Hacer horas extra, ocuparse de los marrones del compañero o llevar el café de turno son hábitos que iremos rehusando gracias a Say No! More

Nota del autor: Aunque el juego no sale hasta Mayo en Xbox, hemos accedido a una versión de PC de Say No! More . Si con la salida del juego en nuestra consola vemos cambios significativos, o nuevos modos de juego, estaremos atentos de incluirlo en el análisis que estáis leyendo.

Que los videojuegos son una buena forma de exponer problemas y situaciones de abuso ya lo sabemos de antaño. Por eso siempre es bueno recibir propuestas como la que nos brinda Studio Fizbin con Say No More. Su última obra nos expone la mala situación laboral que sufren los becarios que entran en una empresa, expuesto a todo tipo de órdenes y recados por sus superiores. Una mala praxis que viene cubierta de mucho humor y unas situaciones tan inverosímiles que nos sacarán más de una sonrisa.

Tenemos chic@ nuev@ en la oficina

La jerarquía laboral, los rangos en la empresa y los puestos que ejerce cada persona están a la orden del día, y no supone nada malo si se actúa con respeto. Los problemas vienen cuando se extrapola y malinterpreta esta diversidad de clases y categorías. Por suerte, un “NO” a tiempo puede parar los pies a los altos cargos, y esa es la lección que aprenderemos en este título indie, junto con otros temas igual de importantes como puede ser la amistad o el trabajo en equipo.

Nosotros tendremos el control de un chico o chica (lo que nosotros queramos) ilusionado por comenzar su nueva etapa laboral. Pese a esta ilusión por el curro que se refleja en la cara, la timidez nos embriaga cada vez que tenemos que abrir la boca. Comer o ser comido. Esa “mudez” se magnifica en la oficina, donde no negaremos un favor a nuestros compañeros. Aunque nos cueste la comida de nuestra fiambrera. Pero todo eso cambia cuando un walkman aparece en nuestra mesa de trabajo…

CoNOce a tu enemigo

Gracias a la cinta que hay dentro del walkman, un ser muy especial nos enseñará el camino del NO. En la oficina, donde se respira un status quo de sumisión y de decir a todo que SI, seremos la revolución en persona. El trabajador rebelde que pondrá patas arriba la jerarquía laboral y que escalará puestos hasta enfrentarse a la directora de la compañía. Aunque para eso tendremos que aprender ciertas habilidades por el camino.

Hay varias maneras de decir NO en Say No More. Tendremos el NO enfadado, el NO frío, el NO perezoso y el NO alocado. Aunque la mayoría de las veces vale cualquier negación, siempre es divertido escoger aquella que más convenga según la petición de nuestro compañero de trabajo. Si te piden hacer horas extra, mola enfadarse. Si te exigen un café, mola negarse con aires de indiferencia. Y de verdad resulta muy divertido leer las propuestas que nos van abordando todo el personal de la empresa. Ojo con “cargar la respuesta”. Si mantenemos el botón pulsado, nuestro NO cogerá más fuerza y resulta muy cómico ver cómo todo el mobiliario salta por los aires con la potencia de nuestras palabras.

Si quieres otra propuesta interesante y sencilla, te recomendamos otro título de la misma publisher llamado Lonely: Mountains Downhill. Puedes acceder a nuestro análisis pinchando aquí.

Además, también podemos cambiar nuestra expresión frente a las solicitudes que nos interponen. Si nos complace, podremos “reírnos en su cara”, (literalmente) de todo el mundo. Si somos perversos, a lo mejor nos gusta asentar con la cabeza para después clavarle con un NO, o aplaudir a nuestro compañero como si fuera un mono de feria y justo después negarle en seco su propuesta. Hay muchas variables, y aunque como he dicho, en la mayoría de ocasiones no tiene especial peso cual elijamos, siempre está genial escoger la opción y expresión que más nos convenga.

¡Becarios al poder!

Sin duda, pese a que el tema puede ser delicado, Say No More sabe abordarlo con un humor excelente. Literalmente, se les va la pinza, y eso le sienta de maravilla. Todo se juega como si fuera un shooter sobre raíles (salvando las distancias, claro…) donde nosotros no controlaremos el movimiento de nuestro protagonista, sino que sólo actuaremos cuando algún compi se nos ponga delante. Esto lo hace mucho más directo, al grano y permite que las escenas sean más espectaculares. Todo un show pixelado lleno de color, explosiones y escenas que parecen haberse sacado de un shonen (sí, no estoy exagerando, os lo aseguro).

Conclusión de Say No More

Parece increíble cómo pueden salir propuestas tan curiosas de una idea tan simple. Decir NO parece algo banal, pero con la propuesta del Studio Fizbin vemos que es más complejo de lo que parece. Pese a lo grave que puede parecer en una primera instancia hacer un juego sobre el abuso de poder en el ámbito laboral y el acoso que puede ocasionar “llegar de nuevas” a un sitio, Say No! More lo sabe tratar a las mil maravillas.

El humor es impecable, y sabe llevar un tema serio a la mayor y absoluta absurdez. No llega a ser nunca un desafío para el jugador, pero tampoco busca eso. Es más, a veces no busca ni ser juego. Sin duda, es una de esas “experiencias indies” que sientan de maravilla al catálogo de la consola, y que recomiendo encarecidamente si venís de un título más denso y serio. Lástima que se haga tan cortito, porque sus ideas no cansan en ningún momento.

Say No! More saldrá próximamente en nuestra consola, pero si la tentación de decir NO es muy fuerte, siempre puedes acceder a la versión de Steam pinchando aquí.

Say No! More

14.99€
8

Nota Final

8.0/10

Pros

  • Idea original, cargada de humor
  • Toca un tema sensible con muy buen tacto
  • Varias expresiones y maneras de decir NO

Cons

  • Jugablemente es sencillito
  • Se hace muy corto
  • Faltan desafíos o modos que lo hagan rejugable

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.