Derivado de This is the Police, lo último de Weappy Games nos pone en la piel de agentes que actúan fuera de la ley ¿Nos irá bien actuando así?

La vida en Ripstone no es fácil. O al menos no lo es desde la llegada de Viktor Zuev. Este ruso se ha asentado en nuestro tranquilo pueblo, y desde que convive con nosotros no hay mas que problemas. Sus contactos, violencia y negocios sucios han alterado a los ciudadanos de esta tranquila localidad, hasta tal punto que todos viven bajo la protección (o miedo) de dicho personaje. El último en caer ha sido el banquero, quien no encontró respaldo ni ayuda de nadie. Ni siquiera de la policía. Pero eso va a terminar, si no es por las buenas es por las malas. Aún queda gente buena en Ripstone, gente como tú y como yo que hará todo lo posible para frenar el imperio ruso que gobierna en nuestras calles. La lucha ha comenzado.

Bajo esa premisa comienza Rebel Cops, el último proyecto desarrollado por THQ Nordic y Weappy Games. Sí, su apartado artístico lo delata, y es que estamos ante una especie de “spin-off” o sucesor espiritual de This is the Police, aunque contiene su propio estilo jugable y diferencias que lo hacen distinto en muchos aspectos. Para empezar, los personajes que controlaremos no pertenecen al grupo de la policía propiamente dicho, sino que seremos agentes de la ley alejados de un sistema corrupto que se tomarán la justicia por su mano. Ese hecho hace que no tengamos una comisaría, ni armamento en buen estado, ni condiciones de trabajo optimas ni un apoyo económico importante. ¿En que se traduce toda esta precariedad? A que habrá que optimizar todo el material que tengamos a nuestro alcance si queremos salir con vida de cada misión.

Si This is the Police apostaba por una marcada gestión de la comisaría con un gran componente de toma de decisiones, This is the Police 2 se inclinaba mas por un híbrido entre estas planificaciones con un toque de acción por turnos al estilo de X-COM. Rebel Cops se desliga casi en su totalidad de la parte más ligada a “la oficina” para ofrecer misiones por turnos. Pese a este claro cambio de rumbo de la saga, habrá que prepararse antes de cada redada equipando a nuestros agentes con lo necesario para llevar a cabo su misión. Como dije en el anterior párrafo, la precariedad está muy presente en el juego, y se nota especialmente en esta preparación inicial. Que no os extrañe tener que equipar a uno de nuestros hombres con un revólver con sólo 2 balas. Si el inventario no da para más, alguno de los vigilantes tendrá que ir sin porra para los enfrentamientos cuerpo a cuerpo.

Trabajar bajo mínimos será una constante durante toda la aventura, aunque se agudizará dependiendo de cómo llevemos a cabo nuestras acciones. La reputación es más preciada que una bala, y si la gente que sigue nuestra causa se fía de nosotros, veremos recompensada esta confianza con dinero. También podemos ir de malas por la vida, por supuesto, pero todo será más complicado (y ya bastante complicado es Rebel Cops haciendo las cosas bien…). Aporte de este apoyo económico, podremos completar misiones secundarias, objetivos complementarios, o simplemente rapiñar todo aquello de valor que veamos en cada misión. Nada se tira a la basura en nuestra base de operaciones.

Quienes hayan jugado a This is the Police 2 sabrán las mecánicas jugables que vamos a encontrar en Rebel Cops. En nuestras manos tenemos a una serie de agentes de la ley a los que manejar por escenarios con vista isómétrica. La acción se desarrolla por turnos, siendo muy importante planificar nuestros movimientos para no dar al traste con la misión. Aunque podemos llevar a cada agente por separado, el juego esta pensado para que vayamos en grupo, cubriendo las espaldas y realizando acciones en conjunto, como por ejemplo irrumpir en una sala al unísono para que el enemigo no tenga tiempo a reaccionar.

En Rebel Cops anticiparse al enemigo lo es todo. Una única bala puede significar la muerte de uno de nuestros hombres. Ese realismo a la hora de afrontar los combates me ha gustado mucho, ya que importa menos la potencia de nuestra pistola (aunque está claro que cuanto mas precisa y poderosa, mejor) sino que es más relevante el posicionamiento de nuestro equipo y las coberturas de las que disponen. El sigilo, por otra parte, también cobra un cáliz muy especial, ya que un buen porrazo a tiempo hace que ahorremos una bala y evitaremos alertar al resto de adversarios. Por esta importancia en la colocación de nuestros hombres por cada fase, tengo que poner una falta al juego, y es que podremos hacer zoom para ver todo con detalle pero no podremos voltear la cámara para ver, por ejemplo, los lados opuestos de una habitación.

No solo tiraremos de pistola y porra. A nuestra disposición tendremos todo un abanico de posibilidades, tanto silenciosas como letales. Podemos apuntar a los enemigos para que levanten las manos y de esa forma arrestarlos, tenemos tásers eléctricos que dejaran frito al oponente, cuchillos, ganzúas para abrir puertas, el apoyo de un francotirador, kits médicos si una bala perdida impacta en el estómago de alguien del equipo, cascos y chalecos antibalas… A quien le guste el tema de personalización y preparación del equipo antes de cada enfrentamiento le encantará la cantidad de opciones que tiene. Poco a poco iremos mejorando nuestra equipación y por lo tanto, ganaremos en posibilidades y maneras de afrontar las misiones. Puede que los comienzos de la partida se nos hagan duros, básicamente por esta ausencia de armamento y defensa, pero si resistimos los primeros envites de la aventura luego todo será mas asequible.

Reconozco que no soy muy amigo de los juegos de acción por turnos de este estilo. Sin embargo, la propuesta que ofrece This is the Police (y por tanto, Rebel Cops), me fascina. Puede que el motivo principal sea la buena implementación del mando a este estilo de juego, o simplemente que los menús están reducidos a la mínima expresión, sin textos kilométricos incapaces de leer o estadísticas que a la hora de la verdad marean mas que ayudan. Al igual que la sencillez en su apartado visual, el título de THQ Nordic y Weappy Games apuesta por el minimalismo en su navegación, y para quienes no somos muy afines a este género, se agradece enormemente. Por cierto, aunque numéricamente sea la tercera entrega lanzada al mercado, se trata de una historia completamente diferente, por lo que cualquiera puede adentrarse en su historia sin tener la sensación de estar perdiéndose algo importante.

 

Conclusión
THQ Nordic y Weappy Games apuestan sobre seguro con Rebel Cops. En este “spin-off”, la compañía ha querido desligarse de las acciones en comisaría y sus tomas de decisiones para hacer especial hincapié en los combates por turnos. No tenemos muchas quejas al respecto, su minimalismo en la puesta en escena, la sencillez de sus controles y lo bien que funciona todo lo hacen un buen juego dentro de su género, basado en lo visto en X-COM. Eso si, más vale que tengamos la mente fría y calculadora, ya que el titulo no perdona: una bala supone una muerte, para nuestro beneficio o en nuestra contra. Si aprendemos a degustar Rebel Cops a sorbos pequeños, disfrutaremos de un buen juego de estrategia.

Rebel Cops

9.99€
7.4

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

7.5/10

Pros

  • Acción por turnos fácil de jugar
  • Multitud de formas de afrontar el objetivo
  • Precio irresistible

Cons

  • Faltan opciones con la cámara
  • Sin gestiones en comisaría el título pierde algo de gracia
  • Es difícil: una mal paso puede suponer el fin de la misión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.