Los españoles de Protocol Games firman un excelente juego de terror que sabe cómo poner a tono al jugador

Por fin Song of Horror ha llegado a consolas. Primero se lanzó en Pc, donde cosechó excelentes críticas, y ahora, después de un año donde fue apareciendo por capítulos, Protocol Games lo lanza al completo en consolas Xbox y Playstation de la mano de Raiser Games

Song of Horror tiene múltiples inspiraciónes en clásicos del terror, como la saga Resident Evil, Silent Hill o Projekt Zero, o títulos más puntuales como Haunting Ground o Rule of Roses. De hecho, su planteamiento más superficial recuerda mucho a estos titulos de finales de los 90 y principios del 2000, pero Song of Horror adapta una serie de mecánicas a su juego, que en su conjunto ofrecen una grata experiencia que se siente fresca y terrorífica.

No es fácil lograr transmitir al jugador esa sensación de terror, pero Song of Horror lo consigue. Nuestros personajes son vulnerables en todo momento, la muerte permanente ronda al jugador y juega con sus decisiones y emociones, acrecentando la tensión en un entorno opresivo. Una deliciosa mezcla terrorífica para aquellos jugadores que gustan de pasar un rato “tenso”. ¿Sobrevivirás a las oscuridad?

El sonido del mal

En este análisis no nos andentraremos demasiado en su trama, pues aunque no es demasiado compleja, merece ser descubierta por el jugador. Como en la historias de Lovecraft, un objeto maldito sujeto a la perdición de la oscuridad llega a manos un personaje, en este caso un historiador, autor de numerosos libros. Este objeto resulta ser una caja de música, cuya melodía causa unos extraños efectos paranormales en el entorno y en sus habitantes.

La mansión Husher

La desaparición de este afamado historiador y su familia, los Husher, dará pie al inicio de la aventura con la investigación del suceso en su residencia por una serie de personajes relacionados con él. A partir de aquí, seremos como los investigadores de las mencionadas obras de Lovecraft, donde nuestra supervivencia estará supeditada a la letal interacción como una extraña entidad que habita en la casa del susodicho autor.

Esta presencia oscura, que tratara de darnos caza, y la propia mansión, con su excelente ambientación y puzzles, seran protagonistas de lujo en este pasaje del terror.

A través de notas, fragmentos y los acontecimientos que nos suceden exploraremos lo sucedido allí y avanzaremos en la trama. Podremos escoger entre varios personajes, cada uno con su propio argumento y relación con el resto de seleccionables en la historia y los Husher.

La oscuridad acecha tras cada puerta

En el aspecto jugable Song of Horror cumple con solvencia dentro de la simplicidad de su plantemianto. Jugaremos con una vista en tercera persona, con una cámara que, aunque se mueve, se sitúara en un ángulo u otro contribuyendo a la ambientación. Todo ello en un planteamiento en el que no podemos defendernos, más allá de algún minijuego puntual, y dónde principalmente podemos andar y correr e interactuar con los objetos de nuestro inventario o entorno.

Tenemos la posibilidad de investigar los multiples elementos que nos rodean y que forman parte de los detallados escenarios, obteniendo, por tanto, información de los personajes y de lo que allí sucede. Cada uno de los personajes reaccionará de forma diferente antes estos elementos según su personalidad. Sin embargo, esto último no tiene demasiada profundidad, más allá de la mera curiosidad, pero se agradece el detalle.

Con los objetos de nuestro inventario iremos resolviendo los rompecabezas que nos vamos encontrando. Muchos de estos objetos podremos combinarlos para obtener otros, por ejemplo una caja con un destonillor para poder abrirla y obtener lo que guarda. No es algo novedoso, pero su a la práctica resulta ingenioso y da un giro de tuerca para encarar los puzzles que encontramos.

Mecanicas “asustables”

Song of Horror introduce otros ingeniosas mecánicas jugables que contribuyen a la inmersión. En la casa habita una presencia que nos ostigara y estudiará nuestra forma de jugar, atacandonos de forma aleatoria o intentando asustarnos en función de nuestros movimientos.

Especialmente curiosos son algunos detalles, como que si dejemos quieto el personaje, sucederán cosas a nuestra alrededor para animarnos a “movernos” (yo correría como alma que lleva el diablo).

Nuestros personajes podrán morir en cualquier momento si no somos cuidadosos, y su muerte será permanente, aunque podremos escoger un modo de juego sin muerte permanente, pero pierde parte de su encanto. Con esta idea en mente, hay trampas que nos mataran al instante, quedando a decisión del jugador hasta donde llega su curiosidad.

En la línea de los dos últimos párrafos, para proceder con cuidado podremos escuchar tras las puertas. También podremos escondernos en armarios o bajo mesas cuando nos persiga la “oscuridad”, activando un angustioso minijuego donde tendremos que estabilizar los latidos de nuestro corazón. Si no lo conseguimos y caemos presas del pánico será nuestro fin.

Explora, investiga y se cuidadoso al decidir dónde metes la mano. Si perdemos a todos nuestros personajes la partida acabará y tocará empezar de nuevo. Y no vale guardar antes, ya que aunque podemos salvar la partida en cualquier momento, los eventos hacen que se sobrescriba, por lo que no podremos hacer trampas.

Una ambientación de cine

Aspectos graficos

Protocol Games es un estudio humilde, pero eso no les ha impedido dotar su juego de un notable aspecto grafico. Podríamos centrarnos en la poca expresividad de sus personajes o en algunas de sus animaciones, pero el verdadero protagonista aquí es el entorno y la inmersión que de el se desprende, y en este aspecto, el buen trabajo es innegable. El mapeado y sus detalles desprenden una sensación opresiva y sus juegos de luces una terrorífica tensión. Las sombras a veces no están del todo bien definidas, pero tampoco desentonan ni nos sacaran de contexto, y en general el nivel del conjunto es notable.

Jugando el título en Xbox One X, en sus aproximadamente diez horas de duración, no he experimentado problemas de rendimiento ni tampoco bug u otros errores tecnicos en sus texturas o graficos. El juego se despliega con solvencia y se juega y controla de forma agradable, sin largos tiempos de carga.

Sonido

Pero claro, esa inmersión de la que hablamos gracias a su apartado visual, no sería posible si un buen apartado sonoro que le andase a la zaga. Song of Horror raya a gran nivel en cuánto a sus efectos sonoros y melodias, haciendo casi de obligado cumplimiento el jugar el título con cascos. Los sonidos ambientales nos pondran la carne de gallina, y acabarán convirtiéndose en un aspecto vivo y jugable cuando nos toque escuchar tras las puertas. Su doblaje al ingles con subtítulos en español está muy bien trabajado y se disfruta con el resto del conjunto.

“JUGARLO es una experiencia, que en muchos sentidos, supera las sensaciones que transmiten las últimas grandes producciones del cine de terror”

Conclusión

Song of Horror es una de las grandes sorpresas del año en consolas en cuando a juegos de terror, y jugarlo es una experiencia, que en muchos sentidos, supera las sensaciones que transmiten las últimas grandes producciones del cine de terror. Para los amantes de este tipo de juegos, es casi un imprescindible, que pese a no introducir novedades en el genero, la forma de emplear sus mecánicas acaba resultando fresca y divertida, y sopone una sobresaliente vuelta de tuerca. Incluso si no sois muy experimentados en el género del terror, Song of Horror es una buena puerta de entrada con la posibilidad de escoger su dificultad y accesibilidad, aunque la supresión de la muerte permanente le resta chispa al juego. Una puesta es escena notable para un desarrollo humilde espera a aquellos que tengan el valor de investigar la misteriosa desaparición de los Husher en su mansión.

Song of Horror

39.99 euros
8.5

Valoración

8.5/10

Pros

  • Su excelente y terrorífica ambientación
  • La opción de controlar a varios personajes con sus diferencias en la trama
  • Un apartado técnico y gráfico notable
  • Su sonido, localización y efectos contribuyen de forma superlativa a la inmersión
  • Sus puzzles y mecánicas de supervivencia

Cons

  • Algunas animaciones de los personajes son algo flojas
  • Las sombras a veces se presentan algo menos trabajadas que el resto del conjunto
  • Altibajos en el ritmo de su trama

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.