Kyoko y Misako han perdido a sus novios, pero en River City Girls antes de preguntar a los testigos se abofetea a todo aquel que pase por delante.

Muchos de los jugadores de la época de NES seguramente hayan disfrutado de juegos con una estética de personajes muy particular sin ni siquiera saber de su existencia. Obras como Renegade, Street Gangs (en Japón se llamó River City Ransom) o Nintendo World Cup formaban parte de una batería de juegos que se conglomeraban dentro de la serie Kunio-kun, y que aunque a lo mejor en nuestras tierras no se tuvo muy en cuenta, fue todo una moda entre los jugadores japoneses. Tal fue el éxito de aquellas primeras apariciones, que hemos visto a estos animados personajes en todo tipo de situaciones y géneros (tengo un bonito recuerdo de ellos con un juego de balón prisionero para la Game Boy original), hasta llegar a día de hoy con el lanzamiento de River City Girls, titulo que pese a pertenecer al género de los beat’ em up clásicos, mas bien podríamos catalogarlo como una especie de “spin-off” por motivos que explicaremos a continuación.

De la mano de Arc System Works y el respaldo de Wayforward nos lleva River City Girls, y como su propio nombre indica, en esta ocasión la acción recaerá sobre Kyoko y Misako, dos chicas que no dudarán en partirse la cara con todo el mundo con tal de encontrar a sus novios. Un argumento sencillo que sirve como pretexto y excusa fácil para repartir tollinas del derecho y del revés, aunque también vendrá de perlas al estudio para verter toneladas de folclore típico nipón. En total, habrá seis localizaciones a explorar que recogen lugares tan comunes como el instituto, un barrio japonés o centros comerciales, todas y cada una de ellas cargadas de detalles y con sus propias zonas secretas.

River City Girls apela a la nostalgia desde el primer momento. Una vez que elijamos a nuestra heroína nos veremos sumergidos en un mundo pixelado, en un claro homenaje a las recreativas y consolas que potenciaron este género hace más de 30 años. Y aunque las mecánicas siguen siendo claramente las vividas en nuestra niñez (un “yo contra el barrio” al uso) hay elementos que han evolucionado aportando cierto elemento rolero a los combates. Puede que esto abra la puerta a la personalización de personaje y mejora de sus estadísticas, pero por desgracia su sistema de niveles nos obligará a subir nuestro personaje para poder derrotar a los jefes finales, y eso se traduce en tiempo matando enemigos sin mas propósito que ganar experiencia.

Aparte de la experiencia para subir niveles, los adversarios que derrotemos soltarán billetes y monedas que serán especialmente útiles para mejorar a nuestras novias vengadoras. Ya no sólo podremos comprar comida que nos rellene nuestra barra de vida o la del ataque especial, sino que habrá ropa o complementos de diversa índole que mejorarán nuestros atributos. El dinero no cae del cielo, ni en la vida real ni en River City Girls, por lo que mas vale juntar el mayor numero de monedas si queremos adquirir cualquiera de estos ítems. Cuidado que no acaba aquí la cosa, ya que falta nombrar lo más importante: gracias al dinero recaudado podremos comprar combos y ataques en el dojo.

¿Qué sería de un beat’em up sin una buena combinaciones de golpes? Pues es lo que en un principio pensaba yo, algo frío por la poca variedad de ataques de la que disponía River City Girls. Unos comienzos que resultan básicos, muy básicos (sabiendo que detrás del proyecto está Arc System Works) pero que poco a poco va ganando en variedad. Ya sea a través de los dojos mencionados, o con la subida de nivel correspondiente por ganar peleas, Kyoko y Misako irán aprendiendo técnicas cada vez mas poderosas y que harán que el juego gane complejidad dentro de los límites establecidos por el mismo género. Ataque rápido, ataque fuerte y ataque especial; sólo con tres botones las opciones y movimientos de combate serán lo suficientemente variadas como para no llegar a aburrir. Ademas, no podía faltar un clásico en este tipo de juegos como es la posibilidad de usar objetos como bancos, cubos de basura o látigos para golpear al adversario.

Es cierto que River City Girls no tiene mas pretensiones que trasladar las sensaciones que vivimos en las maquinas recreativas al salón de nuestra casa, y de una manera actualizada a los tiempos que corren. Existen otro tipo de movimientos como bloqueos o incluso la posibilidad de reclutar a enemigos para que nos echen una mano si las cosas se tuercen en el campo de batalla. Pese a ser un producto al que ni le falta de nada, como beat’em up se queda un poco entre dos aguas: podría haber sido más directo y simple, inspirándose completamente en las obras clásicas del género, o podría haber tirado más por los elementos roleros del que hace gala, con mayor énfasis en administrar los puntos de experiencia y personalización de nuestra heroína. La sensación que tengo es que ni es un juego directo que apele a la pura y simple diversión, ni es un juego enfocado a los tintes roleros que podría haber sido. Eso hace que me debata con la nota final… aunque por suerte veo una gran baza positiva debido a lo que explicaré a continuación.

Al menos, donde no tengo ninguna duda, es en su apartado audiovisual. Las animaciones están muy bien hechas, con multitud de movimientos, y con suficiente variedad de escenarios como para no caer en la rutina. Punto especial el que hay que recalcar con ese toque anime que desprende el juego. Las secuencias de anime que encontramos como “opening” o antes de enfrentarnos a cada jefe final son espectaculares, y aquí sí que me encuentro la Arc System Works que he visto en otros juegos. Acompañado de estas secuencias de vídeo tenemos el sonido, también rayando un buen nivel. Hay un compendio musical muy bien escogido, tomando como base grupos J-Pop y reproduciendo temas  de Chipzel, Christina Vee o NateWantsToBattle que casan a la perfección. Los textos, por cierto, pese a no estar doblados a nuestro idioma, gozan de una buena traducción al español.

 

Conclusión
River City Girls recoge el testigo y la esencia de la serie Kunio-kun, y aunque en lo visual poco o nada tiene que ver con las entregas primigenias, si que hayamos parecido en la resolución de los combates. No es un beat’em up directo, ya que el título nos invita a explorar cada mapeado buscando los secretos, realizando misiones secundarias y en definitiva, hacer cualquier cosa para subir el nivel de nuestro personaje. Y este aspecto, la parte “rolera” del juego, puede cortar mucho el ritmo de la partida, ya que en ocasiones hay que pararse a subir de nivel si queremos derrotar al jefe final de turno. Menos mal que luego vemos las escenas animadas y se nos pasa.

River City Girls

29.99€
7.6

Gráficos

7.5/10

Sonido

9.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • La música es la caña
  • Largo para tratarse de un beat´em up
  • Cooperativo local para dos personas

Cons

  • Subir nivel y mejorar a tu personaje rompe el ritmo
  • Podría haber sido más frenético
  • No hay gran innovación en sus mecánicas jugables

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.