Análisis de ScourgeBringer para Xbox One.

Es bien sabido que los roguelikes o roguelites son muy queridos entre los desarrolladores independientes. Cada vez es más complicado encontrar un videojuego de este tipo cuyas características y mecánicas no te recuerden a alguna otra joya del género como “Celeste”, “Enter the Gungeon” o “Dead Cells” (por nombrar un par, porque hay cientos). Flying Oak Games y E-Studio han intentado con ScourgeBringer juntar lo mejor de todos estos títulos en uno y además hacer que sea original.

Lo malo es que dicha originalidad se pierde cuando llevas un par de horas de juego. Pero dejémonos de prolegómenos y pasemos a hablar en profundidad de todo lo que ofrece esta aventura pixel art.

ScourgeBringer: elegidos para salvar a la humanidad

ScourgeBringer, como ya hemos mencionado, es un roguelike que combina acción desenfrenada con toques de plataformeo. Su historia habla de cómo un objeto de origen alienígena, conocido como el Azotador, llega a la Tierra arrasándolo todo y destruyendo a la mayor parte de la raza humana.

Los pocos supervivientes que quedan forman clanes para mandar expediciones de pequeños grupos que explorarán el artefacto desconocido por dentro, pero la mayoría no regresa. Nosotros encarnaremos a Kyhra, la guerrera más fuerte de nuestro clan y la elegida para destruir la máquina infernal.

ScourgeBringer Khyra

La trama no es uno de los puntos fuertes de este título, pues todo lo que os he contado es simple y llanamente casi la historia completa que tiene y no se necesita mucho más para disfrutar de su frenético sistema de juego.

Mazmorra tras mazmorra

El interior del Azotador se divide, como todo roguelike que se precie, en diferentes niveles temáticos que, a su vez están divididos varias salas. Dichas salas, por supuesto, se generarán de manera procedural y nunca tendrán la misma composición.

ScourgeBringer nivel

Algo que diferencia a ScourgeBringer con otros juegos que usan este sistema aleatorio de mazmorras (como “The Binding of Isaac” por ejemplo) es que son mucho más pequeñas. Esto nos permite localizar a todos los enemigos de una pasada y poder trazar una secuencia de ataque para acabar con ellos rápidamente. Lo malo es que la forma de las mazmorras se repite llegados a cierto punto del juego, al igual que la disposición de los enemigos.

También encontraremos habitaciones especiales donde se nos dará a elegir entre tres habilidades pasivas de manera gratuita o algunas que nos presentarán desafíos para acabar con todos los enemigos que aparezcan en pantalla sin recibir daño. Si lo conseguimos recibiremos más puntos de sangre (luego hablaremos de esto) y recompensas.

ScourgeBringer habilidades

Espadazos a la velocidad del rayo

Sin duda, lo mejor de la obra de Flying Oak Games es la jugabilidad. Posiblemente sea de los videojuegos más rápidos que he probado hasta el momento. Al principio cuesta mucho adaptarse al ritmo vertiginoso que tiene, pero una vez que controlemos todos sus comandos es una gozada limpiar salas repletas de enemigos eliminándolos a espadazos sin apenas tocar el suelo.

Para empezar, tenemos el ataque normal, con el que podemos encadenar cierto número de tajos. Después está un golpe más contundente, que puede aturdir a los enemigos (incluso a los más grandes). También tendremos potencia de fuego, un arma cuyas balas se recargan con ataques cuerpo a cuerpo y que podremos ir mejorando. Por último, contaremos con un dash aéreo con el que podemos atacar rápidamente, esquivar y lanzarnos de un enemigo a otro por el aire para encadenar combos.

Acabar con las criaturas que moran en el Azotador nos proporcionará puntos de sangre, que básicamente es la moneda de cambio del juego. Con ella podremos comprar nuevas armas y objetos en las tiendas.

Por otra parte, hay un tipo de sangre especial llamada “Sangre de juez” que se consigue derrotando a los jefes finales o mini jefes de cada nivel. Esta sangre sirve para conseguir habilidades pasivas en el Árbol Tintineante, la zona de inicio donde acabaremos al morir. Aquí, valga la redundancia, encontraremos un árbol con mejoras para nuestro personaje que nos ayudarán en los siguientes niveles, haciendo que el sistema de progresión se sienta cómodo.

Arbol Tintineante

Cabe destacar que si morimos una vez perderemos todos los puntos de sangre y las mejoras compradas. También tendremos que repetir las salas desde el principio. Por suerte, la Sangre de Juez no se pierde.

Un pixel art exquisito

Otro de los grandes puntos fuertes de ScourgeBringer es su apartado visual. El trabajo artístico detrás de este juego es realmente bonito, con un pixel art sorprendentemente bueno y mimado. Los escenarios no son de lo que más pueda presumir el título, pero de lo que sí puede hacerlo es de la animación que tienen nuestra protagonista y los enemigos (especialmente los más grandes). Que todo se vea tan fluido y bonito siendo este un juego de mucha velocidad es todo un logro.

ScourgeBringer pixel art

No llama tanto la atención su banda sonora. Sí que aporta frenetismo al juego con su etilo “metalero” en las fases de combate, pero el resto de los temas son muy similares entre sí y resultan algo monótonos e indiferentes.

En definitiva

ScourgeBringer es un juego con el que los amantes del género roguelike disfrutarán seguro. Para nada es un juego fácil, ya os advertimos que vais a morir mucho y los botones de vuestro mando quedarán hechos papilla con el ritmo frenético del juego.

Lo bueno de esto es que la dificultad incentiva a repetir el nivel de nuevo con las mejoras que vayamos desbloqueando. Provoca ese pensamiento de “una más y lo dejo” y no cumplirlo para intentar llegar más y más lejos. Es una pena que no haya demasiada variedad de niveles, pues esto conseguiría que este título pasara de ser notable a sobresaliente.

Si después de este análisis queréis probar ScourgeBringer y sacar vuestras propias conclusiones podéis hacerlo, pues este indie está incluido entre los nuevos juegos de Game Pass este mes.

ScourgeBringer

16,99 €
7

7.0/10

Pros

  • Combate pulido
  • Fantástico pixel art
  • Mecánicas fluidas

Cons

  • Poca variedad de niveles y enemigos
  • Historia muy pobre
  • Las mejoras no cambian la experiencia de juego y resultan casi indiferentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.