Un cuidado “yo contra el barrio” en preciosa vista cenital tan sencillo y directo como adictivo

De entrada puede parecer que este juego de Sobaka Studio y publicado por Koch Media  no ofrece nada muy distinto: Acción cenital en 3D en un beat´m up (a mí me gusta más la castiza definición de un “yo contra el barrio”; viejuno que es un servidor) en el que vamos pasando niveles destrozando enemigos. “¿Y ya está?”, pensaréis algunos. Pues sí, ya está. Redeemer: Enhaced Edition (relanzamiento en consolas del mismo título que ya tuvo su momento en PC hace un par de años) no viene a inventar nada, ni siquiera a intentar sorprender dentro de su género. Hace pocas cosas pero todas las hace muy bien. Y eso, a la hora de pasártelo bien con un juego es, no ya importante. Es lo más importante. Y con este monje vengador reparteyoyas, os aseguro que os lo vais a pasar muy bien.

La historia no es demasiado original (tampoco nos va a importar mucho). Interpretamos a Vasily, un antiguo asesino de una siniestra organización para la que en el pasado tuvo que cometer crímenes horribles. Arrepentido los traiciona y se refugia en un solitario y apartado monasterio de unas altas y escarpadas cumbres.

Todo esto se nos va contando con unos sencillos pero bonitos vídeos introductorios (pantallas de carga disimuladas) con un aire de cómic muy resultón.

Unos sencillos video-dibujos nos pondrán en antecedentes. No han doblado las voces pero todos los textos están traducidos

Una vez nos ponen en acción, en un primer nivel que nos va sirviendo de sencillo y llevadero tutorial (no lo sentiremos como tal pues es un nivel tan largo como los demás) ya aprenderemos los sencillos controles. Porque son muy sencillos: un golpe basico, un golpe que abarca más área (para varios enemigos a la vez si están muy juntos), otro para rodar y otro que sirve para ejecutar si estamos en plena refriega o para matar sigilosamente si pillamos a un enemigo despistado de espaldas.

Algo que no tienen todos los juegos de este estilo (“dar cera, pulir cera”) es que en Redeemer podremos usar muchas armas que encontremos por los diferentes niveles. Casi cualquier cosa sirve de arma cuerpo a cuerpo: una antorcha, una pala, una rama de un arbol… no podemos guardarlas ni llevar más de una encima. Las usaremos (si las recogemos con RB) hasta que las rompamos con el uso (a no tardar; cinco o seis golpes) y a encontrar la siguiente. También podemos agarrar y lanzarles objetos contundentes, como rocas o barriles.

Y también dispondremos de armas de fuego que algunos enemigos usarán contra nosotros y si los mandamos a tomar viento fresco, soltarán. Tienen poca munición (igual; cinco o seis disparos) y nuestro Vasily la tirará automáticamente después de gastar la última bala.

En el combate hay ciertos elementos interesantes a pesar de su sencillez (que no simpleza). Uno de ellos ya lo hemos mencionado antes es que tenemos la oportunidad a veces de matar sigilosamente. Si un enemigo aún no nos ha detectado y podemos acercárnosle de espaldas (no hay una forma de andar en sigilo; sólo hay que evitar su línea de visión) lo ejecutaremos en silencio con el botón B. No es algo que usemos mucho ya que la mayoría de enemigos nos saldrán al paso en pequeños grupos de tres o cuatro y será casi imposible que ninguno nos vea. Pero para enemigos solitarios viene de perlas.

El otro elemento interesante son las ejecuciones. Encadenando una serie de buenos golpes, usando nuestra parada con LB eficazmente y gopeando con ritmo, “cargaremos” a nuestro bonachón Vasily y lanzaremos un golpe devastador que acabará con nuestro oponente. Estas ejecuciones la veremos con más detalle pues la cámara se acerca como si fuese un juego en tercera persona clásico y además se ralentizará, para recrearnos en el festival de salsa bolognesa que va a surgir de nuestro derrotado enemigo (es juego es bastante cafre y sangriento).

“¡A que te reviento…!”

También nos encontramos un sencillo pero eficaz árbol de habilidades  en el que vamos mejorando nuestras stats y que nos desbloquean puntos para gastar en atributos especiales, nuevos golpes o remates, llevar más munición, más durabilidad de las armas cuerpo a cierpo, etcétera.

No es algo muy profundo pero hace que se note la mejora del personaje y que sea gratificante y bien compensado el ir siendo cada vez más letales al mismo ritmo que nuestros rivales son cada vez más duros.

Atributos y Habilidaes; untos para obtener nuevos golpes y especialidades… todo muy sencillo, para no perder mucho tiempo y seguir arreando guantazos

No creáis que jugablemente hay mucho más: ir superando los niveles, bastante lineales y machacando enemigos con los puños o lo que tengamos a mano en cada momento. Todo cada vez más intenso (lógicamente cada vez más enemigos y más poderosos, aunque la sencillez en el diseño de los niveles se mantienen) hasta llegar al final, que si le cogéis bien el truco y no sois muy mancos os puede dar para siete horas más o menos.

Gráficamente estamos hablando de un juego más que correcto. No suelen lucir mucho los personajes en este tipo de juegos con la cámara tan alejada pero aquí, bajo el buen uso del Unreal Engine 4 se ven muy vistosas las animaciones de Vasily (no tanto la de los enemigos) y los escenarios están muy cuidados y con gran cantidad de detalles.

Técnicamente no hay “peros” que ponerle, no nos hemos encontrado un sólo bug y el juego, que no es exigente para nuestras Xbox One, se mueve fluído y sin un solo problema.

La música es sólamente correcta (ni molesta ni os quedará grabada en la memoria) y los efectos de sonido sí son muy buenos. Está con voces en inglés (tampoco es que haya mucho diálogo) pero todos los textos y menús sí están en español.

En cuanto a modos de juego aparte de la campaña principal para un jugador, esta revisión para consolas, la Enhaced Edition de Redeemer, incluye la posibilidad de un cooperativo a dos para dicha campaña (en local, a dos mandos en la misma consola, no online)  y un Modo Arena que como podéis imaginar es ir despachando oleadas de enemigos para conseguir una puntuación récord.

Conclusiones:

Redeemer: Enhaced Edition es lo que enseña en los primeros diez minutos de juego, no hay más. Un “yo contra el barrio” cenital en 3D de toda la vida. Ni quiere ni pretende inventar nada pero lo que hace, como os decía al principio, lo hace muy bien. Es muy divertido, luce bonito y os va a tener enganchados unas cuantas horas. Además podéis jugar con un amigo en la misma consola y luchar juntos… ¿qué más queréis?

Hemos analizado este juego en una Xbox One S gracias a un código de descarga facilitado por Koch Media, a los que damos las gracias

Redeemer: Enhanced Edition

29,99 €
7

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Historia/narrativa

6.5/10

Pros

  • Combates divertidísimos, sencillos de aprender, difíciles de dominar
  • Gráficamente sin alardes, pero muy vistoso
  • El cooperativo local, muy divertido
  • Muy adictivo

Cons

  • Muestra sus cartas demasiado pronto, hay pocas sorpresas
  • La historia es muy anecdótica
  • Un poquito más largo, o más rejugable, hubiese sido perfecto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.