Noticias de Xbox One, Xbox One X y Xbox 360 Comunidad Xbox

Análisis de Past Cure: Escapa de la pesadilla

Un hombre torturado, unos poderes que están acabando con nosotros y una conspiración militar se suceden en Past Cure

Hace tiempo se presentaba el proyecto del desarrollo indie de Phantom 8 Studios (Past Cure), con un gameplay espectacular lleno de acción. Los jóvenes talentos formados por solo 8 desarrolladores (entre los que se encuentra un artista español), se lanzaron en esta aventura que aparentemente nadaba entre aguas de calidad de desarrollo independiente y triple A.

Con fuertes inspiraciones en grandes estudios como Remedy y sus títulos Max Payne o Quantum Break, estos creativos ambiciosos pretendían hacer un juego de narrativa lineal con componentes de acción, thriller e incluso paranoia, puzzles y notables pinceladas de análisis psiquiátrico.

En conversaciones con el estudio, les preguntamos si existiría algún parche de mejora para Xbox One X, aprovechando así la tremenda potencia de la máquina premium de Microsoft. Los alemanes contestaron que siendo un equipo tan pequeño no estaba en sus planes, y más cuando leáis más adelante el apartado técnico entenderéis mejor esta postura.

¿Qué quiere contarnos Phantom8?

Past Cure es la historia de Ian, un soldado atormentado por las torturas que sufrió cuando manipularon su mente para otorgarle poderes sobrenaturales. El protagonista vive con su hermano debatiéndose entre la cordura y la auténtica locura, tomando medicación experimental para escapar de horribles pesadillas que le atormentan y que minan su mente cada vez más intensamente.

Un thriller oscuro psicológico que nos pondrá a prueba entre el mundo de las pesadillas y el de la realidad, con poderes especiales como ralentizar el tiempo o la proyección astral para intentar descubrir quién éramos antes, revelar las lagunas de nuestra memoria y obtener la venganza que tanto ansiamos por todo el dolor que sufrimos.

Empezaremos en el chalet de nuestro hermano, con el que nos comunicamos únicamente por teléfono y que nos ayudará a encontrar a los responsables de nuestro pesar y dolencia mortal. A partir de aquí comenzará el viaje de Ian entre el mundo de los sueños que sirve las veces de tutorial y la búsqueda de la organización que torturó la mente del protagonista hasta límites que ni él mismo conoce.

Dividimos el juego entre el combate del mundo real y la supervivencia del mundo de los sueños

El bueno de Ian sufre alucinaciones que amenazan nuestra cordura por culpa de la manipulación de sus límites mentales, aunque para su beneficio obtuvo varias habilidades y poderes como manipular el tiempo, la proyección astral, telequinesia y manipulación mental.

En ocasiones Ian tendrá una especie de sueños, que pueden tornarse en horribles pesadillas y que al principio servirán de tutorial para aprender a usar  nuestros podreres contra los enemigos del mundo real y el de los sueños. En el mundo de los sueños iremos descubriendo fragmentos de la vida de Ian que se suponían perdidos, aunque unas criaturas siniestras en forma de maniquíes violentos nos perseguirán y machacarán sin dudarlo, por lo que habrá una variedad de sigilo y supervivencia en el juego.

Los puzzles, aunque sencillos, están muy presentes en la cabeza del protagonista y su resolución será fundamental para avanzar en la historia, conociendo así más de los que le hicieron esto a la mente de Ian. Lo malo es que se hacen algo simplones y genérica¡os, metidos con calzador y que en realidad dejan más dudas que respuestas al final. Algo que se alarga demasiado en el transcurso del juego y que en muchas ocasiones sobra y desespera, pues deja la historia a medias y no conecta con el hilo principal como debería.

Una vez estamos en el mundo real, las pastillas azules especiales nos mantendrán cuerdos, ya que al usar nuestros poderes podemos perder literalmente la cabeza y sumergirnos para siempre en el mundo de pesadilla al que no queremos volver.

Una jugabilidad realmente desaprovechada

La mecánica del juego, tanto en los sueños como en la vida real se basa en algo de combate cuerpo a cuerpo, el uso de armas (ya que somos un soldado de élite) y las capacidades de ralentizar el tiempo y proyectarnos fuera de nuestro cuerpo. Estas habilidades especiales debilitan nuestra cordura, teniendo que administrarlas con cuidado para no perder la cabeza.

Cuando empezamos el combate nos damos cuenta de la principal carencia que tiene Past Cure; la falta total de ritmo y variedad en el gameplay. Pocas armas, un sistema de apuntado nefasto, combate cuerpo a cuerpo demasiado simple y repetitivo, sumado a unos poderes desaprovechados, los cuales restan calidad y entretenimiento al instante de empezar a jugar de verdad. De hecho el juego se quiere reflejar en títulos como Max Payne en los tiroteos con tiempo bala o Quantum Break con las habilidades especiales, pero nada más lejos de la realidad.

Los controles son algo elementales, como correr, andar, agacharse y apuntar, pero aún así son bastante rudimentarios. En general se puede mejorar en todos los aspectos y aunque no esté tan mal como muchos pretenden hacer ver, no es nada del otro mundo. El uso de los poderes mientras nos enfrentamos a los enemigos lo hacen más llevaderos, pero se puede tornar algo corto y poco aprovechado, pues no hay evolución alguna de las habilidades de Ian.

Algo a mejorar también es el combate, pues la mecánica es pobre y poco efectiva, repitiéndose en las animaciones y no ofreciendo una excusa para utilizarlo. Bien es cierto que es parte importante del sigilo, queriendo imitar otros títulos de mayor envergadura, pero está mal ejecutado por su simpleza y poca variedad.

Y en cuanto a los tiroteos parecen algo pasilleros y forzados, que combinados con una mala gestión del apuntado y un gunplay bastante limitado, no ofrecen la experiencia que esperamos tras unos largos e interminables tutoriales que conectan con la historia principal pero que nos dejan un poco indiferentes.

Audiovisualmente bonito pero que parece sin acabar

Los chicos de Phantom 8 han usado el Unreal Engine de forma muy inteligente, ofreciendo en todo momento una imagen clara y brillante de contrastes blancos y negros, combinados con colores rojo intensos para dar al espectador una sensación de peligro. La pega es que parece que tuvieron prisa por publicar el juego y necesita bastante pulido, pues estaba lleno de bugs y una apariencia bastante borrosa en ocasiones. De hecho el equipo sigue trabajando y tras una actualización reciente se han corregido muchos fallos y aumentó bastante el rendimiento haciéndolo más suave al girar la cámara.

El diseño de los personajes está muy cuidado, pero el resultado final tampoco es que destaque como otros títulos de superior presupuesto y las animaciones, que según el estudio han sido capturadas con cuidado, cumplen con su cometido aunque sin resaltar en el cómputo global.

En cuanto al sonido el juego está doblado al inglés sin mucho brillo y subtitulado al español. Me he encontrado fallos en los subtítulos que o bien en algunas escenas cinemáticas faltaban o iban desincronizados, siendo uno de los aspectos que han mejorado tras el último parche y que siguen trabajando intensamente para mejorar.

Los efectos de sonido son más bien genéricos y la banda sonora está bien elegida, aunque hay que decir que en momentos puntuales, como la batalla final y otro enfrentamiento se torna repetitiva y mecánica.

Buena duración pero que nos deja un poco perdidos

La duración del título es bastante decente para un juego de narrativa lineal, pues en unas 8-10 horas podremos despacharlo. Lo malo es que la historia queda algo inconexa, tal vez pensando en una segunda entrega, pero que en cuanto empezamos a disfrutarlo nos deja la sensación de que estamos a medio camino.

Past Cure no es muy rejugable, pues los logros no son difíciles de conseguir y la dificultad es un simple reto que podemos ponernos nosotros mismos y no influye sobre ninguno de ellos. Tenemos la opción de empezar nueva partida o elegir un capítulo cualquiera, bien por intentar ese logro que es más posible en una zona determinada o simplemente por repetir la experiencia.

Conclusiones

En su intento de emular obras de mayor presupuesto, los creadores del equipo de Phantom 8 Studios querían traernos un thriller psicológico en tercera persona que se moviera entre Triple AAA e indie, pero quedando el resultado final a medio camino. Un título que no es que haga nada mal pero que tampoco destaca en nada en particular.

Las prisas no son buenas a la hora de planificar el desarrollo de un videojuego y se nota en distintos fallos de sincronización, gráficos que aunque bonitos les falta algo de cocción y un gameplay que no se acerca a títulos como Max Payne o Quantum Break. A pesar de todo es disfrutable por su buena historia y no dudo de que este joven equipo de creativos tiene el potencial para hacer algo muy grande en el futuro.

Past Cure

29,99€
5.4

Gráficos

6.0/10

Sonido

4.5/10

Jugabilidad

5.5/10

Duración/Diversión

4.0/10

Historia

7.0/10

Pros

  • Historia muy buena
  • Una idea interesante
  • Los poderes de Ian

Cons

  • El combate es algo soso
  • Le falta mucho pulido
  • El mundo de los sueños es demasiado extenso
  • Faltan conexiones en la trama