Spoiler: Por mucho que juguéis a ¿Quién quiere ser millonario?, no vais a oler un sólo euro de verdad

¿Quien no conoce a Carlos Sobera a estas alturas de partido? Pese a que ahora está en auge con First Dates (o con anuncios de casas de apuestas…) el impulso a la fama de este presentador se remonta tiempo atrás. Cincuenta por quince, como se llamaba al principio, o ¿Quién quiere ser millonario? como se llamó después estuvo mucho tiempo en antena, trayendo consigo risas, expectación, entretenimiento y sabiduría a partes iguales.

Para que estos shows no caigan en el olvido, Appeal Studios junto con Microids se han encargado de devolvernos estas emociones en forma de videojuego. Ojo que tenemos “comodín del formato físico”, ya que los buenos amigos de Meridiem Games se van a encargar de su distribución en las principales tiendas especializadas.

The Show must go on

Veinte señores años han pasado desde la primera emisión del programa. Un par de décadas donde hemos visto el concurso en varias cadenas de televisión, con otros presentadores, pero manteniendo la esencia que lo hizo permanecer tanto tiempo en nuestros hogares. Un formato que se emula de la mejor manera posible en nuestra Xbox One. Y, aunque es cierto que se echan en falta varios aspectos clave, podemos asegurar que como juego de preguntas y respuestas da la talla.

Entre comodines anda el juego

Para quien nunca haya visto el programa, ¿Quién quiere ser millonario? es un concurso de preguntas y respuestas, donde tendremos que responder a 12 cuestiones si queremos alzarnos con el millón de euros que está en juego. Lo siento chicos, el dinero en el juego es falso, pero aun así lucharemos por nuestro orgullo y por saber si somos igual de listos que los participantes que salen en la tele. Habrá cuatro opciones de respuesta, siendo solamente una válida. Parece algo simple y fácil, pero a medida que avancemos en el listado de preguntas, mas complejas y rebuscadas serán. Por suerte, menos mal que contamos con los comodines…

En cada partida contaremos con cuatro comodines. El comodín de la llamada, que nos permite llamar a un familiar. El comodín del público, que realiza una encuesta por los espectadores que están en el plató (luego hablaremos de esto…). El comodín de 50:50, que quita de un plumazo dos respuestas incorrectas. Y por último (y este es nuevo para mí) tendremos el comodín que salta una pregunta. Parecen muchos, pero no serán suficientes si queremos alzarnos con el máximo premio.

Vamos a por la siguiente pregunta

Centrándonos en el videojuego, no cabe duda de que Appeal Studios y Microids han querido recrear fielmente el espíritu del programa. Las canciones, la forma de presentar las preguntas, el mismo plató que varía dependiendo del país en el que juguemos (si, esto es muy loco)… todo está cuidado para recrear el concurso. Veinte años no se cumplen todos los días, y por eso mismo han tenido mimo en cada detalle. Además, 2000 preguntas avalan la duración del juego, lo que nos asegura unas cuantas tardes dándole vueltas al coco.

Aparte de recrear ¿Quién quiere ser millonario?, el estudio también lo ha “gamificado”.¿Qué quiere decir esto? Pues que habrá motivos para seguir jugando y de esa manera desbloquear nuevas preguntas. Cada vez que participemos, el dinero conseguido se transformará en neurons. Con estos neurons podremos abrir nuevas categorías, siendo las mas caras las mas jugosas. Comenzando por comida gastronómica o fútbol, y acabando con Harry Potter o Star Wars, tendremos motivos mas que suficientes para echar otra partidilla, ya sea solo o con amigos…

En busca del ganador de ¿Quién quiere ser millonario?

Si, el show televisivo tiene vertiente multijugador, ya sea en local u online. Cabe decir que el online “está muerto”. Yo lo veo más como una herramienta por si quieres jugar con otro amigo que no esté en casa. También os digo que este tipo de propuestas son fáciles de amañar vía online. Basta con tener el móvil a mano y el señor Google nos dará todas las facilidades. Por ese motivo, lo más interesante es jugar con personas cercanas en su vertiente local. Ojo, hasta los mas peques podrán jugar, ya que aparte del modo normal, habrá un modo fácil con preguntas mas asequibles, sencillas y sin un temporizador que nos ponga nerviosos.

¿Dónde está el animador?

Por supuesto, el juego no es perfecto. Faltan cosas difíciles de aplicar, como es el factor humano. Se nota que tanto el presentador como los participantes son muñecos con frases muy marcadas. Se ha intentado otorgarles cierta personalidad a cada uno (no es lo mismo un participante de 23 años que un abuelete de 72 años) pero aun así, no se ve natural. Me hace especial gracia el comodín de la llamada, donde se intenta realizar una conversación con la persona al otro lado del teléfono. Pero como digo, no es lo mas característico del título.

Lo que me parece algo más sangrante es el plató. O mas bien, la ausencia de público en el plató. (rectifico: alguna persona esporádica si que podemos llegar a ver) ¿Quién quiere ser millonario? contaba con publico alrededor de los participantes, y aquí no hay ni un alma. Vale que cada escenario está ultradetallado, y cambia su decoración e iluminación dependiendo del país en el que nos encontremos, pero que haya aplausos y no haya nadie aplaudiendo, pues choca. Al igual que haya comodín del público…sin público. Son aspectos a priori nimios, y no afectan a la jugabilidad del juego, pero son detalles que tendrían que haber cuidado.

Conclusión

¿Quién quiere ser millonario? nos pone en la piel de un participante en el conocido concurso televisivo. El programa cumple veinte años, y para este aniversario tan especial se ha cuidado mucho el detalle. El plató es calcado, tiene la música original y habrá un buen puñado de preguntas que responder (2000, para ser exactos).

Puede que jugando sólo lo encontremos algo repetitivo, y aunque haya objetivos para desbloquear, al final las mecánicas serán siempre las mismas. Por suerte, tenemos un multijugador online/local para retar a nuestros amigos. ¿Estás dispuesto a demostrar quien es el más listo del grupo?

Agradecemos a Meridiem Games el código que nos han facilitado para realizar este análisis. Os recordamos que el título se puede adquirir de manera física en los principales centros especializados.

¿Quién quiere ser millonario?

39.99€
6.5

Nota final

6.5/10

Pros

  • 2000 preguntas en busca de su respuesta
  • Buena recreación del escenario, y la música original del programa
  • Modo fácil y multijugador online/local

Cons

  • Los presentadores y concursantes tienen poco carisma
  • No hay público
  • Puede tornarse repetitivo si jugamos solos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.