Gráficos sencillos y mucho roleo en Regions of Ruin para Xbox One

Empiezo el año con un juego que de primeras parecía algo básico pero que a la práctica resulta gratificante e incluso adictivo. Esta semana toca analizar Regions of Ruin, de Vox Games y Poysky Productions. Una propuesta llena de roleo y exploración para Xbox One.

Regions of Ruin es uno de esos títulos de presentación simple pero profundidad oculta. A priori es un gestor de sociedad en el que debemos partir de un campamento con una hoguera y conseguir toda una ciudadela funcional y auto-suficiente. Para este proceso debemos explorar los alrededores y conseguir los recursos necesarios.

Una propuesta llena de roleo y exploración

Aunque lo parezca, no es tan solo un juego de tablas, números y gestión. Estamos ante un juego que combina elementos varios en una fórmula bastante eficaz. Cada aldeano tiene un rol, por lo que es importante conseguir más ciudadanos para que cumplan con todas las tareas necesarias. Para este cometido exploraremos cada rincón y buscaremos gente perdida o en busca de un asentamiento para que se nos unan.

Como comentaba, cada persona cumple una función, más los que no tienen un rol específico hacen de obreros. Estos pueden ser enviados a buscar materia prima a los nodos próximos. Esta parte si es de tablas y números, pues se basa en asignar obreros a fuentes de materiales para que cada minuto incrementen nuestros recursos.

un juego que combina elementos varios en una fórmula bastante eficaz

Todos esos recursos se traducen en la materia prima para construir diferentes edificios en nuestra recién creada villa. Desde forjas a mercados, sin olvidar la taberna, podemos hacer crecer nuestra economía y prosperidad a la par que adquirimos nuevos servicios. Además, es importante fabricar y mejorar nuestro equipo mediante el herrero y otros para hacer frente a lo que se viene.

En cuanto a la comida, debemos disponer siempre de ella para poder viajar a nuevas áreas, a las cuales hay que enviar previamente un explorador. Tanto la exploración como nuestro viaje personal consumen alimento. Así que hay que prever las necesidades antes de lanzarse a la aventura. Cabe destacar el detalle de que si intentamos sobrepasar el nivel para ir a un lugar aun sin explorar, el juego sencillamente oscurece la pantalla hasta dejarla negra.

A nivel jugable podríamos definir Regions of Ruin como un juego de rol y acción en 2D. Cuando exploramos cualquier zona podemos encontrarnos con enemigos por doquier. Hacerles frente es bastante simple, pues todo se basa en el combate a tiempo real con golpes, bloqueo y objetos arrojadizos. Más no solo masacraremos trasgos y otros seres sin ton ni son, sino que lo haremos por un bien mayor.

Nos encontraremos con enemigos finales más duros y peligrosos.

Cada área nueva está bajo el acecho de algún grupo de indeseables, y como buen adalid del bien (y la conquista) les haremos frente. Los enemigos, a su vez, se dividen en categorías y formas de combate. Desde expertos en proyectiles hasta magos sin olvidar a los combatientes del baile agarrado. Cada enemigo nos pondrá las cosas difíciles a su manera. Incluso nos encontraremos con enemigos finales más duros y peligrosos.

Durante la exploración y el combate el loot se hace latente. Cada rincón del decorado o monstruo abatido puede liberar nuevo botín para mejorar nuestro equipamiento o fondos. Realmente resulta satisfactorio acumular objetos durante la travesía, es como volver a esos RPG de antaño donde todo se basaba en amasar botín.

Cada rincón del decorado o monstruo abatido puede liberar nuevo botín

Los NPC que vamos encontrando disponen de un sistema de conversación básico pero efectivo. Este, mediante unas opciones fijas, nos permite conseguir información variada como consejos, indicaciones, comercio o misiones. Cada misión que aceptemos nos abrirá nuevas opciones al explorar y de paso acceso a otros aldeanos que reclutar.

Nuestro personaje crece con cada combate. Esto no solo se traduce en el nuevo equipamiento, también en un árbol de habilidades para mejorar nuestras capacidades. El combate de Regions of Ruin no es amigable, más bien es un símil interesante de la crueldad real de la lucha por la supervivencia. Pues durante los enfrentamientos podremos sufrir daños comunes como sangrado o envenenamiento, pero también rotura de huesos y demás derivados.

Sin duda es interesante vivir la experiencia de asaltar unas minas llenas de enemigos y salir de allí maltrechos porque nos han roto un par de huesos y tenemos el hombro dislocado. Pero no os preocupéis, todo tiene solución, basta con ir al pueblo y pagar para que nos curen todas las heridas.

Por muy duro que sea el combate, el guardado es manual y por ende hay que saber cuando guardar la partida para evitar perder demasiado al morir. Aquí no hay regreso a la hoguera al morir, sino que toca cargar la partida para continuar.

En definitiva, Regions of Ruin es una especie de Elder Scrolls en 2D. Pues se basa en conversar, explorar y completar misiones para avanzar. Todo aderezado con un adictivo roleo y sistema de botín que convierten cada viaje en una pequeña odisea. Bien es verdad que gráficamente es bastante parco y no lo podría llamar pixelart. Además resultar abrumador de buenas a primeras con tantos números y por desgracia solo es jugable en inglés.

Regions of Ruin

9.99
7

Nota

7.0/10

Pros

  • Muy rolero
  • Divertido y adictivo
  • Profundidad inesperada
  • Satisfactorio

Cons

  • Combate algo básico
  • Abrumador de buenas a primeras
  • Gráficos muy sencillos
  • Solo Inglés

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.