Análisis de Scarlet Nexus para Xbox Series X

Quizás llegamos con algo de retraso, pero lo bueno se hace de esperar. Hoy os quiero presentar el análisis de Scarlet Nexus, la última propuesta de corte anime de Bandai Namco. Un juego que mezcla acción (casi) hack n slash, RPG y mucha narrativa de alto nivel. Partiendo de una propuesta sencilla, el título sabe ir añadiendo capas y más capas a todos sus apartados para llevarnos de la mano en una épica aventura que nos tendrá atrapados ante la pantalla más de 20 horas. Si bien no existe el producto perfecto, en los siguientes párrafos voy a exponernos mis impresiones y experiencia a los mandos.

Tras el experimento realizado con Code Vein, desde Bandai han reaprovechado material, estética e incluso detalles narrativos para construir su nuevo juego. En ningún momento tratan de ocultar que su prototipo (bastante bueno a mi ver) fue Code Vein, y que a partir de este han creado su nueva obra. Scarlet Nexus hace guiños varios al título de los vampiros de corte souls mediante ropa, algunos diseños de personaje e incluso el concepto de la amistad y los lazos entre protagonistas. Aunque en este caso, en vez de un héroe en blanco, tenemos a dos protagonistas, Yuito y Kasane, con sus propios caminos del héroe.

Nuestra historia se centra en el ejército que hace frente al ataque de unos entes llamados Alter. Seres de inexplicable aspecto que buscan cerebros humanos. La humanidad, por su parte, ha desarrollado poderes psíquicos para hacer frente a estos seres, por lo que todavía hay esperanza. Si bien la humanidad está atrapada dentro del anillo de extinción, nada les impide llevar una vida “normal” dentro de sus diferentes ciudades, las cuales cuentan con protocolos de emergencia para mantener a la ciudadanía a salvo.

Lejos de los bosses de alta dificultad y el sistema de combate de Code Vein, Scarlet Nexus opta por un esquema más similar al hack n slash. Aunque no es Bayoneta, puesto que una capa RPG lo envuelve todo y pone sus propias reglas. Nuestro héroe o heroína es un humano con poderes psiónicos. Estos poderes pueden presentarse de muchas formas: lanzar rayos, invisibilidad, hipervelocidad, entre otros. No obstante, cada psiónico solo cuenta con un poder, por lo que nuestros protagonistas deberán formar equipo con otros para combinar sus habilidades. De esta forma, mientras el combate se desenvuelve con golpes rápidos y fuertes para generar combos, los poderes psíquicos irán añadiendo efectos y ataques variados.

No es solo un tema de filigranas y sumar contadores de estilo, los poderes permiten acceder a diferentes zonas del mapeado, así como vencer más fácilmente a los diferentes enemigos. Exprimir el punto débil de los alter es clave para sobrevivir a los combates. Como os comentaba, los lazos con los compañeros de equipo son clave. Si avanzamos en nuestra relación con ellos, mediante regalos y misiones conjuntas, nuevas habilidades se irán desbloqueando. De base podemos añadir el poder de nuestro aliado al nuestro temporalmente, pero cuando la confianza crece podemos ordenarles usar ataques, o incluso contar con ellos para que nos cubran de los ataques enemigos.

Esta parte es importante, dado que los enemigos tienen una barra de colisión a parte de la de salud. En algunas ocasiones es más práctico desgastar la barra de colisión para ejecutar un finisher que tratar de vaciar el indicador interminables de salud. Como veis, la estrategia y el análisis a tiempo real de cada situación es clave para disfrutar del juego y evitar las piñatas. Cada enfrentamiento es una partida de ajedrez en la que decidir con cariño cada movimiento para ganar rápido y desgastarse poco. Por lo que disponer del máximo apoyo de nuestros compañeros es un importante plus.

Como en todo buen anime, no solo luchamos con poderes y golpes, también disponemos de diferentes transformaciones. Si la barra de impulso se llena, nuestro personaje se transforma de forma automática, lo que permite usar mucho más nuestro poder personal, así como tener un incremento en nuestra velocidad y fuerza. Por otra parte, una vez consumida esta transformación, tenemos una forma final que altera la realidad que nos rodea y amplifica nuestro poderes psicoquinéticos a niveles extremos. Esta forma todopoderosa no nos hace inmortales, pero si altamente destructivos. Pero cuidado, porque este estado es peligros incluso para el usuario, por lo que si la mantenemos activa demasiado tiempo, moriremos. Fin de la partida.

Sin duda, el combate parte de una propuesta muy básica, pero se vuelve más complejo, vistoso y divertido cuanto más avanza la aventura. Todo esto es gracias al constante añadido de nuevas mecánicas según llegan nuevos psiónicos al equipo. Además de que el tutorial del juego está perfectamente implementado paso a paso mientras vamos jugando. Las primeras horas llevamos equipos prefijados en situaciones específicas para que nos veamos obligados a usar sus habilidades concretas. Cuando ya tenemos todas las bases, podemos empezar a combinar a los personajes como mejor nos convenga.

En cuanto al sistema de amistad, al igual que en Code Vein, en Scarlet Nexus podemos conseguir objetos para regalar a los miembros del equipo. Aunque también iremos desbloqueando misiones especiales en las que conocer mejor a los de la pandi. Estas misiones tienden a ser simples escenas narrativas donde conocemos mejor a cada personaje. Aunque alguna puede llevarnos a explorar escenarios o enfrentarnos a enemigos. Asimismo, en este mundo de poderes psíquicos, recibimos mensajes cerebrales a modo de chat de texto. Estos también afianzan las relaciones y nos permiten interactuar. Si bien las respuestas del protagonista son prefijadas, algunas veces tendremos tiempo límite para responder, lo cual puede afectar a la relación posterior con los personajes.

Considero que que el diseño de las diferentes personalidades está muy bien llevado. Cada psiónico se siente un ente único. Pues presenta sus intereses y preocupaciones con rasgos de personalidad propios. Es entretenido ver como se desarrolla cada personaje según los vamos conociendo. En la sala común en la que descansamos en los entreactos, cada personaje tiene su espacio, y este se va decorando con los regalos que le hacemos. Podríamos decir que tiene una recompensa visual, jugable y narrativa profundizar con los compañeros de equipo.

El protagonista como tal puede mejorar con un árbol de habilidades. Dicho árbol tiene diferentes ramas mediante las que ampliar las capacidades físicas, psíquicas o incluso la forma de activar y usar los poderes de los demás. Asimismo, tanto el personaje jugable como el resto del equipo disponen de ranuras para equipar armas y mejoras de estadísticas. Estas objetos equipables se pueden comprar o “intercambiar”. El sistema de intercambio viene a sustituir la típica forja. Si reunimos los objetos que se nos piden, se nos dará a cambio algo de valor para equipar. Asimismo, las armas se pueden ir evolucionando mediante este mismo sistema. Por suerte, el farmeo es obviable gracias a que si avanzamos y las armas se nos quedan atrás, en algún momento podremos comprar el arma mejorada directamente para no tener que dar vueltas por los mapas buscando algún material concreto.

La historia es la del shonen típico. Aunque está más elaborada de lo que parece de buenas a primeras. Durante las primeras horas da la sensación de que el final es predecible y que será la típica serie de corte juvenil japonesa. No obstante, cuanto más avanza la trama, más giros de guion se presentan y más complejidad se expone. Cabe decir que me ha sorprendido gratamente la campaña. Asimismo, si jugamos como Yuito o como Kasane, veremos diferentes fragmentos de la historia, por lo que vale la pena darle un par de vueltas al juego. Además, cada uno de estos héroes ofrece una jugabilidad diferente.

Artísticamente estamos ante la adaptación del anime al videojuego más elaborada que he visto. El apartado gráfico es llamativo, pulido y precioso. Cada detalle de los personajes y del escenario evocan una sensación de anime 3D muy agradable. Las cinemáticas saben explotar el brilli brilli de la nueva generación mientras que las conversaciones intermedias apuestan por el efecto comic. Scarlet Nexus ha decidido descartar los momentos conversacionales con personajes estáticos por viñetas de estilo manga a color. De esta forma, muchas de las escenas se convierten en viñetas que se van superponiendo con animaciones ligeras cuando los personajes hablan. Es un decisión cuestionable, pero no presenta un mal resultado. Aunque se echa de menos disponer de más cinemáticas en vivo.

Como os decía al principio, no existe el producto perfecto. El combate es efectivo y llamativo, pero no dispone de cancelación de movimiento. Por ende, si el personaje está ejecutando alguna animación, no es posible esquivar ataques. Lo que obliga a luchar con más táctica que velocidad. Si nos centramos en el diseño de niveles, nos encontramos con mapas lineales con recovecos en los que buscar tesoros adicionales. Si bien hay una buena variedad de escenarios, nos veremos obligados a repetir algunos según el capítulo. Por último, las diferentes ciudades ofrecen misiones secundarias, pero estas no son más que el típico recadeo de encontrar materiales, por lo que resultan en escenarios muy desaprovechados.

En definitiva, Scarlet Nexus es un fantástico Shonen adaptado al videojuego. Visualmente es de lo más bonito que he visto esta generación. El sistema de combate es un buen punto medio entre la acción desenfrenada y las decisiones tácticas a tiempo real. Si bien las zonas “habitadas” se han desaprovechado con misiones secundarias insulsas, la narrativa adicional basada en las relaciones entre personaje puede contentar a aquellos que disfruten de conocer todo el lore del juego.

Scarlet Nexus

69.99€
9

Nota

9.0/10

Pros

  • Sistema de combate variado y divertido
  • Apartado visual espectacular
  • Narrativa inesperadamente elaborada
  • Sistema de creación de objetos simple y práctico

Cons

  • No dispone de cancelación de movimiento
  • Las misiones secundarias son de hace dos generaciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.