Forma parte de la guerra más despiadada por el dominio de Un-Earth, reviviendo la experiencia en Rogue Trooper Redux

Rebellion recupera uno de sus títulos más queridos en una remasterización que nos llega directamente a nuestras consolas y ordenadores. Se trata de Rogue Trooper, una obra de culto lanzada originalmente en el año 2006 para PlayStation 2, Xbox y PC, que posteriormente llegó también a Wii en 2009. Dicho videojuego adapta las tiras de tebeo de la serie con el mismo nombre, la cual es una de las más relevantes de la editorial 2000AD.

2000AD es una revista de cómic británica que publicaba semanalmente series de cómic orientadas a la ciencia ficción. Entre esas publicaciones, como decimos, se encuentra Rogue Trooper creada por Gerry Finley-Day, Dave Gibbons y Rafael Boluda Vidal. Además, esta revista también cuenta con otras licencias importantes como Judge Dredd, que también cuenta con una adaptación al cine. Por otra parte, la editorial pasó a formar parte de Rebellion Development, puesto que estos la compraron en el año 2000. Debido a esa adquisición, la compañía con la licencia en sus manos, desarrolló un videojuego basado en Rogue Trooper, el cual se moderniza en una versión mejorada llamada Rogue Trooper Redux y que vamos a analizar en esta entrada para Xbox One.

De esta forma, Rebellion se suma al carro de las remasterizaciones, tendencia en alza que aprovechan las compañías y desarrolladoras para seguir purgando nuestros inocentes bolsillos. Divagaciones aparte, Rogue Trooper: Redux es el mismo juego que el original, aunque obviamente mejorado visualmente. Por lo tanto, la trama de este título nos volverá a ofrecer la misma historia que ya pudimos disfrutar hace más de una década, así que nos trasladaremos a Un-Earth o New-Earth (como lo pronuncian en la serie) para ser partícipes de una despiadada guerra que tiene enfrentados al Norte y el Sur del planeta. En dicha guerra, las dos facciones han utilizado tal potencia de armamento desmedida que se cargaron la atmósfera del planeta a base de armas químicas y nucleares, por ello ahora los humanos del Norte deben utilizar unos trajes especiales para salir al exterior. Sin embargo, el lado contrario, el Sur, ha desarrollado una serie de soldados mejorados genéticamente para controlarlos desde la distancia y que ganen la guerra por ellos, se trata de los G.I (Genetic Infantrymen).

Nosotros como jugadores, formaremos parte de ese ejército mejorado encarnando a Rogue, uno de estos soldados mejorados que ve como son traicionados y utilizados como simples marionetas de guerra a manos de un general sureño. De esta forma, en una demostración de fuerza y poderío, la facción del Norte asalta las escuadras de los soldados G.I asolándolas y diezmándolas casi por completo. De hecho, tan sólo quedamos nosotros y unos pocos compañeros más que irán sucumbiendo a medida que vayamos avanzando en la campaña, en la cual trataremos de encontrar al traidor que quiso poner fin a nuestra existencia. Por lo tanto, la historia que Rogue Trooper: Redux nos cuenta es la misma  que la de hace diez años, sin alteraciones, por lo que volveremos a experimentar la crueldad de  esta guerra a lo largo de las 13 misiones que la componen.

Esta remasterización no tiene ninguna novedad relevante o palpable, salvo la clara mejora visual. Rebellion ha trabajado duro para tratar de reconstruir lo mejor posible un apartado gráfico de hace dos generaciones, y a pesar de la ardua labor, han logrado salir del paso correctamente. El apartado visual ha sido rehecho prácticamente, aunque éste no da la talla ni tiene las cotas de calidad mínimas esperadas de un título que salga en estos tiempos modernos. No obstante, el estudio de desarrollo ha sido capaz de mantener inalterable la esencia del título original con ese estilo pulp, un formato rústico propio de las historietas de la serie de cómic en la que se basa.

Por otra parte, en lo que refiere a la jugabilidad, quizás, estamos ante el apartado que más denota el paso de los años. El estudio habrá podido afinar un tanto el control y las sensaciones que ésta nos trasmite, pero sin duda se queda en algo que destaca por su torpeza y mala ejecución. No obstante, hay que ser conscientes que estamos ante un título de hace dos generaciones con las limitaciones técnicas que ello conlleva. Así pues, el control se siente ortopédico y arcaico, llegando a dificultar en algunos momentos las acciones que queremos llevar a cabo, como lanzar granadas o parapetarnos en las distintas coberturas que hay disponibles. Pero bueno al menos en cuanto gun-play se refiere, se comporta mejor que el resto del conjunto cuando nos acostumbramos a él.

En este sentido, era arriesgado recuperar un juego de estas características, manteniendo tantas facetas intactas, sin mejoras o evoluciones pertinentes. Por ello, nos hemos encontrado, o chocado de lleno, con estas trabas obvias. Sin embargo, Rogue Trooper Redux sigue manteniendo una propuesta solida con una perspectiva en tercera persona en la cual encontramos algunas ideas muy llamativas y buenas, que a día de hoy siguen sorprendiendo. Alguna de ellas, podría ser su homogénea mezcla entre acción, sigilo y táctica, con la cual consigue una acción dinámica, fluida y orgánica que ayuda al desarrollo del propio juego. Aunque la que más destacaríamos sería la integración de los aliados o compañeros como soporte narrativo. Hoy en día se utiliza mucho el recurso de los diálogos entre compañeros de aventuras para fortalecer o respaldar la propia narrativa de la historia. Y hace una década este título ya utilizaba esta herramienta, y hay que decir que de una forma bastante notable.

Además, la implementación del recurso descrito anteriormente está sorprendentemente bien ejecutado, ya que durante nuestra aventura habrá algunos soldados con los que nuestro protagonista tiene más afinidad, estos son: Gunnar, Helm y Bagman. Estos G.I tienen una personalidad más definida y trabajada, a diferencia del resto de personajes secundarios, y al perecer en batalla, Rogue les salvará la vida manteniendo sus bio-chips activos. Estos chips pasarán a formar parte nuestro equipamiento, mejorando nuestro arsenal y aportándonos habilidades o acciones extras. De esta forma, se comportan como una I.A que nos irán aconsejando y guiando a lo largo de la aventura.

El aspecto narrativo comentado no es ninguna sorpresa, pues en el año 2006 el guion que fue escrito por Gordon Rennie fue nominado a los BAFTA. Sin embargo, una vez más, esta faceta no sorprende, al igual que las anteriormente descritas a día de hoy. El sector ha evolucionado, y tan rápido, que el título ya no tiene el impacto o el filón con el que contaba en su época.

Por último, Rebellion ha aprovechado la ocasión de relanzar este videojuego para introducir unos extras bastante llamativos, pero que no creemos que vayan a ser tanto reclamo como cabría esperar. Se trata de nuevos modos de dificultad y un modo de juego online que se puede disfrutar en cooperativo con hasta 4 jugadores. Esta vertiente online tiene dos variantes: Fortaleza y Progresivo. El primero de ellos es una especie de modo horda en el que tenemos que defender un punto de los incesantes ataques norteños. Y el segundo nos ofrece algo totalmente distinto, una especie de modo asalto en un escenario amplio en el que abrirnos paso eliminando a todo aquel que se nos ponga por delante.

Puntuación
Gráficos
65 %
Jugabilidad
65 %
Sonido
70 %
Duración / Diversión
70 %
Compartir
Artículo anteriorXbox live supera los 50 millones de usuarios en todas sus plataformas
Artículo siguienteBandai Namco presentará dos nuevos personajes para Dragon Ball FighterZ la próxima semana
Redactor y analista experimentado que aporta su opinión sobre videojuegos y nos informa de las últimas novedades de los videojuegos como su activa aportación en el foro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here