Un padre que busca desesperadamente a una hija desaparecida, una región boscosa interminable y un terror invisible que subyace.

El género de las aventuras gráficas ha tenido que enfrentarse a numerosos retos en los últimos tiempos. Los jugadores, la forma de vida y otros aspectos que influyen en nuestra forma de jugar han ido dando maleando uno de los géneros más antiguos de los videojuegos hasta convertirlo en un tipo de juego que está de moda: los Walking Simulator. Dentro de este género nos encontramos con Someday You’ll Return, una nueva propuesta con un tono reflexivo y lleno de matices que hace un gran trabajo de equilibrio entre la narración de una buena historia, exploración y una jugabilidad muy bien implementada. Los desarrolladores checos de CBE Software han creado un juego que hará las delicias de los que, como yo, somos absolutos fans del terror y disfrutamos “pasándolo mal”.

Someday You’ll Return nos pone en la piel de un padre llamado Daniel que se propone encontrar a su hija desaparecida. Pero claro, por el camino lo que se encontrará serán cada vez más y más fenómenos extraños relacionados con esta desaparición. Su hija, que se ha fugado de su casa por “décimonovena vez”, ha vuelto a hacer lo que mejor sabe hacer. Sin embargo, gracias a la aplicación de rastreo de su teléfono móvil, Daniel se da cuenta que su hija se encuentra esta en esta ocasión en Moravia, una región forestal histórica situada en la parte oriental de República Checa.

Si tenemos que decir lo mejor del título, esto es sin duda que su guión es absolutamente maravilloso. Es cierto que estamos ante una típica historia sobre la familia, pero los personajes y el mundo en el que se mueven están lo suficientemente bien definidos como para que la singularidad de lo que se muestra en pantalla lo haga destacar entre muchos otros juegos similares que hay en el mercado. Quitando el prólogo, todo el juego se desarrolla a través de los ojos de Daniel. Hay cinemáticas, notas esparcidas por los escenarios donde se nos da más información sobre el contexto, así como flashbacks del pasado que hacen que el juego se mantenga interesante en todo momento. Por poner el primer “pero”, en el momento de analizar el título el juego aún se encontraba en total y perfecto inglés, por lo que deberemos esperar al futuro para disfrutarlo en castellano.

Como buen Walking Simulator pasaremos la mayor parte del tiempo moviéndonos por los escenarios del título. Los senderos de los bosques de Moravia están delimitados con líneas azules, rojas y amarillas en los mapas que encontraremos por los escenarios y en el smartphone de Daniel. A menudo tendremos que ir de un lugar a otro prestando atención a los marcadores de los árboles o cintas que nos indican el camino hacia algo que puede ser interesante observar. Una cosa que el juego deja clara desde el principio es que no está interesado en llevarte de la mano a todos los lugares. Si estás perdido sigue andando hasta que te orientes, ya que, como en la vida real, estás solo en un bosque y nadie te va a ayudar.

Por supuesto, también habrá cosas interesantes que ver fuera de los caminos más principales. En estos caminos secundarios encontraremos muchos objetos de coleccionista, podremos descubrir nuevos lugares e incluso vivir algunos eventos opcionales que aparecerán al encontrar alguna pista. Cuando no estemos caminando, también encontraremos elementos que recuerdan a un juego de aventura, ya que Someday You’ll Return no solo se centrará en resolver puzzles, pero sí que hay una buena cantidad de ellos.

Al principio, Daniel encontrará algunas herramientas que podrán utilizarse para resolver ciertos problemas más adelantes. Por ejemplo, con unos alicates podremos desenganchar un alambre de púas que nos impide el paso; un cuchillo puede usarse para cortar tela; un destornillador para desarmar cosas, etc. Todo es perfectamente lógico y algunos de estos puzzles están muy bien hechos. Algunos requieren que se junten varios objetos, lo que hará que la dificultad suba un poco.

Al igual que otros juegos de terror en primera persona, Someday You’ll Return tiene una buena cantidad de secuencias en las que tendremos que escapar de enemigos que nos pueden matar de un solo golpe. También habrá obstáculos que pueden hacernos daño, como montículos de los que sobresalen brazos o enemigos que se cuelgan de los techos. Daniel no puede luchar, algo que hemos visto en muchos otros juegos como Layers of Fear, pero sí que puede conseguir un objeto que le permite aturdir a ciertos enemigos e interactuar con piezas en escenarios que nos darán ventaja sobre el terreno.

Otro aspecto interesante es que Daniel a menudo podrá escalar por zonas escarpadas. Cuando nos toque hacerlo, iremos a una especie de secuencia pre-definida que requerirá que elijamos qué mano usará Daniel para subir el siguiente peldaño. Estas comienzan de manera sencilla, pero se vuelven cada vez más desafiantes a medida que el juego avanza.

Como si todo eso no fuera suficiente, Daniel también puede hacer elaboraciones con las hierbas que encuentre en el mundo. Al hacerlo, nos aparecerá un inventario separado en el que tendremos que hervir ingredientes específicos, algo muy parecido al sistema crafteo de otros juegos. Cada planta que encontremos contiene hojas, pétalos y raíces. Algunas recetas de elaboración requieren que éstas se trituren o se pongan enteras, así que tendremos que leer cuidadosamente las instrucciones. Las elaboraciones se utilizan para una variedad de cosas, como permitirte escuchar recuerdos, leer algo que no podamos hacer de manera normal de una nota que hayas encontrado o bloquear temporalmente tus mareos. Sin embargo, no necesitaremos usar la mayoría de estas elaboraciones muy a menudo. 

Así que, sí, Someday You’ll Return es un juego bastante variado, pese a su condición. Cambia rutinariamente las fases con el propósito de mantener las cosas interesantes, y funciona muy bien. Pero hay muchas veces en las que el progreso puede verse afectado y quedarnos estancados sin saber muy bien qué hacer. El camino a seguir puede ser a menudo bastante difícil de encontrar, así como encontrarnos con puzzles que no sabremos muy bien cómo encarar desde un principio.

Aunque este aspecto es lo que menos me gusta del juego, no es tan importante como para empañar mucho la buena sensación que deja el juego. Otro punto negativo son aquellos momentos en los que moriremos repetidamente tratando de averiguar cómo avanzar. El ensayo y error es un elemento del que se abusa en ocasiones, por lo que si no eres muy fan de esta mecánica seguramente se te hará bola. 

Someday You’ll Return ha sido desarrollado por un pequeño equipo con el Unreal Engine 4 y, pese a estas limitaciones, el juego se ve realmente bien. Los bosques están cargados de detalles y los efectos de iluminación y niebla están muy conseguidos también. Y cuando digo que el equipo que lo hizo era pequeño, quiero decir que es tan pequeño que sólo dos personas hicieron una gran cantidad de trabajo, lo cual es una heroicidad considerando la calidad del juego. Ciertamente hicieron un trabajo excepcional de la que deberían tomar algunos equipos más grandes.

Pese a que los títulos Walking Simulator no suelen ser muy largos, aquí nos encontramos con un juego sorprendentemente largo. Dependiendo de la cantidad de veces que nos quedemos atascados y de cuánto exploremos o busquemos objetos de coleccionista, el tema nos puede durar fácilmente 18 horas o más. Y el juego es tan variado e interesante que tampoco se nota como que lo hayan estirado para llegar a tal duración. Acostumbrados a juegos de esta temática que duran desde las 3 horas a las 6, un juego que casi triplica la duración es un punto muy a su favor. Por si esto fuera poco, el juego cuenta con 5 finales distintos, lo que hace que la duración aumente todavía más.

Someday You’ll Return ha sido una verdadera sorpresa para el que escribe. Su genialidad no solo se basa en una gran jugabilidad, sino que el resto de elementos, desde la narración, personajes o el fantástico diseño de niveles también acompaña. Es raro encontrar un juego hecho con tanto mimo y atención por el detalle, que haga que incluso esos momentos de frustración parezcan un precio justo a pagar para llegar a experimentar la calidad que atesora el juego.

Someday You'll Return

8.6

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

9.0/10

Pros

  • Argumento casi perfecto
  • Gran apartado gráfico
  • El diseño ha sido pensado al milímetro
  • Gran variedad en la jugabilidad

Cons

  • Se abusa del "ensayo y error" un poco
  • Totalmente en inglés
  • Se puede hacer frustrante en ocasiones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.