SNK nos trae algo diferente y muy necesario para el género de lucha con Samurai Shodown

Impresiones del parche para Xbox Series X

A raíz del reciente parche de optimización para consolas de nueva generación, vamos a revisar los nuevos aspectos de Samurai Shodown en Xbox Series X. SNK lanzó una actualización gratuita para las nuevas consolas y se aprovecha de la característica Smart Delivery de la que tanto se habla (y para bien) estos días.

Lo primero es que lo único que tenéis que hacer los que poseais el juego y una de las nuevas consolas Next-gen, es actualizarlo, y de manera automática se transferirán las partidas guardadas con anterioridad. Ya hablando de las novedades, los tiempos de carga son efímeros, tan sólo retenidos por las búsquedas de contrincantes Online.

El juego se ve mejor, pero lo que llama la atención es la fluidez extra del soporte de 120 FPS (para el que tenga un monitor o TV que los mueva) para unos combates mucho más suaves. En mi caso se mantiene a 60 FPS, que tampoco es que esté mal y en general una mejora audiovisual que engrandece un poco más este gran y diferente título de lucha.

Por aquí os dejamos el análisis original

Allá por el año 1993, SNK era la reina de los juegos de lucha, siempre con permiso de Capcom y su mítico Street Fighter II, pero con Samurai Shodown querían algo diferente a todo lo que había. Extrapolandolo a la actualidad, estamos en una época muy buena en cuanto a este género, pero todos tienen algo en común, los combos encadenados y el frenetismo.

Son valientes los de SNK Corporation han querido hacer algo diferente y justamente necesario. Un título más pausado, lento incluso según que ojos, pero brutalmente devastador a la hora de jugar. Así, a contracorriente frente a lo que ofrece la generación con títulos como el genial Killer Instinct de Xbox One, el merecidamente premiado por prensa y usuarios Dragon Ball FighterZ y los Tekken y compañía, Haohmaru y sus compañeros piden paso en el género con un sistema de combate que hará las delicias de los jugadores.

He de admitir, que lejos de los Soul Calibur, ya desde la generación de Sony Playstation, pasando por los últimos de Xbox 360, he permanecido alejado de los juegos de lucha. El encadenar combos infinitos, contraatacar y ser invadido en pantalla por miles de números no iba conmigo. Que para echar unas partidas con amigos está bien, pero siendo honesto me aburría al instante. Con esta nueva entrega, que pretende ser una especie de reinicio, SNK ha mimado sobre todo, el ADN de esta franquicia; no es otra cosa sino lo demoledor de sus golpes.

Y porque digo esto; pues porque con 3 o 4 golpes bien as estados, puedes hacer desaparecer la barra de vida enemiga casi por completo. Por tanto, hay que pensarse muy bien cuando y como atacar, pues el éxito o el fracaso dependerán totalmente de nuestra estrategia. Tenemos cuatro tipos de golpes con espadas, estoques y otras armas. Corte ligero, medio, fuerte y patada que nos puede garantizar sorprender al rival, aunque sin quitar mucho daño. La mecánica es similar a la de otras entregas, según el botón que usemos así será la potencia, velocidad o distancia de nuestros golpes, y esto también es estrategia. Además, combinando algunos botones podremos usar ataques devastadores, hacer agarres (que sólo sirven para romper la guardia rival y ganar la posición).

“En una buena defensa está el mejor ataque – la eficiencia de la postura iai del Kenjutsu”

Hablando de ataques, además de los ataques simples, tenemos los típicos movimientos de dash, correr hacia el rival, cubrirse (muy importante en el juego), saltar y esquivar (una herramienta muy útil para sorprender). En la defensa está el mejor ataque, haciendo honor a la filosofía Samurai, la eficacia de la postura iai del Kenjutsu, por ejemplo Ukyo con la guardia perfecta de la “espada encaminada”. La paciencia tiene premio, aunque también es el respeto al rival, ya que con pocos golpes estamos muertos.

Así, si nos cubrimos en el momento justo, lograremos ganar ventaja, si lo hacemos con una combinación de teclas ejecutaremos un parry o defensa justa, que es cuando realmente nuestro oponente estará a nuestra merced. También podemos desarmar al rival, bien mediante un movimiento especial, o bien durante el choque de espadas, que ya vimos en anteriores entregas. Muy importante aquí también es la barra de Furia, que una vez cargada haremos más daño, podremos usar el ataque de desarme (que vacía la barra de vida enemiga de una forma abultadamente absurda) dejando caer la espada rival en el escenario. Sin espada estamos prácticamente desnudos, y aunque se puedan ejecutar algunos movimientos causaremos poco daño, pero también podemos desarmar al rival en este estado, bloqueando la espada de nuestro oponente con las manos desnudas.

Siguiendo con lo de la Furia, nos sirve para hacer más daño o desarmar, como he dicho antes, pero hay un ataque especial, que solo podremos ejecutar una sola vez por partida, mediante la explosión de Furia y pulsando el gatillo izquierdo (Issen) en el momento apropiado, acompañado de una animación casi teatral y oscura digna de los mejores Anime de Samurais. La sangría en la barra de vida del enemigo es altísima, llegando a casi acabar con él, siendo así un buen recurso para ganar combates. Una vez que la usemos, ya no estará disponible en los demás rounds, así que usadla bien.

Pero la estrella dentro de los ataques especiales, es el Movimiento Super Especial, que podremos usar en cualquier momento pero sólo una vez por partida. Su efecto es tan devastador, y su animación es tan cuidada, que es una gozada poder conectar este golpe en el rival y ver como el color rojo inunda su barra de vitalidad. Como todas las técnicas especiales, viene especificada por cada luchador, y no es excesivamente difícil ejecutarla. Para los más acostumbrados a este tipo de juegos, nos sonarán todas las combinaciones, que beben directamente de clásicos como SFII, así que aprenderlas será fácil, pero dominar el momento de ejecutarlas, ahí está la belleza de Samurai Shodown.

Poco más que decir sobre la jugabilidad, solo detallar los distintos modos de juegos que dispone, como el modo Versus, ya sea online o en modo local, modo torneo, supervivencia, contrarreloj y por supuesto, el modo historia. En cuanto al online, como muchos sabréis y si no ya os lo dejo aquí, no es lo mío. Pero a falta de equilibrar algunos luchadores, como por ejemplo Yoshitora, el Online funciona muy bien.

El modo historia es simple, difícil y te motiva a mejorar. No os confiéis, pues el combate no será sencillo,y más el boss final Shizuka, que a algunos les podrá parecer injusto (al menos hasta que le coges el rollo). Nos cuentan la historia de cada personaje, sus motivaciones para combatir y todo esto que siempre pasa en los modos single player de este género. Breves animaciones cada tanto combate nos pone en situación y sirve de excusa para llegar hasta el alma torturada del enemigo final. Por lo demás, molestas pantallas de carga (la lacra de esta generación), pero una ambientación hecha para los amantes de la cultura Samurai.

Pero alto, que no hemos hablado de los personajes. Serán 16 en total, más alguno que se unirá con el pase de temporada, que es gratuito si compramos el juego antes del 30 de junio. Están clásicos como Haohmaru, Genjuro, Hanzo, Galford, Earthquake o la siempre elegante y letal Charlotte, Ukyo, Kenshiro, Jubei, Yoshitora, Nakoruru y Tam Tam, además de nuevas caras como Darli, Shiki o el cuervo Yashamaru o Wu-Ruixiang. En el pase de temporada encontraremos a estos luchadores: Rimoruru, Basara, Kazama y Wan-Fu. Todos estos luchadores tienen, además de un diseño exquisito, su propia personalidad y un conjunto de técnicas aderezado con un estilo de juego diferente. Así podéis decantaros por uno o varios personajes, pues la variedad está asegurada.

Y ya hablando de diseño exquisito, es algo loable lo que han conseguido con esta entrega, con los clásicos pétalos de cerezo cayendo, duelos Samurai dignos del mismísimo Kurosawa y parajes de ensueño para vivir combates difíciles de olvidar. Gráficamente, con un estilo actual pero como si hubiera hecho con trazos estilosos en cada movimiento, con escenarios vivos que recrean los ya vistos anteriormente, con una iluminación que enfatiza cada rincón.

Pero ¿qué más podríamos pedir? Pues si, una banda sonora que conecta con la cultura Samurai en todos los sentidos, que evoca enfrentamientos legendarios repletos de honor y belleza en ese baile de espadas, cortes poderosos y la sangre derramada en un intercambio de cortes espectaculares. El sonido, rescatando algunos clásicos, tiene muchos matices según el arma con el que golpeemos, lo que hace más que aumentar la inmersión en este universo Samurai. Las voces en japonés (no encontraría lenguaje mejor) son una delicia, rayando en la perfección narrando las batallas entre carga y carga, presentando personajes o ese Ipon del vencedor que tanto nos gusta escuchar. Pero tranquilos, que el texto está completamente en español.

En conclusión, Samurai Shodown viene a ofrecernos algo muy diferente a lo que encontramos en el mercado actual, que premia a l jugador por la paciencia, medir bien la distancia y atacar o defender en el momento apropiado. Un título que transmite a la perfección la cultura japonesa de los Samurais con una ambientación y unos diseños exquisitos que harán las delicias de los fans, y una jugabilidad que hará que cada vez quieras más y más.

https://youtu.be/o0zLzgGd0Yc

Samurai Shodown

59.99€
8.7

Gráficos

8.5/10

Sonido

9.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración

8.5/10

Diversión

9.0/10

Pros

  • El diseño espectacular
  • La banda sonora
  • Jugabilidad exquisita
  • Los personajes

Cons

  • Tiempos de carga
  • El tutorial no es muy profundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.