Después de ascender una rampa de 5 años de duración, Pumped BMX Pro se lanza cuesta abajo para alcanzar el éxito de su entrega original. ¿Lo conseguirá?

Las piruetas y acrobacias usando todo tipo de vehículos siempre es un plato de buen gusto para el jugador, más aun cuando los controles son sencillos y fáciles de manejar. Esos factores hicieron de Pumped BMX + un juego indie a tener en cuenta allá por el año 2015. Este mes, la misma Curve Digital y Yeah Us! Games se complacen en anunciar Pumped BMX Pro, una continuación directa que calmará nuestra sed de combos por los aires (bicicleta en mano) aunque con poca innovación respecto a la entrega original. Poneros el casco y rodilleras, que lo vais a necesitar.

El Rey de las rampas

Imaginaros un Trials de Ubisoft pero donde lo importante no es llegar a la meta, sino realizar por el camino todas las piruetas que nos van marcando. Ese es el concepto básico de Pumped BMX Pro, con la excepción de que no tenemos vehículos motorizados, sino que usaremos la típica bicicleta adaptada para realizar todo tipo de cabriolas en al aire. Por supuesto, depender de los pedales para coger impulso en vez del manillar de aceleración también supone un cambio significativo, y es que más vale aprovechar muy bien las cuestas y desniveles para alcanzar la mayor velocidad posible. Si no lo hacemos, el salto se quedará corto y hundiremos nuestros dientes en tierra firme.

Una precisión que ni con bisturí

Como pasa en la entrega original, Pumped BMX Pro nos invita a recorrer una serie de niveles inspirados en diversas localizaciones, intentando superar todos los desafíos que el propio juego nos va imponiendo. En total, tendremos 60 niveles de dificultad progresiva donde mediremos nuestra pericia a los mandos de un manillar. Lo que en principio parece un “paseíto” donde solamente tendremos que preocuparnos del equilibrio de nuestro personaje sobre la bicicleta, luego se convertirá en un reto donde importa más el “timing” de tus acciones y conocer perfectamente las rampas del recorrido.

Esta precisión requerida a la hora de realizar los saltos está encabezada por el control que tendremos que perfeccionar en la caída hasta la siguiente rampa. Las bicicletas no tienen motores (al menos éstas) y apurar la bajada de una rampa para coger la mayor velocidad posible y de esa forma encarar la siguiente pendiente será primordial. Para ello, podremos “forzar la caída” con el botón A, pero claro, lo interesante viene en que si decidimos bajar al suelo lo antes posible tendremos menos tiempo en el aire para realizar las acrobacias que nos exigen. Al final, de forma muy fina, tendremos un pequeño elemento estratégico a la hora de enfrentarnos a cada fase.

Por mucha cabriola que hagamos en el aire…

No os preocupéis quienes tengan fobia a realizar piruetas y trucos varios. Pumped BMX Pro no es un juego como Tony Hawk´s Pro Skater donde haya que acumular combos para alcanzar una puntuación mínima. Con solo un stick y los gatillos podremos acceder a un amplio abanico de movimientos. Además, sabremos perfectamente qué tipo de movimiento hacer gracias a una “chuleta” que podemos ver en todo momento. Como hemos dicho, la dificultad no reside tanto en combinar cada acrobacia, sino mas bien en saber cuándo y cómo ejecutarlas. Una mecánica que se repitió hace cuatro años y que vuelve a estar vigente a día de hoy.

Hablando de repetir, puede que Pumped BMX Pro resulte un poco de repetitivo. A medida que completamos desafíos vamos desbloqueando nuevos mundos inspirados en zonas muy concretas (la montaña, el bosque, el parque, un pantano…). A excepción del pique personal por completar cada nivel al 100%, no hallamos novedades en su jugabilidad, y salvo la inclusión de pequeños accesorios como barras donde deslizar la bicicleta, todo se resume en hacer lo mismo pero aumentando el nivel de dificultad.

Existe un selector de personajes y editor de bicicletas para romper un poco esa rutina, aunque no dejan de ser “skins” y tener un comportamiento idéntico en cada fase. Al final, las rampas serán nuestras enemigas y el objetivo que encarar, pero a su vez se convierten en el único elemento que vemos modificado en cada fase, así que más vale encariñarnos con ellas si queremos disfutar del titulo.

 

Conclusión
Sin un giro en sus mecánicas ni en su concepto jugable, Pumped BMX Pro aterriza en nuestras consolas repitiendo la misma base que tuvo Pumped BMX + hace unos cuantos años. Pese a la facilidad de realizar trucos en el aire, existe un reto latente que se va magnificando con el paso de los niveles que consiste en encarar de forma correcta las pendientes para ganar velocidad en el próximo salto. Un pequeño factor que otorga un ligero componente estratégico en cada fase, aunque su reiteración constante hace que con el tiempo pierda parte del encanto. Aunque el juego tenga fallos, nunca viene mal probarlo ahora que se encuentra disponible en el servicio Xbox Game Pass, porque seguramente calme nuestras ganas de acrobacias y piruetas hasta la llegada del nuevo Trials Fusion a finales de este mes.

Pumped BMX Pro

14.99€
5.6

Gráficos

5.0/10

Sonido

5.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Llega a ser desafiante
  • De salida en Xbox Game Pass
  • Facilidad a la hora de realizar las acrobacias

Cons

  • Tecnicamente muy flojo
  • Sin innovación suficiente respecto al original
  • Se hace bastante repetitivo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.