Outbreak Endless Nightmares es la sexta entrega de la saga de terror clásico Outbreak de Dead Drop Studios

La saga de terror Outbreak se ha convertido en poco tiempo en una serie de juegos de terror al estilo clásico reconocible por los jugadores. Su único desarrollador, Evan Wolbach, compone el estudio Dead Drop Studios, y nos propone en esta sexta entrega una vuelta de tuerca a los juegos de terror clásicos, al más puro estilo de los primeros Resident evil. Sin embargo, Outbreak: Endless Nightmares va un paso más allá, e introduce en la fórmula mecánicas procedurales al estilo roguelike. Moriremos muchas veces, y las pasaremos canutas, por ello, acompañame a descubrir si nuestro sacrificio merecera la pena.

Sabor clásico aderezado de nuevas mecánicas, acción y terror zombi

En Outbreak Endless Nightmares se nos plantean varios desafíos, más allá del propio de sobrevivir a una epidemia zombie. Nos enfrentamos a un mapa con mecanismos procedurales, donde cada partida será más o menos diferente.

Inmediatamente después de los eventos de Outbreak: The Nightmare Chronicles, nos veremos atrapados en los restos de un colegio, que en mitad de la epidemia zombi que arrasa el mundo, fue reconvertido en un hospital, el Arzt Memorial Hospital. Sin embargo, sus instancias están infectadas de enemigos y una serie de extrañas trampas. Aquí entra en juego el mecanismo procedural, puesto que en cada partida la disposición de estas habitaciones y sus peligros serán diferentes. Como resultado, moriremos en múltiples ocasiones entre sus paredes, pero al menos mantendremos las cosas que consigamos en nuestra aventura.

La trama que rodea al juego se nos irá contando a través de notas y textos, todo en un perfecto inglés. Outbreak Endless Nightmares está íntegramente en inglés y no posee traducción al español, aunque a poco que dominéis el idioma de Shakespeare, podréis entender su argumento sin problemas. Además, cuenta con un resumen detallado de los juegos anteriores, pero lo cierto es que subtrama acaba quedando en un segundo plano.

Jugabilidad – ¡La cámara es tu aliada!

Para salir airosos de las situaciones que se nos plantean, tendremos que hacer uso de la cámara y sus enfoques, que en esta ocasión cobrara un protagonismo extra al permitirnos alternar entre diversas perspectivas. Alternar entre cámara al hombro, táctica, primera persona o libre nos permitirá ver qué enemigos o trampas hay en una habitación y como afrontarlas. Lastima que no se le saque más provecho a esta mecánica.

Y junto con la cámara, tendremos que decidir cómo movernos, si con un control más clásico o tanque o una jugabilidad más moderna. En este apartado, el control me ha parecido muy tosco y mejorable, y seguro que moriréis más de una vez por él, al menos hasta que más o menos, os hagáis a él, y aún así os seguirá jugando malas pasadas. Es fluido e intuitivo, pero poco preciso. Utilizar el cambio de cámaras con enemigos cerca será una muerte casi segura.

Contaremos con varios niveles de dificultad, así como la posibilidad de elegir entre varios supervivientes. Incluso, conforme avanzamos podemos ir mejorando algunas de sus habilidades. También hay modo cooperativo online,y dos modos de juego alternativos: supervivencia y modo horda.

Nuestro personaje contara con un inventario, no muy grande, y la posibilidad de equipar diversas armas e items que iremos encontrando por el mapeado. También habrá baúles, al más puro estilo Resident Evil. Las armas se irán degradando a medida que las usemos, pero podremos repararlas y nuestra salud se podrá restaurar con, sorpresa: hierbas verdes.

El control no nos pondrá nada fácil el disparar a los zombies, pero al menos habrá diferencia entre aplicarles una pistola, o una escopeta que contará con mayor rango de daño y dispersión. En Outbreak: Endless Nightmares nuestro personaje no contará con más acciones que las mencionadas, pero recordad que nuestro movimiento será fundamental para esquivar las trampas o resolver algún puzzle en las diversas interacciones en las que se divide el desarrollo.

Aspectos Técnicos – Tripillas y cascotes

Outbreak: Endless Nightmares alterna algunos detalles gráficos de buen nivel con otros bastante pobres. Es un juego realizado prácticamente por una solo persona, con lo cual somos conscientes, y vaya por delante el inefable mérito que esta empresa conlleva. No obstante, es justo mencionar, que su humildad es palpable a nivel general, tanto en el modelado de lo personajes como el mapeado.

Su iluminacion, sombras y efectos rinden a buen nivel en general, estándo en la medida de lo que podríamos esperar en cuando a la humildad de la propuesta. Hay efectos visuales bonitos, como los de los disparos, que casan bien con el gore y sangre que provocan, limitandose ésto a manchurrones y alguna tripilla o cascote, pero añadiendo un plus de vistosidad. Las criaturas, o los fantasmas (que nos sirven de tutorial o vendedores), son poco variados, pero tienen un detalle más o menos aceptable, con unas animaciones bastante pobres eso sí. Los personajes elegibles tampoco tienen animaciones vistosas, pero su nivel de detalle es mejor y son algo más variados visualmente.

Las localizaciones no acaban de ser demasiado variadas, aunque no se le puede pedir más ubicandose la acción en un edificio mayormente. Son bonitas y bien ambientadas, estando algunas más detallada que otras, y la distribución de elementos, trampas y enemigos consigue un efecto mínimamente inmersivo y vistoso. Los anteriores juegos de la saga parecían ser más completos en este aspecto. Eso sí, la acción fluye en el mapeado sin cuelgues, caídas o bugs, cosa importante de destacar. Sus tiempos de carga son arena de otro costal, tornándose algo desesperantes en ocasiones.

Su apartado sonoro me ha parecido correcto si más. Cuenta con melodías inmersivas que acompañan bien la acción, buscando erizarnos el vello. Sus efectos de sonido funcionan bien y son acordes a lo que podríamos esperar, sin grandes alardes. Todo sin voces ni doblajes. Mención especial al sonido de abrir el inventario, que seguro que habéis escuchado en algún otro sitio.

Conclusión

Outbreak: Endless Nightmares es un juego de supervivencia zombie al estilo clásico de los juegos de Capcom, pero en esta sexta entrega cuenta con mecánicas roguelike procedurales. Esto incide en su desarrollo y pierde parte de la linealidad y naturaleza de sus entregas anteriores, lo que no gustará a todos sus seguidores. Por otro lado, estamos ante un desarrollo muy humilde, con carencias palpables en lo técnico y gráfico, sin llegar a empañar su inmersión y diversión. Si gustas de los juego de terror clásicos, y eres capaz de perdonar sus carencias técnicas, y sobre todo su control, puede ser una buena opción para pasar unas noches terrorificas.

Outbreak: Endless Nightmares

19.99 euros
5.9

Graficos

5.5/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

5.5/10

Duración/Diversión

6.5/10

Pros

  • Es interesante alternar las cámaras para afrontar los retos
  • Buena ambientación
  • Varios personajes para elegir
  • Varios modos de juego

Cons

  • Las animaciones de los personajes
  • Su control es tosco y poco preciso
  • Muy poca variedad de enemigos
  • Nos aprovecha lo suficiente algunas de sus novedades como la de alternar la camara
  • Los tiempos de carga

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.