El detective del 221B de Baker Street está de regreso con una nueva aventura

A lo largo de los años hemos visto a Sherlock Holmes, uno de los detectives de la ficción más famosos, desenvolverse en una gran cantidad de facetas, situaciones, entornos o épocas. Asimismo, sus historias se han adaptado a varios formatos, entre ellos los videojuegos. Y es precisamente en ese sector donde Frogwares, un estudio ucraniano, se labró una buena reputación al realizar aventuras narrativas de muy alta calidad sobre este carismático personaje.

Ha llovido un poco, y han pasado muchas cosas desde 2016; año en que disfrutamos de Sherlock Holmes: The Devil’s Daughter, la última gran entrega de la franquicia. Y hasta ahora, esa había sido precisamente eso, la última. Pero esto se ha acabado, pues recientemente hemos recibido su vuelta al ruedo con Sherlock Holmes Chapter One, una entrega muy peculiar que arriesga, atrapa y reinventa un tanto la formula establecida hasta la fecha.

Sherlock Holmes Chapter One actúa a modo de precuela de todo lo que hayamos visto anteriormente del detective. Asimismo, la historia y el guion que desarrolla son inéditos, por lo que puede tomarse ciertas libertades que de lo contrario no podría. El Holmes que aquí se representa es un detective más joven e inexperto, pero con muy buenas dotes de base y algo de arrogancia extra. Chapter One signfica un punto de partida, unos orígenes del personaje que hasta ahora no se nos habían mostrado y que resultan muy interesantes. Por lo tanto, no se trata de una entrega por episodios como en un principio nos pensábamos, sino más bien eso: un principio del viaje.

De esta manera, el juego nos traslada a Cordona, una isla ficticia en el mediterráneo dónde supuestamente Sherlock paso gran parte de su juventud. En esta localización trascurren todos los hechos, pues nuestro detective regresa a la isla para visitar la tumba de su madre. Este hecho desencadena una serie de sucesos sobre los que girará toda la trama, ya que Holmes se verá evocado a descubrir una conspiración que está relacionada con la muerte de su amada madre. Y no, en esta aventura no nos acompañará nuestro inseparable amigo Watson, pues en este momento nuestro protagonista aún no lo conocía. Así pues, nos acompañará un amigo llamado Jon que hará a la vez sus funciones y papel, el cual también tiene un peso bastante importante en todo este embrollo.

La aventura que se nos brida presenta las facetas y características que tan bien le ha funcionado a Frogwares en sus obras. No obstante, el estudio ucraniano recoge la experiencia de sus trabajos más recientes como Devil’s Daughtero The Sinking City, y la vierte en Chapter One para modernizar y reformular nuevas mecánicas o enfoques de juego que le dan un giro de tuerca a la franquicia. Aunque a pesar de esos cambios que ahora pasaremos a comentar, el juego no deja de basar sus cimientos en la concepción de una aventura clásica de la vieja escuela point’n click.

Entonces estamos ante un apartado jugable con mucha interacción con el entorno, así como un gran requerimiento de atención por parte del jugador. Es decir, el juego constantemente nos está brindando las herramientas que necesitamos para resolver los casos, como una percepción concentrada con la que Holmes puede centrarse en los más mínimos detalles de cualquier individuo u objeto, labia con la que nuestro protagonista puede sonsacar el más mínimo atisbo de culpabilidad o remordimiento en los rostros de los culpables… o incluso el clásico árbol mental de nuestro detective con el que va relacionando las distintas pistas para elaborar una respuesta o conclusión coherente y contundente. Por eso, debemos prestar la suficiente atención como para saber ver todas esas pistas en los escenarios mientras los exploramos, así como cuando resolvemos rompecabezas.

A todos estos elementos, ya tradicionales en esta saga, le debemos sumar ahora una mayor libertad en la toma de decisiones o de movimientos gracias a la integración de un mundo abierto. Esta inclusión abre la posibilidad de introducir muchos más NPC con los que interactuar, interrogar y señalar como sospechosos, con lo cual introduce a su vez la posibilidad de que podamos errar en la resolución de nuestros casos. De esta forma, estaremos inculpando a un inocente, lo que desencadena en resultados morales o ramificaciones diferentes de los acontecimientos. No obstante, a pesar de lo bien que pueda sonar esto; no… no supone que esa sensación de libertad sea real como tal y tengamos diferentes versiones de la historia, hagamos los que hagamos. De hecho, si erramos en la conclusión de un caso tampoco es que tenga consecuencias devastadoras.

El mundo abierto que Frogwares nos presenta es bastante similar al de The Sinking City, de ahí las reminiscencias que hablábamos con recientes trabajos. En esta ocasión, el estudio ha dejado el lúgubre universo de Lovecraft para recrear una isla algo más acotada y limitada, pero muy viva, colorida y entrañable. En este sentido, creemos que la decisión de acotar o ambientar la acción en esta pequeña isla ha sido totalmente acertada. De esta manera, no tenemos la sensación de que la exploración se haga tediosa al ir de un lugar al otro en largas e interminables caminatas, sino más bien se nos invita a recorrer distancias cortas con objetivos bastante concisos.

La historia principal está bastante bien guiada y muy bien hilada, pues la narrativa es uno de los puntos fuertes de los cuales siempre ha hecho gala Frogwares. No obstante, el desarrollo de esta da lugar a otras pequeñas tramas extra que desembocan en misiones secundarias, las cuales podemos completar con total libertad, o no. La duración del videojuego ronda las 15 horas aproximadamente, todo depende de nuestra pericia resolviendo los rompecabezas y los extra que completemos.

El elemento de mundo abierto no ha llegado solo, pues la inclusión de este también ha introducido otro, que en otras ocasiones no se ha había implementado muy bien o simplemente no se había contemplado: la acción. Este elemento se ha incorporado con sumo cuidado, puesto que nuestro detective, a pesar que muchas veces le hemos visto usar armas de fuego, no es muy dado a arrebatar vidas. Así pues, los combates con armas de fuego se realizan para incapacitar a enemigos, aunque también es posible matar con consecuencias un tanto malas… Cuando disparamos nuestra arma se desencadena un pequeño QTE que nos permite apuntar a trampas o elementos del entorno para incapacitar enemigos, o incluso a puntos específicos no letales de sus cuerpos.

Al final este añadido no ha resultado ser nada revolucionario, y en muchas ocasiones es incluso más sencillo pasar desapercibido y seguir optando por el sigilo. No es que esté mal implementado, pero digamos que no ha quedado tan orgánico o fluido como cabría esperar. Así pues, a veces es un punto interesante para según que estrategias, pero no es un recurso que queramos estar utilizando todo el rato. Y parece que Frogwares tampoco estaba muy convencida de este apartado, pues incluso nos lo deja desactivar en las opciones del juego, al igual que podemos escoger obtener más o menos ayuda a lo largo de la aventura.

En cuanto al apartado gráfico se refiere, el título hace gala de una buena dirección artística. Decimos esto, porque de no ser así el juego no luciría tan bonito como lo hace. De hecho, la evolución en este apartado respecto a anteriores trabajos como Devil’s Daughter o The Sinking City es más bien escasa, dejando así algunos problemas de rendimiento como pop-up, tirones o dificultad en ciertas cargas de texturas… No obstante, el título logra recrear unas estampas estupendas gracias a un sistema de iluminación impecable y unos exteriores de infarto.

Por último, el apartado sonoro sencillamente está ahí. No destaca especialmente por ninguna composición más inspirada que otra, meramente acompaña correctamente la acción. Lo cual tampoco indica que sea malo, ni mucho menos. Y en cuanto a las voces, estas están perfectamente dobladas al inglés, por lo que nosotros debemos conformarnos con una muy buena localización de los textos al castellano.

Conclusiones

Sherlock Holmes: Chapter One vuelve con fuerza con una aventura muy interesante que consigue atraparnos por su historia desde el primer instante. Esta entrega introduce cambios que suponen un buen soplo de aire fresco para la saga, aunque alguno que otro, como la acción no, acaba de cuajar del todo bien. El mundo abierto que han creado ha sido todo un acierto y hace que la aventura se sienta menos encorsetada, lo cual nos deja unas mejores sensaciones con la exploración. Lo cierto es que ver una faceta tan distinta del detective ha sido una muy grata sorpresa, así como una nueva meta superada, con nota, para Frogwares.

Sherlock Holmes Chapter One

44.99€
8

Gráficos

8.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Sonido

7.5/10

Duración

8.5/10

Pros

  • Muy buena dirección artística que recrea una ambientación única
  • La obra sigue siendo tan desafiante como divertida como siempre
  • El mundo abierto le sienta muy bien a esta aventura

Cons

  • La inclusión de la acción no ha sido del todo acertada
  • El juego tiene ciertos aspectos de rendimiento que no están del todo pulidos, se solucionarán con parches seguramente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.