, con algunos momentos que se disfrutan más en lo visual que en lo jugable, pero entretenido en todo momento. Si ya habías jugado a este título, esperad lo mismo pero mejor gráficamente, pero si no lo habíais hecho, encontraréis una cuantas horas de diversión en este remaster que sale a un precio reducido.

Los Wisps aportan una nueva capa en cuánto a mecánicas jugables, ofreciendo nuevas formas de exploración y haciendo más ameno su gameplay. En cuánto a contenido jugable, tendremos una gran variedad de niveles en los que perdernos y mejorar nuestras puntuaciones. Cómo punto negativo, creo que la pobre resolución de las escenas cinemáticas restan calidad final al producto.

Sonic Colours: Ultimate

39,99€
7.5

NOTA

7.5/10

Pros

  • Buen lavado de cara a nivel gráfico
  • Gameplay divertido y dinámico
  • Ofrece una buena mezcla de adrenalina y exploración en todos y cada uno de sus niveles
  • Doblaje al español

Cons

  • Las escenas cinemáticas están a una resolución muy baja
  • Muchas de sus fases en 3D son menos divertidas jugablemente que las 2D
  • Aporta muy poco contenido extra respecto a la entrega original

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.